buscar noticiasbuscar noticias

Aumentan sismos por los ‘fracking’

Esto es aterrador, los terremotos se repiten con frecuencia y sacuden las casas, produciendo grietas en las paredes, denuncian las familias afectadas

Muchos trabajadores de campos petroleros, ingenieros y trabajadores de servicios están experimentando terremotos no sólo más frecuentes, sino también más fuertes.Aumentan sismos por los ‘fracking’

“En los más fuertes que hemos experimentado, hay más sacudida y las fotografías se caen de las paredes”, dijo Christina Bock, de 45 años, que vive en Gardendale, una comunidad rural al Norte de Odessa, en el corazón petrolero del Oeste de Texas, y la comarca del gas. Los terremotos han separado la terraza de su casa y dejaron grietas en las paredes, dijo.

“Oirás un fuerte golpe. Si estás adentro, asumes que es un accidente automovilístico o que algo explotó afuera”, dijo Bock, un asistente legal que vive en Gardendale desde hace 13 años. “Lo aterrador es que están sucediendo casi a diario en este momento”.

Más de 200 terremotos de magnitud 3 o superior sacudieron a los texanos en 2021, más del doble de los 98 registrados en 2020, según un análisis del Texas Tribune de datos estatales de la Oficina de Geología Económica de la Universidad de Texas en Austin (UT-Austin).

La actividad sísmica récord se concentra en gran medida en la Cuenca Pérmica (Permian Basin) del Oeste de Texas, la región de petróleo y gas más productiva del estado.

Estudios científicos muestran que el aumento de los terremotos es casi con certeza una consecuencia de la eliminación de grandes cantidades de agua salada contaminada en las profundidades subterráneas, una práctica común de las compañías petroleras al final del proceso de fracturación hidráulica –el llamado ‘fracking’– que puede despertar fallas inactivas.

Durante el ‘fracking’ hidráulico, las compañías petroleras disparan una mezcla de fluidos y arena a través de antiguas formaciones de esquisto, fracturando la roca para liberar el flujo de petróleo. Pero el petróleo no es lo único que ha quedado atrapado bajo tierra durante millones de años: entre tres y seis barriles de agua salada y contaminada también salen a la superficie con cada barril de petróleo.

La forma más económica y más comúnmente utilizada de disponer de esta “agua producida” es perforar otro pozo e inyectarla en formaciones rocosas porosas en las profundidades del subsuelo.

Durante años, las compañías petroleras han cargado esas formaciones con cientos de millones de galones de la mezcla acuosa negra, que contiene una mezcla de minerales, petróleo y productos químicos utilizados en el ‘fracking’, todos los días, aumentando lentamente la presión sobre las fallas antiguas. Un análisis de Rystad Energy proporcionado a The Texas Tribune encontró que la cantidad de aguas residuales inyectadas bajo tierra en la Cuenca Pérmica se cuadruplicó en una década, de 54 mil millones de galones en 2011 a 217 mil millones de galones el año pasado.

En un estudio de 2021 publicado en el Journal of Geophysical Research, los científicos del Servicio Geológico de Estados Unidos y la Universidad de Texas (UT) descubrieron que la gran mayoría de la sismicidad desde el año 2000 cerca de Pecos, una ciudad aproximadamente 100 millas al Suroeste de Midland, probablemente fue provocada por el aumento de la disposición de las aguas residuales. 

Los reguladores estatales también han descubierto que es más probable que ocurra un aumento en la actividad sísmica como consecuencia de la eliminación de agua salada.

“Los volúmenes acumulados –de agua– aumentan la presión, y esa es la fuerza que provoca el deslizamiento de la falla”, dijo Alexandros Savvaidis, científico investigador de la Oficina de Geología Económica de UT-Austin.

El resultado es que comunidades como Gardendale, donde vive Bock, así como las bulliciosas ciudades de Odessa y Midland, que muchos trabajadores de campos petroleros, ingenieros y trabajadores de servicios llaman hogar, están experimentando terremotos no sólo más frecuentes, sino también más fuertes.

“Eso fue diferente”, dijo David Rosen, un geólogo que ha vivido en Midland durante casi 50 años. “Eso fue como andar en bicicleta sobre adoquines”.

Rosen, quien también fue presidente del Partido Demócrata en el condado, dijo que sentir un terremoto en el Oeste de Texas solía ser algo novedoso. Su esposa sintió uno en 1991; él no lo sintió. Ahora, ambos sienten los temblores con bastante frecuencia en su casa en el lado Norte de Midland.

El gran salto en la actividad sísmica obligó a la Comisión de Ferrocarriles de Texas, la agencia reguladora de petróleo y gas del estado, a suspender indefinidamente las inyecciones de agua subterránea a fines del año pasado en una franja de tierra desde el Norte de Odessa hasta Midland, y al Oeste hasta los condados de Andrews y Martin. La decisión afectó a los 33 pozos de disposición en el área objetivo.

“Pero los terremotos son diferentes, dijo Bock, asistente legal y madre de dos hijos en Gardendale. El presupuesto de un contratista para nivelar los cimientos de su casa fue de 8 mil dólares, dijo. Al menos para su familia, el temblor fue la gota que colmó el vaso.

“No quiero quedarme aquí”, dijo. “Así no”.

Ella y su familia probablemente venderán la casa y se mudarán al Centro o Suroeste de Texas en un par de años, dijo.

Ashley Gunter, de 40 años, cuya familia ha vivido en Midland durante tres generaciones, se pregunta si los terremotos seguirán haciéndose más fuertes y más frecuentes y eventualmente harán que la ciudad religiosa y de espíritu libre donde ella creció sea inhabitable.



DEJA TU COMENTARIO
PUBLICIDAD

PUBLICIDAD