buscar noticiasbuscar noticias

Aterradores momentos padecen los migrantes

Uno señaló que se ensangrentó el pie y se bebió la orina después de quedarse sin agua en una caminata de tres días en las montañas cerca de San Diego

SAN DIEGO/ TIJUANA

Aterradores momentos padecen los migrantes

Cuando una mujer se cortó la pierna en montañas habitadas por serpientes y escorpiones, le dijo a Joel Úbeda que se llevara a su hija de 5 años. Úbeda se negó a dejar morir a la madre, a pesar del consejo de su contrabandista y otro migrante en un grupo de siete, y ayudó a llevarla a un lugar seguro iluminando un espejo a la luz del sol para señalar un helicóptero de Aduanas y Protección Fronteriza cerca de San Diego.

El mecánico de motocicletas, que usó su casa en Nicaragua como garantía por una tarifa de contrabando de 6,500 dólares dice que el peor día de su vida estaba por llegar.

Arrestado tras el encuentro con agentes estadounidenses, Úbeda se enteró dos días después de que no podía solicitar asilo en Estados Unidos mientras vivía con un primo en Miami. En cambio, tendría que esperar en la ciudad fronteriza mexicana de Tijuana para audiencias en la corte de inmigración de Estados Unidos bajo una política de la era Trump que se argumentará el martes ante la Corte Suprema .

El presidente Joe Biden detuvo la política de "Permanecer en México" en su primer día en el cargo. Un juez lo obligó a restablecerlo en diciembre, pero apenas 3.000 migrantes estaban inscritos a fines de marzo, lo que tuvo poco impacto durante un período en el que las autoridades detuvieron a los migrantes unas 700.000 veces en la frontera.

Úbeda, como muchos migrantes en un albergue de Tijuana, nunca había oído hablar de la política, oficialmente llamada "Protocolos de Protección al Migrante". Fue ampliamente conocido bajo el presidente Donald Trump, quien inscribió a unos 70,000 migrantes después de lanzarlo en 2019 y convertirlo en una pieza central de los esfuerzos para disuadir a los solicitantes de asilo.

"Es una experiencia aterradora", dijo Úbeda luego de una llamada telefónica con su madre para considerar si regresaba a Nicaragua para reunirse con ella, su esposa y su hija. Estaba perplejo de que la gran mayoría de los nicaragüenses sean liberados en EE. UU. para solicitar asilo, incluida la mujer que salvó y su hija.

Casi 2,200 solicitantes de asilo, o el 73% de los inscritos hasta marzo, son de Nicaragua, y casi todos los demás son de Colombia, Cuba, Ecuador y Venezuela. Sin embargo, incluso entre los nicaragüenses, la política tiene un alcance pequeño. Las autoridades estadounidenses detuvieron a nicaragüenses más de 56.000 veces de diciembre a marzo.

Las críticas a la política son las mismas bajo Biden y Trump: los migrantes están aterrorizados en las peligrosas ciudades fronterizas mexicanas y es extremadamente difícil encontrar abogados de México.

El secretario de Seguridad Nacional Alejandro Mayorkas, en una orden de octubre para poner fin a "Permanecer en México", admitió a regañadientes que la política provocó una caída en las solicitudes de asilo débiles bajo Trump, pero dijo que no justificaba los daños.

Emil Cárdenas, de 27 años, dijo que se ensangrentó el pie y se bebió la orina después de quedarse sin agua en una caminata de tres días en las montañas cerca de San Diego con un contrabandista que tomó una cuota de 10,000 dólares para su tarifa y le robó su pasaporte, teléfono y otra identificación. 

DESANIMADOS Y SIN AUDIENCIA

Cárdenas esperaba vivir cerca de su hermano, un sacerdote católico en Nueva Jersey, mientras buscaba asilo, pero espera en el refugio de Tijuana para su primera audiencia en San Diego el 18 de mayo. Está desanimado al ver a otros en el refugio en su tercera o cuarta audiencia. 

"Uno tiene que encontrar la manera de cruzar", dijo Cárdenas, un colombiano que había intentado dos veces ingresar a los EE. UU. "Estoy pensando en qué hacer".

