buscar noticiasbuscar noticias

Proyectan los haitianos convertirse en mexicanos

Pretendían llegar a la frontera con EU, cambiaron de planes y quieren quedarse a vivir en Monterrey

Monterrey, N.L.

Connacionales de Violene Marseille, que ya habían llegado al punto fronterizo entre Ciudad Acuña, Coahuila, y Del Río, en Texas, les decían que el gobierno estadounidense estaba deportando a cientos de migrantes de regreso a Haití.Proyectan los haitianos convertirse en mexicanos

Violene Marseille, su esposo y dos hijos viajaban en autobús a través del centro de México la semana pasada cuando comenzaron a recibir advertencias de que su destino final, la frontera con Estados Unidos, ya no era un sitio seguro para cruzar.

Connacionales suyos que ya habían llegado al punto fronterizo entre Ciudad Acuña, Coahuila, y Del Rio, en Texas, les decían que el Gobierno estadounidense estaba deportando a cientos de migrantes de regreso a Haití, de acuerdo con datos del gobierno haitiano. 

Al descender del transporte en Monterrey, Nuevo León, Marseille advirtió la presencia de agentes migratorios mexicanos y decidió apresurarse con su familia hacia el albergue Casa INDI, de acuerdo con la agencia AP. 

Su viaje, que había comenzado más de dos meses atrás en Santiago, Chile, parecía haber concluido a unos 250 kilómetros al sur de la frontera estadounidense. 

Mientras las autoridades estadounidenses expulsaban a los últimos que quedaban de un grupo de más de 14 mil migrantes que se habían apostado debajo del puente fronterizo en Del Rio, miles de haitianos que aún buscan llegar a la frontera con EU cambiaron de planes y ahora buscan regularizar su situación migratoria en territorio mexicano.

“Gastamos 4 mil dólares, todos nuestros ahorros, para llegar a EU, pero por lo que está pasando en EU mejor nos quedamos en Monterrey, queremos trabajar’’, dijo Marseille, de 36 años.

Tras cuatro años de vivir en Chile y ante el endurecimiento de los requisitos migratorios en ese país, Marseille y su familia decidieron ir hacia el norte atravesando lugares peligrosos.

En su trayecto atravesaron a pie la peligrosa selva del Darién, en la frontera entre Colombia y Panamá. 

“En el viaje me robaron mi anillo de matrimonio, vi cómo agredieron a niñas y mujeres, fue horrible’’, narró.

Mientras la familia se adentraba en México en autobús, Marseille, Telisma, su pequeño hijo John de 3 años -nacido en Chile- y su hija Rebeca, de 8, las noticias sobre lo que acontecía en Del Río los obligaron a cambiar sus planes.

“Queremos papeles, documentos, para poder conseguir dónde vivir aquí’’, indicó Telisma.


DEJA TU COMENTARIO
PUBLICIDAD

PUBLICIDAD