buscar noticiasbuscar noticias

Sepulta al Vampiro Canadiense

Ian Hodgkinson se conciesa en el documental Nail in the Coffin: The Fall & Rise of Vampiro

A fines de los 80, con 21 años, Ian Hodgkinson se volvió uno de los luchadores más icónicos de la AAA en la lucha libre mexicana como El Vampiro Canadiense.

Esa faceta tan apasionante como destructiva la cuenta el documental Nail in the Coffin: The Fall & Rise of Vampiro, que exhibió, en la Cineteca Nacional en el Festival Macabro.

Sepulta al Vampiro Canadiense

"Las personas que hicieron la película pensaron que era importante contar esta historia, pero la persona que ven en la pantalla ya no existe, esa versión de mí ya no está, yo ya mejoré: ya peso 60 kilos menos, estoy mucho más consciente y tengo diferentes motivaciones para hacer las cosas.

"Y realmente no sé si esa parte de mi vida marcó a alguien, entonces no lo hice por la atención o los aplausos, lo hice para motivar a alguien que también esté atravesando por caminos distintos y difíciles, y que vea que sí se puede cambiar si no pierdes la fe", resaltó, en entrevista telefónica.

AGRADECIDO

Y si bien siempre tendrá amor y gratitud hacia la lucha y la afición mexicana, el canadiense deja eso en el pasado, decidido a construir una vida nueva alejado de los excesos que acarreó el cuadrilátero.

"¿Cómo es posible que puedas llevar a un joven de 21 años y ponerlo con tanto poder, éxito y excesos de todo sin guiarlo, sin protegerlo, nada más pensando en fama y dinero? Nadie me ayudó, nadie me enseñó, entonces era una persona horrible, mi vida era muy fea, no me gustó el éxito de Vampiro y no lo disfruté hasta apenas ahora, que lo abordo diferente.

"Yo no quería ser más este personaje, pero él no me dejaba en paz, era muy fuerte estar a cargo de Vampiro y tenerlo en mi vida. Tardé cuatro décadas en entender cómo manejarlo, entonces, tomar la decisión de dejarlo no fue difícil, lo difícil fue convencerlo a él de dejarme a mí", compartió Ian, de 54 años.

ADIÓS AL ROCKSTAR

Atrás quedó aquel rockstar endiablado que estuvo a punto de perderlo todo por el ring y los excesos, y si bien continúa haciendo algunas apariciones como luchador, se ha enfocado en cuidar su salud controlando sus principios de Alzheimer y artritis crónica, acercándose a su familia y siguiendo con proyectos que también le apasionan, como la conducción, la música y la cocina, a punto de titularse como chef, dejando al Vampiro sólo como su marca personal.

"Estoy involucrado en la lucha más importante de mi vida, el Vampiro vs. la diabetes. Soy parte de un grupo que se llama ANPS, de prevención de salud en México, y estoy cien por ciento dedicado a eso haciendo conferencias, luchas, llevando el mensaje de una vida sana, apoyando a la gente, pacientes, doctores, todo.

"Y también viene mi nuevo programa, que no puedo decir el canal pero es uno americano muy grande. Lo haremos en América Latina y es sobre lo paranormal, van a buscar fantasmas y yo seré el encargado de decir qué sí y qué no, entonces sigo creando, tocando, trabajando, porque Vampiro no para".


DEJA TU COMENTARIO
PUBLICIDAD

PUBLICIDAD