Escena

Adiós a un ídolo

José José deja una huella indeleble con su música y un legado artístico a los mexicanos

  • Por: Agencias
  • 10 / Octubre / 2019 -
  • COMPARTIR
Adiós a un ídolo

Tras el ansiado arribo de sus cenizas al país luego de una mediática disputa familiar que finalmente se resolvió desatando ayer el fervor de los fanáticos del Príncipe de la canción.

Las puertas doradas del salón principal del edificio se abrieron de par en par y por ellas salieron dos de los hijos del cantante, José Joel y Marysol, y su exmujer, Anel Noreña, a quienes siguió un imponente ataúd dorado que refulgió en mitad del silencio de los allí presentes.

La Orquesta Sinfónica Nacional abrió la ceremonia con "La nave del olvido", a la que siguieron temas como "Regálame esta noche" o "El triste", canción que lanzó a la fama a José José en 1970, cuando era tan solo un joven llamado José Rómulo Sosa.

Anel Noreña, vestida de negro, posó sobre el féretro un micrófono dorado y dos rosas rojas, que permanecieron allí durante toda la ceremonia.

VÍTORES PARA ÉL

De ahí en adelante, con una música incesante, se dio entrada a los miles de fanáticos que hicieron fila durante horas para la despedida.

Si bien estos no pudieron acercarse al ataúd, dieron el toque popular a la ceremonia con vítores como "¡A la bin, a la ban, a la bin, bon, ban, José José ra, ra, ra!" o "Anel, gracias" o "Te queremos José, ¡México te quiere!".

Además, portaban en sus manos pancartas, discos con la cara del ídolo y, por supuesto, el celular en las manos para inmortalizar el momento.

SU MORDADA "THE PROMETHEAN"

Tras el homenaje en el Palacio de Bellas Artes, las cenizas, que van dentro del féretro enchapado en oro de 24 quilates llamado "The Promethean", fueron trasladadas a la Basílica de Guadalupe donde se ofició una misa en honor al artista.

Después un un breve recorrido y homenaje en el Parque de "La China", en la colonia Clavería, donde el cantante vivió en su niñez y juventud y el final de esta despedida cuando las cenizas se depositaron en el Panteón Francés.

YA DESCANSA EN PAZ

Los restos de José José hicieron la última parada de su recorrido por México en el Panteón Francés de la Piedad, en la Ciudad de México.

José Joel, Marysol, sus hijas y Anel, ex esposa del ídolo musical, llegaron junto a la carroza fúnebre a las 16:18 horas, tras haberse presentado en Bellas Artes, la Basílica de Guadalupe y la Colonia Clavería.

El acceso a los fanáticos, quienes llevan flores, imágenes y otros adornos, se permitió 20 minutos después de que entraron familiares y amigos del artista.

Los mexicanos se sienten tristes por su deceso, pues es uno de esos intérpretes que ya no se repiten, por ellos miles se volcaron a las calles para dar último adiós a quien enamoro con su voz a varias generaciones.

DEJA TU COMENTARIO
EL MAÑANA RECOMIENDA