buscar noticiasbuscar noticias

Los héroes de Hollywood han abrazado el celibato

El estreno de ‘Viuda negra’ confirma una tendencia en las grandes sagas de acción: los cuerpos espectaculares son obligatorios, pero el deseo ha desaparecido. Los motivos son más económicos que moralistas

Historia de dos Superman: el actual, que ama a Lois, y el original, que además la deseó.Los héroes de Hollywood han abrazado el celibato

Cineastas como David Cronenberg o Pedro Almodóvar han lamentado esta deserotización. “Se hacen muchas películas de superhéroes y la sexualidad no existe en ellas. Están castrados. Su género es indeterminado, la aventura es lo que importa. Pero el ser humano posee una gran sexualidad”, explicó el director manchego durante un coloquio en el Lincoln Center. Ese “género indeterminado” del que habla Almodóvar podría deberse a que, para conseguir la igualdad entre hombres y mujeres y evitar polémicas a toda costa, lo único que se le ha ocurrido a Marvel es fulminar la libido de todos sus superhéroes por igual.

“Esa es la actitud general que Hollywood ha adoptado tras el #MeToo. Parece que no saben dotar a una mujer de sexualidad sin vejarla, así que han optado por desexualizarlos a todos”, indica la sexóloga Paula Álvarez. “Es como si Hollywood hubiera metido en el armario a los personajes heterosexuales. En Modern Family [telecomedia de ABC, propiedad también de Disney, emitida entre 2009 y 2020] Mitch y Cam eran pareja homosexual, pero nunca se daban besos, caricias o muestras de cariño. Pues ahora eso pasa con todos los personajes, tanto con los gais como con los heterosexuales”.

No siempre fue así. En Superman II (1980) Lois y Clark llegaban a mantener relaciones sexuales en la Fortaleza de la Soledad. En Batman vuelve (1992) Bruce Wayne y Catwoman canalizaban su tensión sexual liándose a guantazos (y arañazos, latigazos y lametones). En el Universo Cinemático de Marvel, inaugurado en 2008 por Iron Man, las únicas alusiones al sexo lo presentan como algo peligroso (Hulk advierte a dos mujeres distintas, Betty Ross y Viuda Negra, que un coito con él pondría en peligro sus vidas) o como síntoma de infelicidad (Tony Stark se acuesta con una reportera como muestra de su inmadurez, Peter Quill hacía lo mismo con una extraterrestre rosa en Guardianes de la galaxia).

Con esta deserotización, en realidad, Marvel no aspira a proteger a los niños, sino a evitar represalias de los padres. La inversión que requieren sus superproducciones implica abarcar a todo el público posible, de todas las edades y de todos los países. Eso incluye China, el actual primer mercado cinematográfico del mundo y en el que las películas deben pasar el corte de un comité censor del gobierno.

La paradoja es que mientras los superhéroes del cine son menos sensuales que nunca, sus estrellas resultan más deseables que nunca. Hasta los cuerpos de sus actores secundarios están musculados al máximo. Chris Pratt y Paul Rudd compartieron en Instagram el resultado de sus tablas de ejercicio para Guardianes de la galaxia y Ant-Man, respectivamente, aunque luego salieran sin camiseta apenas unos segundos en la película y pese a que cabría esperar que sus personajes, ambos canallitas simpáticos sin vanidad alguna, tuvieran un poco de barriguita.



DEJA TU COMENTARIO
PUBLICIDAD

PUBLICIDAD