Tamaulipas

Brotan socavones en Nuevo Laredo

  • Por: Martha Martínez
  • 12 / Septiembre / 2018 -
  • COMPARTIR
Brotan socavones en Nuevo Laredo

EPICENTRO. En la calle Belden, entre Constanza García y Manuel M. Ponce, uno de los socavones más graves.

Nuevo Laredo, Tam.- "Nuevo Laredo se hunde", exclamó Martín García en las redes sociales al ver los reportes de al menos cinco socavones de gran magnitud que se "tragaron" autos y hasta un camión recolector de desechos.

"Esto no se trata de un fenómeno meteorológico, fueron lluvias, no un terremoto, se trata de corrupción porque no hay mantenimiento adecuado y los arreglos son chambones; lo peor es que estos socavones pueden estar abajo de nosotros y no nos enteramos hasta que nuestro carro caiga", agregó.

En las redes sociales los usuarios señalaron que algunos de los hundimientos habían sido "arreglados" recientemente, uno de ellos, el de Lincoln y Jesús Carranza, donde un camión de Setasa se quedó atrapado, luego de que el pavimento se tragó una de sus llantas; justo ahí, cinco días antes, Comapa había realizado trabajos de reparación.

"Ya no sé qué me da más, si tristeza, coraje o vergüenza. Pobre ciudad, se está cayendo a pedazos", dijo Rocío Viveros, al contemplar la escena.

Nuevamente las lluvias delatan la falta de mantenimiento, pero sobre todo la poca calidad con la que las autoridades realizan las obras en beneficio de los neolaredenses.

Otro hundimiento se registró en la calle Anáhuac, entre las avenidas Degollado y Leandro Valle. Hace cuatro meses se realizaron algunos trabajos ahí. También se podía apreciar el parche de concreto que colocaron; sin embargo, debajo de él había un hueco de más de cuatro metros de profundidad y nueve de largo.

Los hundimientos de mayores dimensiones que se registraron en la colonia Viveros, son en el Colector Ribereño, de drenaje sanitario, con 10 metros de distancia entre uno y otro, sobre la misma cuadra de la calle Belden entre Constanza García y Manuel M Ponce.

En ellos tres vehículos resultaron dañados -uno de ellos el día anterior-, al igual que un carretón de vendedores ambulantes. Cada uno de los hundimientos tiene entre 10 y 12 metros de diámetro, uno se presentó el domingo, el otro la mañana del lunes. Los automóviles quedaron atrapados en ambos socavones que abarcaban el ancho de la calle.

En la cuadra 15 de la calle Guatemala, se registró otro, pero de drenaje pluvial; las tuberías, viejas, obsoletas y sin mantenimiento, se rompieron, provocando así los hundimientos.


DEJA TU COMENTARIO
EL MAÑANA RECOMIENDA