buscar noticiasbuscar noticias

Belleza de México

Qué ver y hacer en el Pueblo Mágico de Angangueo, Michoacán, un destino repleto de tradiciones y maravillas naturales

México ofrece un sinfín de destinos reconocidos por su herencia cultural, su valor histórico y sus atractivos naturales, entre ellos el Pueblo Mágico de Angangueo, una localidad al oriente del estado de Michoacán, cuyo nombre en lengua purépecha significa "pueblo entre las montañas".

Su ubicación geográfica, en medio de una sierra boscosa, le proporcionó sus dos principales atractivos turísticos: su extensa tradición minera y su relevancia en una de las migraciones animales más importantes del mundo, única en su tipo.

Belleza de México

RESERVA DE LA BIÓSFERA DE LA MARIPOSA MONARCA

Angangueo es el escenario de uno de los fenómenos naturales más impresionantes del mundo: la migración de las mariposas monarcas. Cada noviembre, millones de estos insectos de alas anaranjadas abandonan los bosques del norte de Estados Unidos y Canadá desplazándose por más de 5 mil kilómetros hasta sus santuarios ubicados en el centro de México, e hibernan en los oyameles de la Reserva de la Biósfera de la Mariposa Monarca.

Durante el resto de la época invernal, las mariposas monarcas se resguardan en las 56 mil hectáreas de paisajes boscosos e impactan con su belleza a quienes visitan los santuarios de la Sierra Chincua y El Rosario. La entrada a estos sitios está a media hora del centro de Angangueo.

En ambos santuarios es necesario hacer el recorrido junto con un guía local, advierte la página oficial Mariposa Monarca Travel. El camino hacia los puntos de observación, ya sea a pie o a caballo, te tomará de 45 minutos a una hora, así que ve preparado para la caminata. La visita a las colonias de mariposas monarcas duran un máximo de 18 minutos para que todos los turistas tengan la oportunidad de contemplarlas.

imagen-cuerpo

TEMPLO DE LA INMACULADA CONCEPCIÓN

Las mariposas monarcas no son el único atractivo de este Pueblo Mágico enclavado en la Sierra Madre Oriental. Otra parada esencial es el centro de Angangueo, donde se encuentra tanto el Templo de la Inmaculada Concepción como la Parroquia de San Simón Celador; fue diseñado por el arquitecto José Rivero y Heras, pero fue financiado por la familia Sotomayor, propietarios de varias minas cerca de la localidad. Esta iglesia de estilo neogótico se convirtió en un punto de reunión para la adinerada familia, sus parientes y sus semejantes en cuestiones económicas. 

imagen-cuerpo

PARROQUIA DE  SAN SIMÓN CELADOR

Por el contrario, la Parroquia de San Simón Celador cobijó a mineros, obreros y campesinos sin distinción alguna; así se ganó el afecto de la mayoría de los habitantes de Angangueo y se le otorgó el nombre de la "iglesia de los pobres", según VisitMéxico.

En los días de fiesta, las familias se juntan dentro de esta iglesia de estilo neoclásico y neogótico, celebran bautizos, primeras comuniones, bodas o simplemente le rezan al santo patrono en busca de ayuda espiritual. Su fachada destaca por sus tabiques pintados de tonos celestes y su escalinata en la entrada; en el interior hay bóvedas doradas y columnas rosáceas.

imagen-cuerpo

MONUMENTO AL MINERO

Después de un paseo por las calles de este Pueblo Mágico, es momento de que observes las coloridas casonas de adobe desde las alturas. El Monumento al Minero homenajea el oficio tradicional de los antiguos pobladores de Angangueo; aquí se realiza un acto cívico cada 11 de julio para la conmemoración del Día Nacional del Minero, señala Mariposa Monarca Travel.

Pero también es un sitio de interés porque se localiza en lo alto del pueblo y ofrece impresionantes panoramas a los visitantes. Desde este mirador apreciarás las casas de dos plantas que conforman Angangueo, con sus patios amplios y sus balcones llenos de flores.

MURALES DE ANGANGUEO

La historia de Angangueo no solo se plasma en sus habitantes, sus iglesias, sus calles y sus casas, sino en sus expresiones artísticas. En la Escuela Secundaria Técnica "Bartolomé de Medina" se esconde el Mural al Minero, obra del pintor michoacano Arturo Estrada, discípulo de Frida Kahlo.

La pintura refleja las condiciones laborales de los mineros de Angangueo y fue dedicada a Cristina Kahlo, hermana de la famosa pintora mexicana.

Por otra parte, el pintor Jorge Téllez elaboró un mural al aire libre, en un callejón ubicado al costado del Templo de la Inmaculada Concepción. En esta obra se relata la vida y obra de la gente de Angangueo, desde la época prehispánica hasta el día de hoy.

No pierdas la oportunidad de visitar el Pueblo Mágico de Angangueo, un destino repleto de tradiciones y maravillas naturales. El viaje hasta allá te tomará aproximadamente 3 horas desde la CDMX.

imagen-cuerpo


DEJA TU COMENTARIO
PUBLICIDAD

PUBLICIDAD