buscar noticiasbuscar noticias

La difícil relación de los Camacho Solís en Chiapas

Hijo del excomisionado para la paz se abre camino en candidatura

Ciudad de México.- Juan Salvador Camacho es hijo de Manuel Camacho Solís (fallecido en 2015), quien en 1994 fue designado Comisionado para la Paz y la Reconciliación en Chiapas por el entonces presidente de México, Carlos Salinas de Gortari.

Su padre era titular de Relaciones Exteriores en el gabinete de Salinas de Gortari, pero a días de tomar el cargo, estalló el levantamiento de indígenas armados, agrupados en el Ejército Zapatista de Liberación Nacional (EZLN) que exigían la inclusión en la Constitución de las comunidades indígenas para que se reconociera su autonomía y en contra de la apertura que suponía el entonces Tratado de Libre Comercio (TLC), entre otras demandas.

La difícil relación de los Camacho Solís en Chiapas

Manuel Camacho Solís indicó en entrevista en 2014 que lo más difícil que vivió en las negociaciones fue manejar el clima de tensión y lo peligroso que era llegar a un sitio sin armas y con muchas cosas en contra.

"Simplemente lograr llegar ahí fue dificilísimo. Ellos estaban convencidos de que iba a haber una traición. Va a pasar lo de Zapata, va a haber un asesinato tipo Chinameca. La única manera de resolverlo fue que me puse como escudo.

"Entonces si pasa algo, vamos los dos, en el caso del subcomandante Marcos, y así lo hicimos con gente de toda mi confianza que era un grupo muy reducido de personas, fuimos por los comandantes del EZLN sin ninguna protección y siendo nosotros rehenes de ellos entramos a la catedral con ellos armados y nosotros desarmados.

"Pero eso mismo fue lo que nos ganó legitimidad frente a ellos porque se veía que estábamos totalmente convencidos de la causa que defendíamos y que era una acción valiente, otra cosa que ellos respetaban. Eso fue lo que permitió que nos sentáramos, pero la negociación fue totalmente difícil, ellos habían perdido la confianza en las instituciones, lo que querían era que cayera el gobierno, querían una insurrección armada".

Ante ese escenario, Camacho señaló que la salida que buscaba Salinas al conflicto era militar y que nunca quiso reconocer el problema que aquejaba a Chiapas.

Camacho Solís vivía en aquel entonces una situación particular, ya que no fue elegido como candidato a la Presidencia, aceptó el cargo como canciller y desde ahí concilió entre el Gobierno salinista y el EZLN, lo que acaparó la atención de los medios que señalaban que opacaba la campaña de Luis Donaldo Colosio.

"Lo que pasa es que nosotros estábamos situados donde estaba la noticia. ¿A poco el New York Times sacaba una declaración de tu servidor en primera plana porque yo indujera la noticia? La sacaba porque yo le pedía perdón a las indígenas en el momento que estaba viviendo en ese lugar del país con una noticia que para ellos era importante, pues era un mensaje que les llamaba la atención.

"Entonces, lo único que estaba haciendo era actuar con absoluta determinación a favor de la paz, sí me creí mi misión".

A 27 años de este hecho, su hijo Juan Salvador Camacho, habla en sus actos de campaña de llevar "desarrollo incluyente" a San Cristóbal de las Casas, una entidad mayormente conformada por comunidades indígenas.

El candidato indicó que lo que vivió tras ser retenido lo sensibiliza "más sobre las necesidades de las comunidades, tenemos que estar a la altura de esa responsabilidad histórica".

Volverá a comer "caldito de gallina" con tzotziles que lo vejaron

Camacho Velasco dijo que a pesar de las vejaciones que padeció en Los Llanos, no interpondrá ninguna denuncia contra  los pobladores tzotziles de esa comunidad, que lo retuvieron nueve horas  y simularon que lo ahorcaban el domingo 16 de mayo.

Incluso, afirmó que el 30 regresará al poblado con los integrantes de su planilla "para comer un caldito de gallina de rancho" con quienes lo agraviaron.

El miércoles 19 fueron difundidas dos videograbaciones en las que se observa cómo los tzotziles lo obligaron a caminar descalzo y le colocaron una soga en el cuello para obligarlo a que pagara cierto monto de dinero.

Horas después en conferencia de prensa, el candidato a la alcaldía narró que llegaron a Los Llanos  a las cuatro de la tarde donde se reunió con poco más de 40 hombres, pero al concluir los saludos a las autoridades y lugareños lo retuvieron.

"Me acorralaron y con injurias y descalificaciones me llevaron retenido; decían que no se había aparecido la autoridad y que había mucha necesidad", no obstante que les aclaró que nunca antes había visitado Los Llanos. Ese día, los pobladores le dijeron que en muchos años ningún candidato se había presentado en la comunidad.

Juan Salvador relató que antes lo condujeron a una celda comunal, en medio de "mucha violencia como se puede constatar en los videos", luego,  abundó, le quitaron  los zapatos. Lo llevaron a fuerzas con una soga, "con muchas injurias me volvieron a llevar a la celda".

"Nos pedían 500 mil pesos y les dijimos que no teníamos esa cantidad, que era imposible conseguirla, que estamos en campaña y haciendo un gran esfuerzo por sacarla adelante.

"Continuaron las injurias, los reclamos y me llevaron de regreso a la celda; estuve nueve horas retenido, lo mismo que el cuerpo edilicio y el equipo de campaña, que estuvieron retenidos en la escuela y yo en la celda", detalló Camacho Velasco.

Después  de "mucha negociación y concertación" de sus coordinadores de campaña, Fernando Cruz Cantoral y Guillermo Gómez, se estableció un acuerdo para liberarlo, y lo llevaron de regreso al salón de usos múltiples.

Acompañado de integrantes de su planilla, Juan Salvador dijo que estando en dicho salón ofreció a las autoridades y a los lugareños una disculpa pública "por la deuda histórica y la falta de atención que ha existido".

En ese momento también se comprometió a trabajar "de la mano" con ellos " y dar prioridad al desarrollo humano de Los Llanos y de las 94 comunidades del municipio.

Luego de la disculpa se estrecharon las manos y  brindaron con posh (aguardiente), según  la tradición tzotzil. Ahí mismo se acordó que el candidato volverá a la comunidad a las dos de la tarde del 30 de mayo  a compartir sus  propuestas de campaña.

En una de las grabaciones se escucha el diálogo donde  aceptaba pagar un monto de dinero, sin mencionarse una cantidad específica, incluso, integrantes de su equipo de trabajo dijeron el lunes que el morenista liquidó 300 mil pesos, no obstante el abanderado de Morena afirmó que no hubo ningún pago. Aclaró que tampoco  le arrojaron gasolina.

"En principio nos solicitaban dinero, pero al final de cuentas no estuvimos dispuestos a entregarlo. Nos liberaron con bien, no fuimos golpeados, ya no pasó a mayores. Son escenas muy duras, violentas que no podemos pasar inadvertidas, pero no pasó de ahí. Gracias a Dios salimos con bien", manifestó.


DEJA TU COMENTARIO
PUBLICIDAD

PUBLICIDAD