Escena

Un deleite... para viajar

Vancouver, Canadá ofrece a todos los turistas un verano al aire libre

  • Por: Agencias
  • 23 / Junio / 2019 -
  • COMPARTIR
Un deleite... para viajar

A LA MONTAÑA. Grouse Mountain, ofrece varias actividades para toda la familia.

Vancouver, Canadá.

Los días más cálidos y extensos del año han llegado a Canadá, y los vancuveritas ya disfrutan al máximo del verano

Pocos desean permanecer bajo techo, así que casi todas las recomendaciones conducen a pasar cualquier momento al aire libre. Para los visitantes recién llegados sólo hay una obligación: andar -ya sea a pie o a bordo de una bicicleta- por el Seawall. 

Ese camino que bordea el centro de la ciudad regala las mejores vistas de la bahía de Vancouver, y precisamente el tramo que conecta la plaza Canada Place, donde se reúnen la terminal de cruceros y el centro de convenciones, con el Stanley Park, el parque urbano más grande de Canadá, es uno de los imperdibles en el verano de Vancouver. Es la zona conocida como Coal Harbour-West End.

UNA VIDA EMOCIONANTE

Aquí, los visitantes y los residentes coinciden especialmente por la tarde, cuando el horario laboral ha concluido. Entonces, la vida se torna más emocionante. 

"¿Museo o galería? ¡Si ya salió el sol!, simplemente hay que salir a disfrutarlo", argumenta Tommy, un taxista que recorre las calles de Vancouver desde hace 20 años. 

Al andar por el Seawall, las tentaciones salen al paso: terrazas para disfrutar de un helado, un café o una cerveza con vista a la vida en el agua, donde distintas embarcaciones navegan con tranquilidad, desde un barco de vapor y un barco pirata hasta pequeños yates que salen dispuestos a obtener la mejor pesca del día y cruceros de gran calado que apenas tiran anclas ya tienen a varias personas tomándoles fotos. 

DE PICNIC

Aunque si se desea pasar desapercibido, como un vancuverita más, es momento de guardar la cámara fotográfica e ir por unos sándwiches y unas bebidas refrescantes para hacer un picnic al llegar al Parque Stanley, ya sea bajo de la sombra de un árbol o en alguna banca, y dejar que transcurra la tarde con calma.

Llegará entonces la hora de decidir qué se hará en los siguientes días: pasear ahora en carruaje por el Stanley Park, ascender en góndola hasta la cima de Grouse Mountain, cruzar el puente colgante de Capilano, visitar Granville Island o salir de excursión para avistar orcas, ballenas jorobadas y leones marinos en el mar de Salish. 

Opciones para gozar en familia sobran, lo difícil resultará que lleguen a un acuerdo pronto. Pero hay tiempo de sobra: en verano, el atardecer llega diariamente hasta casi las 22:00 horas.


DEJA TU COMENTARIO
EL MAÑANA RECOMIENDA