buscar noticiasbuscar noticias

El entretenido relato de la muerte

Las narraciones de los sucesos, conocidas como ´true crime´, han desdibujado la línea entre la información y el entretenimiento. ¿Dónde está el límite?

El suceso acaba de pasar. Suele ser un asesinato, a pesar de que el género lo incluye todo: desapariciones, estafas, atracadores, narcos, vio­laciones... Y el lector, el televidente, el tuitero, que ya tiene el gusto educado, no tarda ni cinco segundos en hacer la asociación. "Esto da para un Crims, dicen. Pero se trata de la verdad. Esto ni da ni no da...", reflexiona el periodista de sucesos Guillem Sánchez, autor de El estafador (Península) y El cas dels Maristes (Ona Llibres). "La gente cuelga el icono de las palomitas...", se queja. Los sucesos se han transformado en entretenimiento de la mano del true crime: una narración del mundo criminal. Pero ¿con qué límites?

Rosa Peral fue condenada por el crimen de la Guardia Urbana.El entretenido relato de la muerte

"Todo va muy rápido. Publicas y te llama una editorial y ya casi se están vendiendo los derechos... Hay un juicio y, al lado, las cámaras de informativos y las de cine", continúa Sánchez. Él diferencia entre el día a día del trabajo del periodista de sucesos y la narración pausada de un libro, de un podcast o de Crims, el programa de sucesos reales de TV-3 que ha revolucionado el panorama en Cataluña y más allá. "El pacto entre autor y lector no es el mismo que entre periodista y ciudadano", afirma Sánchez. Pero admite que la frontera se está desdibujando: "El true crime ha difuminado los límites entre el entretenimiento y la información. La gente consume nuestras informaciones diarias como si estuviera mirando un Crims".

Si hay un caso que ha despertado interés por encima del resto es el llamado crimen de la Guardia Urbana: un triángulo amoroso entre tres policías locales de Barcelona que acabó con el asesinato de uno de ellos en 2017. "El género te pide que te adentres en la vida personal de los protagonistas", defiende el periodista Toni Muñoz, especializado en temas judiciales y policiales, sobre su libro Solo tú me tendrás (Península), donde explica vida y milagros de Rosa Peral, condenada por el crimen de la Guardia Urbana. Pero esto no impide que a Muñoz le incomode el éxito. "Se está produciendo un fenómeno que me da miedo y que es frívolo: ahora, cuando hay un asesinato, la gente ve un episodio de Crims o un libro de true crime. Y esto es la frivolización máxima de un asesinato". "Me sabe muy mal que haya fans de los crímenes, me provoca urticaria", añade.

A Carles Porta, periodista que ha trascendido esta etiqueta y se ha convertido en un referente del género como director de Crims, le incomoda la polémica, que considera que surge desde el éxito del programa que dirige. Él, en 1997, ya escribió Tor, tretze cases i tres morts (La Campana) [Tor. La montaña maldita, en castellano, en Anagrama], sobre un misterioso asesinato en el Pirineo catalán. "Mi obsesión es la realidad. Explicar historias", repite Porta. "Siempre se ha demostrado que la muerte vende. La clave está en cómo lo haces. Cómo lo haces te define como serio, como informador o como showman", esgrime el director de True Crime Factory, que acaba de publicar Crims. Llum a la foscor (La Campana).

El cuidado hacia las víctimas es el debate nuclear: hasta dónde puede llegar la información, más todavía cuando busca entretener, y si los protagonistas pueden censurar contenido. "La capacidad de veto te la da la ley y, después, la moralidad y la ética de cada cual", defiende Porta. En su programa intentan contactar siempre con los familiares de las víctimas, y después decidir. "Respetamos a todo el mundo que sale en nuestros reportajes, a todo el mundo que nos entrega su vivencia. Tanto a víctimas como a verdugos", insiste. Sánchez es más radical: "Yo no escribo un libro sin el permiso de la víctima", asegura, a pesar de que en El estafador salen mujeres con las cuales no pudo contactar. "Pero siempre lo he intentado". Una postura no compartida por otros periodistas, como Tura Soler, un referente del mundo de los sucesos gerundense, y autora de El pantà maleït (La Campana) [A orillas del pantano, en catellano, en Península], sobre el doble asesinado de Paula y Marc en el pantano de Susqueda, en 2017. "Puedo entender que mi libro no les haga ninguna gracia [a los familiares], pero la finalidad es informar, explicar, describir un entorno y unas circunstancias", indica Tura, sobre un caso todavía no juzgado. Toni Muñoz está a medio camino entre los dos: "Las víctimas no tienen derecho de veto porque nosotros nos debemos a la historia, pero difícilmente podrás hacer una información completa y ajustada sin el testimonio de las víctimas".

Para Mayka Navarro, una de las periodistas con más experiencia en el mundo de los sucesos y autora de Desmuntant el crim perfecte (Grup 62) [Desmontando el crimen perfecto, en castellano, en Alrevés], sobre el asesinato de Ana Páez, la clave no es tanto si las víctimas pueden decidir qué se publica y qué no, sino el papel que se les da: "Con la edad, he invertido el posicionamiento. Al principio, estaba pilladíssima por los malos y tendía sin darme cuenta a mitificar determinadas actuaciones. Con el tiempo, he colocado a la víctima en el centro, cada vez empatitzo más con ella", describe. La periodista Fàtima Llambrich, autora de Sense cadáver (Ara Llibres) [Sin cadáver, en castellano, en Now Books], sobre los cuatro asesinatos cometidos por Ramon Laso, cree que la diferencia está en si se trata de una víctima que sigue viva. "El caso de una violación quizás no tenga que ser un true crime", opina, con las pocas certezas propias de un género complejo. Todos coinciden que en la información diaria no hay duda: manda el derecho a la información.

