buscar noticiasbuscar noticias

Rusia ataca instalaciones ferroviarias y de combustible en Ucrania

Rusia desató una serie de ataques contra instalaciones ferroviarias y de combustible de Ucrania el lunes, golpeando infraestructura crucial lejos de la línea del frente de su ofensiva oriental, que Gran Bretaña dijo que aún no ha logrado un avance significativo

KYIV, Ucrania 

Rusia ataca instalaciones ferroviarias y de combustible en Ucrania

Mientras tanto, se reportaron dos incendios en instalaciones petroleras en el oeste de Rusia. No estaba claro qué causó las llamas.

Mientras ambas partes en la guerra de dos meses se preparan para lo que podría ser una dura batalla de desgaste en el corazón industrial del este del país, altos funcionarios estadounidenses prometieron más ayuda para garantizar que Ucrania prevalezca.

En reuniones con el presidente Volodymyr Zelenskyy en Kiev el domingo, los secretarios de Estado y de Defensa estadounidenses dijeron que Washington había aprobado una venta de municiones por 165 millones de dólares para el esfuerzo bélico de Ucrania, junto con más de 300 millones de dólares en financiamiento militar extranjero.

"La estrategia que hemos implementado (apoyo masivo a Ucrania, presión masiva contra Rusia, solidaridad con más de 30 países involucrados en estos esfuerzos) está dando resultados reales", dijo Blinken a periodistas en Polonia el día después de la reunión.

"Cuando se trata de los objetivos de guerra de Rusia, Rusia está fallando. Ucrania está teniendo éxito", agregó.

En una entrevista con The Associated Press, el ministro de Relaciones Exteriores de Ucrania, Dmytro Kuleba, agradeció el apoyo estadounidense, pero dijo que "mientras los soldados rusos pongan un pie en suelo ucraniano, nada es suficiente".

Kuleba advirtió que si las potencias occidentales quieren que Ucrania gane la guerra y "detengan a Putin en Ucrania y no le permitan adentrarse más en Europa", entonces los países deben acelerar la entrega de las armas solicitadas por Ucrania.

Hablando el lunes con altos funcionarios de la oficina del Fiscal General, el presidente ruso, Vladimir Putin, dijo que Estados Unidos y sus aliados han intentado y han fallado en "dividir la sociedad rusa y destruir a Rusia desde adentro".

Cuando Rusia invadió el 24 de febrero, su objetivo aparente era una ofensiva relámpago que rápidamente tomaría la capital y tal vez incluso derrocaría al gobierno. Pero los ucranianos, ayudados por las armas occidentales , atascaron a las tropas de Putin y frustraron su avance hacia Kiev .

Moscú ahora dice que su enfoque está en la región oriental de Donbas, aunque un alto oficial militar dijo que también quiere controlar el sur de Ucrania . Si bien ambas partes dijeron que la campaña en el este ha comenzado, aún tiene que cobrar fuerza.

Un pequeño grupo de tropas ucranianas refugiadas en una planta siderúrgica en la ciudad estratégica de Mariupol están atando a las fuerzas rusas y evitando que se sumen a la ofensiva en otras partes del Donbas, dijo el lunes el Ministerio de Defensa británico.

Durante el fin de semana, las fuerzas rusas lanzaron nuevos ataques aéreos contra la planta siderúrgica en un intento por desalojar a los aproximadamente 2.000 combatientes que se encontraban dentro. Unos 1.000 civiles también se están refugiando en la acería, y el ejército ruso se comprometió a abrir un corredor humanitario el lunes para que se vayan.

La oferta rusa fue recibida con escepticismo por Ucrania. La viceprimera ministra Iryna Vereshchuk dijo en la aplicación de mensajería Telegram que Ucrania no considera que la ruta sea segura y agregó que Rusia había violado antes acuerdos sobre rutas de evacuación similares. Hizo un llamado a las Naciones Unidas para que supervisen una evacuación.

Mariupol ha soportado feroces combates desde el comienzo de la guerra debido a su ubicación estratégica en el Mar de Azov. Además de liberar a las tropas rusas, su captura privaría a Ucrania de un puerto vital y permitiría a Moscú establecer un corredor terrestre hacia la península de Crimea, que se apoderó de Ucrania en 2014.

El lunes, Rusia centró su potencia de fuego en otros lugares, con misiles y aviones de guerra atacando muy por detrás de la línea del frente en la región oriental de Donbas.

Oleksandr Kamyshin, jefe de los Ferrocarriles de Ucrania, dijo que cinco instalaciones ferroviarias en el centro y oeste de Ucrania fueron atacadas el lunes temprano, incluido un ataque con misiles cerca de la ciudad occidental de Lviv.