Mientras esperan las audiencias, los hombres en el refugio están conectados a sus teléfonos inteligentes: leen, miran videos y ocasionalmente llaman a amigos y familiares. Un gran televisor frente a filas de mesas y sillas de plástico ayuda a vencer el aburrimiento.

Muchos han sido asaltados y asaltados en México, por lo que están demasiado asustados para abandonar el refugio. 

Carlos Humberto Castellano, quien reparó teléfonos celulares en Colombia y quiere reunirse con su familia en Nueva York, lloró durante dos días después de ser devuelto a Tijuana para esperar una cita en la corte en San Diego. 

Le costó alrededor de $6,500 volar a México y pagarle a un contrabandista para que cruzara la frontera, lo que lo dejó endeudado, dijo.

"No puedo salir (del albergue) porque no sé qué puede pasar", dijo Castellano, de 23 años, recordando que su contrabandista le tomó una foto. "Ser secuestrado es el miedo".

El tema ante la Corte Suprema es si la política es discrecional y puede terminar, como argumenta la administración Biden, o es la única forma de cumplir con lo que Texas y Missouri dicen que es un mandato del Congreso de no liberar a los migrantes en los Estados Unidos.

ESPERAN EN MÉXICO

Sin instalaciones de detención adecuadas, los estados argumentan que la única opción de la administración es hacer que los migrantes esperen en México para las audiencias de asilo en Estados Unidos.

Se espera un fallo poco después de que la administración ponga fin a otra política fronteriza clave de la era Trump , levantando la autoridad relacionada con la pandemia para expulsar a los migrantes sin la posibilidad de solicitar asilo el 23 de mayo. La decisión de poner fin a la autoridad del Título 42, llamado así por una ley de salud pública de 1944 , está siendo impugnada legalmente por 22 estados y enfrenta una creciente división dentro del Partido Demócrata de Biden.

Debido a los costos, la logística y las tensas relaciones diplomáticas, el Título 42 ha sido difícil de aplicar a algunas nacionalidades, incluidos los nicaragüenses, lo que explica por qué la administración los ha favorecido para "Permanecer en México".

La administración hizo algunos cambios a instancias de México, lo que puede explicar la baja matrícula. Se comprometió a tratar de resolver los casos dentro de los seis meses y acordó asumir los costos de trasladar a los migrantes hacia y desde la frontera en México para las audiencias.

Al igual que con Trump, encontrar un abogado es una tarea difícil. Las autoridades estadounidenses les dan a los migrantes una lista de abogados de bajo costo o gratuitos, pero las líneas telefónicas están saturadas.

Los jueces advierten a los inmigrantes que la ley de inmigración es complicada y que enfrentan mayores probabilidades sin un abogado. Los inmigrantes responden que las llamadas a los abogados quedan sin respuesta y que no pueden pagar los honorarios típicos.

LOS ABOGADOS COBRAN HASTA POR TELÉFONO

"He visto a muchas personas en su situación que han encontrado abogados, a menudo de forma gratuita", dijo el juez Scott Simpson a un migrante este mes en un tribunal de San Diego antes de conceder más tiempo para contratar uno.

Víctor Cervera, de 40 años, renunció a los abogados de bajo costo después de que no respondieron sus llamadas. La búsqueda en línea del peruano de quienes toman casos de "Permanecer en México" arrojó un hallazgo: un abogado de Miami que cobra $350 por una consulta telefónica inicial.

Casi todos los migrantes le dicen a las autoridades estadounidenses que temen esperar en México, lo que les da derecho a una entrevista telefónica con un oficial de asilo. Alrededor del 15% se salvan cuando el oficial está de acuerdo en que sus preocupaciones están bien fundadas, mientras que otros se excusan por razones que se considera que los hacen vulnerables en México, como el género o la orientación sexual.

Los enviados de regreso se preguntan por qué fueron elegidos cuando tantos otros son liberados en los Estados Unidos para continuar con sus reclamos.

"Es una rifa", dijo Álvaro Galo, de 34 años, un nicaragüense que limpia y cocina en el refugio para mantener su mente ocupada.



DEJA TU COMENTARIO
PUBLICIDAD

PUBLICIDAD