buscar noticiasbuscar noticias

Tom Brady vence al tiempo

"Nunca pensé que tendría la experiencia de jugar un Super Bowl. Pensar que es la sexta vez es increíble", dijo Brady esta semana en Glendale

Miami, EU.- Hay muchos motivos para envidiar a Tom Brady. Es guapo, multimillonario, está casado con la modelo brasileña Gisele Bündchen, a sus 37 años parece haber vencido al paso del tiempo y el domingo buscará su cuarto título del fútbol americano tras los logrados en 2002, 2004 y 2005.

Con sus New England Patriots disputará ante Seattle Seahawks su sexto Super Bowl en 14 temporadas. Ningún otro quarterback ha jugado tantos y ninguno ha logrado más touchdowns ni más yardas en la historia de los playoffs.

Tom Brady buscará el domingo su cuarto título del fútbol americano tras los logrados en 2002, 2004 y 2005.Tom Brady vence al tiempo

"Nunca pensé que tendría la experiencia de jugar un Super Bowl. Pensar que es la sexta vez es increíble", dijo esta semana en Glendale, cerca de Phoenix, sede de la final.

Pocos lo esperaban cuando en el draft de 2000 seis quarterbacks fueron seleccionados antes que él. Los Patriots lo eligieron en la sexta ronda y cambiaron su historia. Uno de los grandes aciertos de la historia del deporte.

Si gana el domingo, igualará el récord de cuatro Super Bowls de los quarterbacks Joe Montana y Terry Bradshaw.

Pasan los años, pasan los jugadores, pero los Patriots siguen ahí, sustentados en una trinidad que forman Brady, el áspero técnico Bill Belichick y el dueño del equipo, Robert Kraft.

Brady ha desafiado al paso del tiempo a una edad en la que muchos ven acelerarse el reloj de la cuenta atrás.

Peyton Manning, de 38, parece dar la razón a los amantes de los obituarios deportivos tras la inesperada derrota de los Denver Broncos en los playoffs. Pero no Brady, que quiere batir récords de longevidad, porque no sabe hacer otra cosa que levantarse por las mañana y pensar en fútbol. Asegura que se retirará cuando dé vergüenza verlo en la cancha. No parece que eso vaya a suceder pronto.

Más allá de la fama, de su esposa modelo, de su pasión por la ropa y vestir bien, Brady es todo fútbol. Dedicado y esforzado, ha ido más allá con los tratamientos con su gurú físico y amigo Alex Guerrero, experto en medicina china. Sus compañeros de los Patriots bromean diciendo que Guerrero conoce el cuerpo de Brady mejor que la propia Gisele Bündchen.

"El fútbol no es lo que Tom hace. Tom es fútbol", afirmó Guerrero en la edición del 15 de diciembre de la revista "Sports Illustrated", en la que queda patente el plan científico creado por ambos: filosofía china, dieta estricta, trabajo para mantener los músculos elásticos y medicina deportiva avanzada para prevenir lesiones. Y sin olvidar el entrenamiento cerebral para ganar velocidad mental a la hora de leer las defensas. Todos ellos complementos a la naturaleza competitiva y meticulosa del quarterback.

El resultado es que en su décimoquinta temporada en la NFL y con 37 años, Brady se siente mejor que nunca.

Pero no son sus logros deportivos los que le han convertido en una figura internacional. Brady es el marido que todas mujeres desean -una reportera se vistió de novia y le pidió matrimonio hace unos años-, el hijo con el que todos los padres sueñan y el yerno que todos suegros anhelan.

Todos los que lo rodean lo refrendan. "Físicamente es muy guapo, pero como ser humano lo es aún más. Es como un hijo para mí", dijo Kraft, el dueño de los Patriots, al diario "The New York Times".

Recientemente, el quarterback se ha abierto más en Facebook, dando un aspecto más humano, menos elusivo.

Esa distancia y la perfección que emana le han hecho antipático para muchos. Lo mismo les pasa a unos Patriots regidos por la mano de hierro de Belichick, el entrenador más exitoso de la historia de los playoffs. Pocos aman a New England fuera del área metropolitana de Boston.

Pero quizás en esa antipatía esté parte del éxito. Desde que en 2001 Belichick entregó a Brady el ataque, los Patriots tienen el mejor porcentaje de triunfos de todo el deporte profesional estadounidense, por encima de los San Antonio Spurs de la NBA.

El domingo estarán enfrente la jovialidad, la energía y la juventud de los Seahawks, los actuales campeones. Si repiten, emularán precisamente a los Patriots, los últimos en enlazar títulos.

"Sería fantástico para este equipo tratar de dejar un gran legado", dijo Brady, que casi ha olvidado su último trofeo, en 2005. Sí recuerda bien las dos derrotas ante los New York Giants, en 2008 y 2012.

El domingo vuelve a la final. Será su sexto Super Bowl. Muchos piensan que es el último. No Brady, diseñado para seguir jugando bien muchos años más.



DEJA TU COMENTARIO
PUBLICIDAD

PUBLICIDAD