buscar noticiasbuscar noticias

Grupo armado secuestra a 317 niñas de internado en Nigeria

La policía y el ejército han iniciado operativos conjuntos para rescatar a las menores tras el ataque en la Escuela Secundaria Gubernamental para Niñas en el poblado de Jangebe

LAGOS, Nigeria.— Un grupo de hombres armados secuestró el viernes a 317 niñas de un internado en el norte de Nigeria, informó la policía, el más reciente de una serie de raptos masivos de alumnos en la nación de África Occidental.

La policía y el ejército han iniciado operativos conjuntos para rescatar a las menores tras el ataque en la Escuela Secundaria Gubernamental para Niñas en el poblado de Jangebe, de acuerdo con Mohamed Shehu, vocero de la policía en el estado de Zamfara, quien confirmó el número de menores secuestradas. 

Grupo armado secuestra a 317 niñas de internado en Nigeria

Nasiru Abdulahi, uno de los padres, dijo a The Associated Press que sus hijas, de 10 y 13 años, se encuentran entre las niñas secuestradas.

"Resulta decepcionante que a pesar de que las fuerzas armadas tienen una fuerte presencia cerca de la escuela, no hayan podido proteger a las niñas", señaló. "A estas alturas, sólo tenemos esperanzas en la intervención divina".

Según Musa Mustafa, residente de la zona, los hombres armados atacaron también un campamento militar y un puesto de control próximos, impidiendo que los soldados interviniesen mientras los agresores pasaban varias horas en la escuela. Por el momento se desconoce si el ataque dejó víctimas fatales.

Varios grupos grandes de hombres armados operan en el estado de Zamfara, y se les conoce por realizar secuestros para cobrar rescates y lograr la liberación de sus miembros encarcelados a cambio. El gobierno los considera bandidos.

El presidente nigeriano Muhammadu Buhari dijo el viernes que el principal objetivo del gobierno es lograr que todas las niñas secuestradas regresen vivas e ilesas.

"No sucumbiremos ante el chantaje de bandidos y criminales que atacan a estudiantes inocentes con la expectativa de cuantiosos pagos por rescate", afirmó. "No dejaremos que bandidos, secuestradores y terroristas se hagan ilusiones de que son más poderosos que el gobierno. Ellos no deberían confundir nuestra mesura para alcanzar las metas humanitarias de proteger vidas inocentes con una debilidad, o una señal de temor o indecisión".

El presidente exhortó también a los gobiernos estatales a revisar sus políticas de hacer pagos, en dinero o por medio de vehículos, a los bandidos. 

"Estamos enojados y tristes por otro brutal ataque contra alumnos en Nigeria", dijo Peter Hawkins, representante de UNICEF, la agencia de las Naciones Unidas para la infancia, en el país. 

"Esta es una grave violación de los derechos de los niños y una experiencia horrible para ellos", agregó Hawkins, quien exigió su liberación inmediata.

La nación del África Occidental ha sido testigo de varios ataques y secuestros de este tipo en los últimos años. El más destacado fue el rapto de 276 niñas de la escuela secundaria de Chibok, en el estado de Borno, a manos de la milicia islamista Boko Haram en abril de 2014. Más de un centenar de ellas siguen desaparecidas.

Hace unas dos semanas hombres armados secuestraron a 42 personas, 27 de ellas estudiantes, en el Government Science College de Kagara, en el estado de Níger. Los alumnos, maestros y familiares siguen retenidos.

En diciembre, 344 estudiantes fueron secuestrados en la Escuela Secundaria Gubernamental de Ciencias de Kankara, en la región de Katsina, y fueron liberadas más tarde.

Anietie Ewang, investigadora del grupo activista Human Rights Watch en Nigeria, recordó los últimos incidentes y tuiteó: "Se necesita una acción enérgica de las autoridades para frenar la ola y mantener las escuelas seguras".


DEJA TU COMENTARIO
PUBLICIDAD

PUBLICIDAD