buscar noticiasbuscar noticias

Ya no nos queda Berlín

Danielle de Picciotto, artista norteamericana afincada en Alemania, publica ‘Ahora somos nómadas’, el diario gráfico de su experiencia sin casa y en permanente gira junto a su marido, Alexander Hacke

La escritora, compositora y directora de cine Danielle de Picciotto.Ya no nos queda Berlín

La experiencia nómada está tan sujeta al malentendido romántico como a la adrenalina que proporciona el no tener rumbo fijo. ¿Qué hay entre una y otra? “Ser nómada es extremo. Tiene efectos en tu salud y en tu configuración mental. Es un asunto muy complejo y puede convertirse en algo peligroso si no tienes cuidado, así que nos lo tomamos muy en serio. Dejamos de beber y de fumar. Nos hicimos veganos y empezamos a meditar y hacer yoga para estar lo más saludables y tener la mayor claridad mental posible. Cada paso que das importa porque si cometes un error lo puedes pagar muy caro, así que tratamos de planear siempre con antelación el siguiente movimiento y qué íbamos a hacer.” Aprovecharon el tiempo con giras, residencias y comisariados; publicaron álbumes y libros, trabajaron sin descanso: “da mucho trabajo ser nómada”.

“Creo”, dice De Picciotto respondiendo a la pregunta de si recomienda la experiencia, “que es algo muy interesante que te cambia la vida. Solo puedes llevar una maleta y tienes que reducir todo, lo que resulta increíblemente liberador. Está bien tener solamente un par de zapatos y dos libros. Hacer cosas se vuelve más importante que tener cosas. Es diferente para cada persona y carácter, por ejemplo Alexander empezó a sentirse incómodo después de un tiempo porque echaba de menos tener su propia habitación. Pero a los dos nos hizo felices porque cambió nuestras vidas y nuestras perspectivas. Ser nómada te abre la mente. Aprendes a manejarte con la gente de un modo completamente diferente. Tener un montón de amigos extranjeros en países distintos con hábitos muy diferentes es hermoso”.

Vivimos bajo un sistema interesado exclusivamente en el beneficio y la expansión. El mundo se está convirtiendo en un lugar más y más caro. La gente se está yendo al campo en todas partes. Creo que es fantástico que todo el mundo esté cada vez más interesado en una vida más sostenible.

Pese a que aquel periodo de 18 meses que cuenta su libro quedó atrás hace tiempo, el espíritu que lo atraviesa no ha desaparecido de su vida. Al contrario: “La gentrificación ha tomado el mundo. Vivimos bajo un sistema interesado exclusivamente en el beneficio y la expansión. El mundo se está convirtiendo en un lugar más y más caro. La gente se está yendo al campo en todas partes. Creo que es fantástico que todo el mundo esté cada vez más interesado en una vida más sostenible. Tenemos que cambiar las cosas debido al cambio climático rápidamente. Hay que dejar el coche, dejar de volar y tomar trenes. ¡Menos carne y pescado y más veganismo! Hay que dejar de utilizar plástico. El movimiento general será en esta dirección pero mucha gente no está dispuesta a renunciar a la vida fácil y continuará viviendo de un modo que no es bueno para nuestro medio, así que no sé qué pasará”.



DEJA TU COMENTARIO
PUBLICIDAD

PUBLICIDAD