Las autoridades ucranianas dijeron que al menos cinco personas murieron a causa de los ataques rusos en la región central de Vynnytsia. Los fiscales regionales dijeron que otras 18 personas resultaron heridas.

Rusia también destruyó una refinería de petróleo en Kremenchuk, en el centro de Ucrania, junto con depósitos de combustible allí, dijo el lunes el portavoz del Ministerio de Defensa ruso, mayor general Igor Konashenkov. En total, los aviones de combate rusos destruyeron 56 objetivos ucranianos durante la noche, dijo.

Phillips P. O'Brien, profesor de estudios estratégicos en la Universidad de St. Andrews, dijo que la guerra, por ahora, se está convirtiendo en una campaña de pérdidas y ganancias incrementales en el campo de batalla.

"Las dos partes se están debilitando cada día", dijo. "Así que es una cuestión de qué puedes traer que sea nuevo, pero ¿qué puedes destruir del otro lado?"

Mientras tanto, un gran incendio estalló la madrugada del lunes en un depósito de petróleo en una ciudad rusa a unos 100 kilómetros (60 millas) de la frontera con Ucrania, dijo el Ministerio de Emergencias de Rusia. No se dio ninguna causa para el incendio. Las fotos de la escena mostraban una enorme columna de humo espeso que se elevaba hacia el cielo.

El depósito de petróleo en Bryansk es propiedad de una subsidiaria de la empresa estatal rusa Transneft, que opera el oleoducto Druzhba que transporta crudo hacia el oeste a otros países europeos. El ministerio dijo en un comunicado que el gran incendio dañó un depósito que contenía combustible diesel. Señaló que la región tiene suficiente diesel para 15 días.

No estaba claro si el depósito era parte de la infraestructura del oleoducto, pero el operador de oleoductos polaco PERN dijo que las entregas a Polonia no se han visto afectadas.

Un informe de noticias ruso dijo que otra instalación de almacenamiento de petróleo en Bryansk también se incendió el lunes temprano y la causa no se supo de inmediato.

El mes pasado, dos helicópteros artillados ucranianos golpearon un depósito de petróleo en la región rusa de Belgorod, que se encuentra en la frontera con Ucrania, provocando un incendio.

En un discurso en video el lunes, Zelenskyy describió su reunión con el secretario de Estado de EE. UU., Antony Blinken, y el secretario de Defensa de EE. UU., Lloyd Austin, como "alentador y, lo que es más importante, efectivo".

El líder ucraniano agregó que acordaron "más pasos para fortalecer las fuerzas armadas de Ucrania y satisfacer todas las necesidades prioritarias de nuestro ejército". Anteriormente, elogió al presidente estadounidense Joe Biden por su "apoyo personal".

La reunión de tres horas se produjo el domingo, el día 60 desde el comienzo de la invasión, cuando Ucrania presionó a Occidente para obtener armas más poderosas contra la campaña de Rusia en el Donbas, donde los separatistas respaldados por Moscú controlaban parte del territorio antes de la guerra.

Con el cambio de enfoque de Rusia, Austin dijo que las necesidades militares de Ucrania están cambiando, y Zelenskyy ahora se enfoca en más tanques, artillería y otras municiones.

Cuando se le preguntó qué considera Estados Unidos como un éxito, Austin dijo que "queremos que Ucrania siga siendo un país soberano, un país democrático capaz de proteger su territorio soberano, queremos que Rusia se debilite hasta el punto en que no pueda hacer cosas como invadir Ucrania".

Cuando Blinken y Austin partieron de Ucrania, el secretario general de la ONU, Antonio Guterres, tenía previsto viajar a Turquía el lunes y luego a Moscú y Kiev. Zelenskyy criticó a Guterres por visitar Rusia antes que Ucrania.

Blinken dijo que había hablado con Guterres el viernes antes del viaje.

"Nuestra expectativa es que lleve un mensaje muy fuerte y claro a Vladimir Putin, que es la necesidad de poner fin a esta guerra ahora", dijo.

En un impulso para Ucrania, el presidente francés, Emmanuel Macron, ganó cómodamente un segundo mandato el domingo frente a la retadora de extrema derecha Marine Le Pen, quien se había comprometido a diluir los lazos de Francia con la Unión Europea y la OTAN. Le Pen también se había pronunciado en contra de las sanciones de la UE a la energía rusa y se había enfrentado al escrutinio durante la campaña por su anterior amistad con el Kremlin.



DEJA TU COMENTARIO
PUBLICIDAD

PUBLICIDAD