buscar noticiasbuscar noticias

Brindan opción escolar

Niños migrantes reciben la instrucción necesaria a fin de no perder más tiempo sin clases mientras esperan con sus familias cruzar al lado americano

EL PASO, TX.

Los albergues para migrantes administrados por pastores se han asociado con educadores.Brindan opción escolar

Víctor Rodas, con un ejercicio de geometría completo en la mano y una sonrisa que iluminaba sus ojos por encima de su mascarilla, corrió hacia la maestra mientras otros estudiantes seguían dibujando. "¡Estoy ganando la carrera!" exclamó el niño de 12 años. "Ya terminé, maestro. Vencí a todos".

Al estar inscrito en un programa escolar diseñado para niños migrantes en Ciudad Juárez, Víctor tiene una ventaja sobre muchos otros como él que, huyendo de la pobreza y la violencia, pierden meses o incluso años de escolarización en sus viajes. Darles acceso a la educación es un desafío abrumador y urgente.

Justo en esta vasta metrópolis desértica junto a El Paso, miles de familias migrantes se han atrincherado en refugios, esperando cruzar a Estados Unidos.

Las políticas estadounidenses les impiden buscar asilo allí, ya que hicieron que algunos esperaran en México para sus audiencias judiciales y prohibieron a otros bajo una orden de la era de la pandemia que expirará el 23 de mayo.

FE Y ESTUDIOS

Los refugios dirigidos por pastores se han asociado con educadores para ayudar, ya sea llevando a los niños a una escuela alternativa que enseña de todo, desde matemáticas hasta lectura y manejo de emociones, o trayendo maestros especialmente acreditados.

Si bien el plan de estudios no es religioso, la fe anima estos proyectos, como lo hace con muchos otros esfuerzos de ayuda a los migrantes en la frontera. También informa a muchos de los educadores, quienes reconocen que la escolarización es crucial para el futuro de los jóvenes, incluida su capacidad para socializar y eventualmente encontrar trabajo y sentirse como en casa donde sea que terminen.

"Se integran al sistema educativo para que puedan seguir ganando confianza", dijo Teresa Almada, quien dirige la Casa Kolping, donde estudia Víctor, a través de una organización local financiada hace tres décadas por miembros laicos de parroquias católicas. "También es importante... que las familias sientan que no están en territorio hostil".

La hermana mayor de Víctor, Katherine Rodas, de 22 años, huyó de las amenazas de muerte en Honduras con él y otros dos hermanos que crió después de la muerte de su madre. Si bien ella y su esposo tienen tanto miedo a las pandillas que no se atreven a abandonar su refugio administrado por católicos, aprovechó la oportunidad de llevar a los niños en autobús a Casa Kolping.

"Dicen que la maestra siempre los cuida bien, juega con ellos", dijo Rodas. "Se sienten seguros allí".

Su refugio, Casa Oscar Romero, lleva el nombre de un amado arzobispo salvadoreño, conocido por atender a los pobres, quien fue asesinado durante la guerra civil de su país y luego santificado por el Papa Francisco.

Muchos alojados en este refugio y en otros lugares de Ciudad Juárez huyeron de América Central; también está llegando un número creciente de familias mexicanas de áreas envueltas en guerras de cárteles.

Durante un tiempo después de que comenzara el programa escolar en octubre, los maestros alentaron a los padres a unirse a sus hijos en las aulas para generar confianza.

Entre ellos estaba Lucía, una madre soltera de tres hijos que huyó del estado mexicano de Michoacán después de que un cartel de la droga "se apoderó de la cosecha y todo" en su casa. Ella pidió ser identificada solo por su nombre de pila por seguridad.

ENTUSIASMADOS

"La educación es importante para que puedan desarrollarse como personas y puedan defenderse de lo que les depare la vida", dijo Lucía mientras preparaba el desayuno en la pequeña cocina comunitaria del albergue, donde la familia había vivido durante nueve meses.

Su hija Carol, de 8 años, ya tenía puesta la máscara y la mochila rosa, lista para correr delante del grupo tan pronto como se anunciara la llegada del autobús escolar.

Alrededor de tres docenas de niños de la Casa Oscar Romero y otro albergue dirigido por religiosos asisten a la Casa Kolping.

Los estudiantes de primero a tercer grado como Carol se reúnen en un salón de clases, y los estudiantes de cuarto a sexto grado como Victor se reúnen al otro lado del pasillo en un salón grande cuyas ventanas enmarcan vistas de las montañas de El Paso.

Al otro lado de la frontera, imagina Víctor, las escuelas serán "grandes, bien cuidadas" y lo ayudarán a alcanzar su meta de convertirse en arquitecto. Ya practica dibujar casas detalladas, cuando puede encontrar papel.

"Si le preguntas a los niños, su mayor sueño es cruzar a los Estados Unidos", dijo la maestra Yolanda García.

CRIMINALIDAD 

- Muchos alojados en este refugio y en otros lugares de Ciudad Juárez huyeron de América Central; también está llegando un número creciente de familias mexicanas de áreas envueltas en guerras de cárteles.

- Lucía, una madre soltera de tres hijos huyó de Michoacán después de que un cartel de la droga "se apoderó de la cosecha y todo" en su casa.

- Durante un tiempo después de que comenzara el programa escolar en octubre, los maestros alentaron a los padres a unirse a sus hijos en las aulas para generar confianza.



DEJA TU COMENTARIO
PUBLICIDAD

PUBLICIDAD