Pero, ¿y el papel de los asesinos, de los violadores, de los atracadores? "Entrevisté Ramon Laso para que la gente conozca a una persona no solo desde los ojos de la justicia y los investigadores, sino desde otra perspectiva que pueda aportar más elementos", explica Llambrich. "No me genera ningún conflicto que él se sienta importante. Si no, no haríamos nada", defiende. "El lector tiene derecho a ver al asesino, a ver cómo se manifiesta y cada cual que interprete lo que quiera. Si el asesino es capaz de seducirlo...", se suma Soler, que ha entrevistado a un buen puñado de criminales, entre ellos Joan Vila, asesino confeso de 11 ancianos en la residencia La Caritat de Olot. Para Muñoz, es una consecuencia inevitable: "Rosa Peral ha tenido muchas ganas de protagonismo. Incluso intentó usar el libro como una estrategia de defensa, pero no le funcionó. A ella, la fama que le dio le gustó". "El estafador del amor es un tío que en Forocoches y en según qué círculos es un ídolo. Charles Manson cometió una atrocidad y levanta pasiones. Son personas, afortunadamente, excepcionales", reflexiona Sánchez.

Los periodistas que practican el true crime andan siempre por la cuerda floja. La de la ley —"tienes que vigilar muchísimo para no pisar cualquier precepto legal, que alguien se sienta ofendido", dice Tura— y la de la voluble memoria de los testigos. "Las personas tendemos a reconstruir las historias cuando las recordamos, a rehacerlas y rehacerlas a medida", señala Llambrich. Y encuentra que es importante saber renunciar: "Cuando lo que te están explicando es fantástico, pero ni tú te lo crees, tienes que renunciar, aunque sea un caramelo". Para ella, no hay matiz posible: "Si es no ficción, no puedes escribir nada que no te hayan validado del mismo modo que lo harías con una noticia". Navarro coincide en que la verdad es "el único límite" que tiene el género del true crime, pero sí que admite cierta recreación: "El libro tiene que enganchar al lector porque es un producto literario y tiene que tener un ritmo, una cadencia, una estructura novelada. 

Hay escenas, momentos y diálogos que tienes que crear porque tú no estabas allí". Siempre, añade, basándote en todo lo que te han explicado.

De la causa célebre al ´true crime´

El true crime experimenta actualmente un momento de esplendor en todos los formatos en los que se desarrolla. En las distintas plataformas de contenido audiovisual se puede disfrutar de documentales sobre crímenes reales, al igual que ocurre con las principales plataformas de audio, que ofrecen diversos canales especializados en la reconstrucción de asesinatos. El sector editorial tampoco permanece ajeno a este fenómeno y cada vez son más los títulos que abordan, ya sea desde la ficción o desde el ensayo, casos reales.

A sangre fría (1965), de Truman Capote, es consideraba una de las principales obras del true crime en el siglo XX y la pionera de este género. Se trata de una novela de no ficción, tal y como el autor la definió, sobre el asesinato de una familia en su propia casa en un pequeño pueblo de Arkansas.

No obstante, esta tradición narrativa del true crime tiene su antecedente directo en las causes célèbres, en aquellos juicios que interesaban a la sociedad y que normalmente estaban relacionados con truculentos crímenes y cuyo origen se encuentra, según Valles Calatrava, en la obra Causes célèbres et interessants (1738) de Gayot de Pitaval. Con el auge del periodismo en el siglo XIX, producto de la configuración de las ciudades modernas a partir del desarrollo industrial que provocó importantes migraciones a la urbe, pronto se comprobó que este tipo de casos era del gusto de los lectores, que pretendían saciar su curiosidad. La prensa, pues, encontró que los sucesos criminales eran especialmente seguidos y estas narrativas se convirtieron no solo en un referente para el desarrollo del true crime, sino también para el origen de la novela policíaca.

Algunos de los escritores más reputados de la época trabajaban también en la prensa, por lo que siguieron muy de cerca sucesos cuya trascendencia permanece en nuestros días. Uno de los casos más famosos es sin duda el de Jack el Destripador, el asesino en serie de Londres cuya identidad todavía se desconoce. Los crímenes comenzaron en 1888 y desde muy pronto recibieron la atención de los periódicos debido a la crueldad de los asesinatos y las mutilaciones de los cuerpos. La falta de información llevó a los periodistas a dar por válidos testimonios poco fiables, cuando no directamente a fabular. La figura de Jack el Destripador ha generado un sinfín de documentales, ensayos, novelas, películas y cómics, sin duda motivado por la ausencia de identificación del asesino.

En España, algunos casos despertaron también la atención de la prensa, como el crimen de la calle de Fuencarral, un suceso acaecido en Madrid en 1888 —mismo año que los crímenes de Jack el Destripador— en el que una señora apareció brutalmente asesinada en su domicilio. Tal fue la notoriedad que tuvo que Benito Pérez Galdós escribió para el diario argentino La Prensa una serie de crónicas sobre la investigación y el juicio. El propio Galdós denunciaba el papel que habían desempeñado los periodistas, que ante la escasez de novedades, para mantener el interés, daban credibilidad a cualquier testimonio, lo que dificultaba la actuación judicial. Otros escritores también abordaron el caso y se llevó al cine y a la televisión.

El interés que despierta en la actualidad el true crime, por lo tanto, no difiere mucho de la atención que se le prestaba en el siglo XIX a las causas célebres en sucesos que hoy en día siguen siendo motivo de creación artística, como lo demuestra, entre otras, La mala dona (2008), novela de Marc Pastor a partir de la figura de Enriqueta Martí, conocida como la Vampiresa del Raval.



DEJA TU COMENTARIO
PUBLICIDAD

PUBLICIDAD