buscar noticiasbuscar noticias

Seduce Bianca Marroquín a Broadway con su talento

Las marquesinas de Broadway jamás se apagan. Las luces brillan por todos lados, especialmente de noche

Seduce Bianca Marroquín a Broadway con su talento

 A las 18:00, con sala llena, una mujer aparece en escena: "¡Bienvenidos a una historia de crimen, pasión, corrupción y adulterio!". El viaje al pasado está por comenzar.

 Sube el telón y una enorme estructura exhibe a los 13 músicos de la orquesta, interpretando el opening más famoso en la historia del teatro neoyorquino. A sus pies, bailarines introducen la historia.

 Después de un rush de jazz, Velma Kelly aparece en medio de la orquesta rodeada de hombres y admiradores. "All That Jazz" se vuelve una fiesta y, a media escena, Bianca Marroquín aparece como Roxie Hart. Y sí, aunque las marquesinas la anuncian como la famosa asesina que todos los periódicos aman, un actor sabe adaptarse a cualquier necesidad.

 La producción no necesita más allá del juego de luces y sillas que destacan durante toda la obra para ser espectacular. Tonos cálidos, fondo negro, una luz blanca, algunos rojos por aquí y por allá. La interpretación de cada uno de los bailarines, actores y actrices, el auténtico sonido de los años 20 y la historia, que atrapa desde el principio, basta y sobra para no querer dejar el asiento hasta conocer el final de ambas criminales.

 Un acto después, Roxie sube a las escaleras para contar la vida de su querido esposo, que permanece de pie frente al crimen pasional que cometió en busca de fama. De inmediato, Bianca se gana al público con la honesta encarnación de una ingenua, fresca, chispeante y sexy mujer que lo único que desea es ver su nombre en todos lados, como si fuera una gran estrella

 Dos mujeres en el público, durante el intermedio, platican sobre cómo va la obra. Una de ellas se sorprende.

 "Roxie es muy divertida. ¡Oh, mira! Es mexicana, nunca lo habría imaginado", señala.

 Al final, Bianca es aplaudida de pie junto a todos sus compañeros. Las rosas de los ramos de las protagonistas vuelan hacia las primeras filas. El Ambassador se apaga, pero Todo el Jazz se queda para la próxima función.



DEJA TU COMENTARIO
PUBLICIDAD

PUBLICIDAD