buscar noticiasbuscar noticias

México en los índices digitales

En todos estos índices elaborados por organismos internacionales, instituciones o empresas, inevitablemente enmarcados en la pandemia por covid-19, México aparece en una posición desfavorable

Foto: Proceso.México en los índices digitales

Al país le hace falta conocimiento (talento, educación y concentración científica como más inversión en Investigación y Desarrollo y patentes), un mejor marco regulatorio de la tecnología, mayor acceso a infraestructura de banda ancha y una mejor preparación para el futuro, incluida una mayor posesión de tecnología e integración de ésta al gobierno, además de una ciberseguridad más robusta.

La baja competitividad de México también es consecuencia de una insuficiente digitalización, lo cual repercute en menor desarrollo y afecta la creación de empleos, tener mejor educación y mayor acceso a servicios.

El “Índice de Competitividad Internacional 2021” del Instituto Mexicano para la Competitividad (IMCO) lo corrobora al señalar que México está dentro del grupo de países de competitividad baja. México retrocedió en los subíndices de medio ambiente, sociedad, sistema político, economía, relaciones internacionales e innovación. También tiene brechas de competitividad en salud, energías limpias y conectividad.

En el mismo sentido, el “Informe de Competitividad Global Edición Especial 2020” del Foro Económico Mundial, dedicado a desarrollar las prioridades de recuperación y reactivación para una transformación hacia nuevos sistemas económicos, muestra a México rezagado en acceso a las Tecnologías de la Información y la Comunicación (TIC).

La conclusión del WEF es que los países con economías digitales avanzadas y habilidades digitales han tenido más éxito en mantener sus economías en funcionamiento mientras sus ciudadanos trabajaban desde casa (México no figura entre ellas).

El “Índice de Calidad de Vida Digital 2021” de Surfshark (una empresa de ciberseguridad) identifica los factores que impactan más en el bienestar digital de un país y se calcula observando el impacto de cinco pilares básicos: asequibilidad y calidad de Internet, infraestructura electrónica, seguridad y gobierno electrónico, en todos los cuales México debe mejorar para alcanzar un mayor bienestar. La nación con mejor calidad de vida digital es Noruega, en tanto que nuestro país descendió a la posición 67 de 110 países.

El “Índice Mundial de Innovación 2021” de la Organización Mundial de la Propiedad Intelectual (OMPI) clasifica los ecosistemas de innovación de 132 países. Desde hace muchos años el país más innovador es Suiza, mientras que México se encuentra en la posición 55. Aunque el país tiene la segunda mejor ubicación en América Latina después de Chile y ha mejorado en capital humano, creatividad y negocios, en lo que sigue rezagado es en infraestructura e instituciones.

El acceso a y el uso de las TIC sigue siendo insuficiente, así como complicado el entorno regulatorio para innovar, deficiente la educación y escasa la inversión.

En paralelo, el “Informe de Tecnología e Innovación 2021” de la Conferencia de las Naciones Unidas sobre Comercio y Desarrollo (UNCTAD), muestra la importancia de los recientes avances en las tecnologías de vanguardia como Inteligencia Artificial, robótica y biotecnología para el desarrollo sostenible y la preparación para el futuro. Sin embargo, si los países no tienen acceso a dichas tecnologías, corren el riesgo de aumentar las desigualdades, exacerbando y creando nuevas brechas digitales.

Estados Unidos lidera el “Índice de preparación para las tecnologías de vanguardia” de la UNCTAD, pero México se encuentra en la posición 57 de 158 países. Su desarrollo es deficiente, una vez más, en TIC, habilidades digitales y situación financiera.

La UNCTAD recomienda que los países adopten cuatro compromisos: mayor adopción (alfabetización digital y familiaridad con los dispositivos tecnológicos), uso básico (comprensión de las nuevas tecnologías, conocimiento de los derechos digitales, privacidad y seguridad), uso creativo y adaptación (habilidades informáticas básicas y familiaridad con los algoritmos) y creación de nuevas tecnologías (conocimientos sofisticados de programación y algoritmos complejos).

La “Encuesta sobre E-Gobierno 2020” de las Naciones Unidas se realiza cada dos años y muestra la aceptación de los servicios digitales por regiones, países y ciudades. En la undécima edición de 2020 México se ubicó en el lugar 61 de 193 naciones, pero ha tenido mejores posiciones como la 55 en 2012 o la 30 en 2003. Dinamarca lidera en gobierno electrónico. México ha avanzado en capital humano y servicios en línea, pero coincidente con los demás índices que hemos revisado, tiene falencias en infraestructura de telecomunicaciones.

Finalmente, aunque México mejoró 11 lugares en la cuarta edición del “Índice Global de Ciberseguridad 2020” de la Unión Internacional de Telecomunicaciones (UIT), al colocarse en el lugar 52 de 194 naciones, en realidad ha retrocedido porque en 2017 estaba en la posición 28 entre 165 países. A México le hace falta avanzar en los rubros institucionales y legales para acercarse a las naciones más ciberseguras, principalmente Estados Unidos y Reino Unido.

Hay muchos otros índices y temas, pero todos ellos coinciden en la insuficiente infraestructura de banda ancha, la falta de habilidades digitales y la necesidad de una mayor adopción de las tecnologías, lo básico para avanzar en muchos otros rubros del bienestar digital. Diversos organismos internacionales, fuentes y documentos no pueden estar equivocados. Ojalá en 2022 nos vaya mejor.

Twitter: @beltmondi



DEJA TU COMENTARIO
PUBLICIDAD

PUBLICIDAD