buscar noticiasbuscar noticias

Reinosa y Reynosa: su etimología

Revisando la historiografía de Reynosa encontramos que la etimología (origen, evolución y significado) de la palabra Reynosa sigue siendo la misma del latín: tierra o villa forrajera.


La actual ciudad Reynosa, Tamaulipas, lleva su nombre en honor a  Juan Francisco Güemes y Horcasitas, conde de Revillagigedo. Fue el 41º virrey de la Nueva España, que gobernó del 9 julio de 1746 al 9 de noviembre de 1755. Apoyó el proyecto colonizador del Nuevo Santander dirigido por don José de Escandón y Helguera, siendo ambos paisanos.  Escandón bautizo  la mayoría de los asentamientos del Nuevo Santander, en lo que es hoy el estado de Tamaulipas, con la nomenclatura  de la región montañosa septentrional de la península Ibérica, conocida como Cantabria. El virrey era oriundo de Reinosa, Cantabria, actualmente  una comunidad autónoma de España, donde se encuentra la comarca de Campó. La  región  estuvo ocupada en la época romana y fue administrada por el reino de  Castilla  en el siglo XVI, como merindad de Campóo.  

HERENCIA. La actual ciudad Reynosa, Tamaulipas, lleva su nombre en honor a Juan Francisco Güemes y Horcasitas, primer conde de Revillagigedo y 41vo. Virrey de la Nueva España, quien era oriundo de Reinosa, Cantabria.Reinosa y Reynosa: su etimología

Revisando la historiografía publicada por diferentes autores del siglo pasado de Reynosa México así como de Reinosa España, encontramos que la etimología (origen, evolución y significado) de la palabra Reynosa fue considerada en forma precipitada y en algunas ocasiones se daba interpretaciones con algo de folclor como son las siguientes interpretaciones: reino de oso (a), lugar de ranas, lugar abundante en corrientes o ríos, lugar donde priva lo regio, etc.  En diferentes ocasiones se le adjudicaron significados de origen griego, vasco, catalán, celta y por supuesto latín, sin considerar otras variantes en la toponimia de Cantabria.En  la última década del siglo pasado,  José Luis Gutiérrez Cebrecos presentó una investigación lingüística más rigurosa titulada “Nueva etimología de Reinosa,” publicada en los  “Cuadernos de Campóo,” donde  expuso como  común denominador la palabra del latín “herren,” para explicar más de una veintena de nombres de lugares todavía existentes en la geografía de la región montañosa de Cantabria,  incluyendo el de Reinosa. Explica Gutiérrez que la palabra herren (forraje) proviene del latín vulgar y clásico  “ferrago/ferráginis” que evolucinó para el siglo IX como ferraine (ferren/ferrán/ferrein)  de donde se deriva herrén/herrán/herrein, y finalmente los prefijos ran-, ren- y rein-. La toponimia de Cantabria adquirió de ahí palabras unidas a  sufijos del latín como -osa y -edo,  un ejemplo sería el caso de Reinosa.

Reinosa (España) a través de  tiempo ha contado con variantes en su escritura: Ranosa, Renosa y Reinosa; apareciendo en la documentación española justamente en ese orden cronológico en los  siglos XII, XIII y XIV respectivamente. Reynosa, la otra variante importante para México, es meramente ortográfica y fue utilizada en la documentación de Reinosa España entre los siglos XV y XVIII.  En el caso de la Reynosa tamaulipeca, se considera como un capricho arcaizante donde su nombre ha perdurado hasta la actualidad. 

De acuerdo con la documentación resguardada en el Archivo General de la Nación en México (AGN) y el Archivo Municipal de Reynosa (AMR), todavía se utilizaba Reynosa únicamente con “y” en el momento de la fundación de la villa del Nuevo Santander. Fue en la segunda parte de la década de 1770 donde aparecen algunos documentos en el AMR que utilizan el nombre de Reinosa con “i,” con un ligero incremento en el uso de esta versión ortográfica durante los años del movimiento de  la Independencia de México (1810-1821). 

En los expedientes más destacados que existen en el AMR de la época colonial, como son los Autos de la General Visita de 1767 y 1768 (el primer repartimiento de tierras de la villa de Reynosa) y el expediente del Traslado de la villa de Reynosa de 1799 a 1802 del AGN, solo aparece la versión de Reynosa con “y”. Imprudentemente este último expediente fue transcrito por el personal del AGN con la versión de “Reinosa” para su publicación en su boletín de 1956.

 La forma con “y” continuó usándose oficialmente en la Villa Tamaulipeca y escasamente existe documentación durante el siglo XIX con la ortografía de Reinosa después de la creación de la República Mexicana.

En la documentación resguardada en el Archivo Municipal de Reynosa vuelve a resurgir la versión Reinosa con “i” durante las primeras décadas del siglo XX, incrementando  su uso  en papeles protocolarios, aunque predominaban sellos y membretes oficiales con la versión de “y” durante la década de 1920. 

Curiosamente, tanto las villas Reinosa España como Reynosa México se elevaron a ciudades al mismo tiempo en el año de 1927, sellando definitivamente las diferencias ortográficas entre ambas.  En ese entonces las dos ciudades contaban aproximadamente con el mismo número de  pobladores. Actualmente, la ciudad mexicana tiene 54 veces más población que su contraparte española. 

La etimología para ambas ciudades sigue siendo la misma del latín: tierra o villa forrajera. El gentilicio para sus pobladores si es diferente: Reinosa  no para los españoles y reynosense para los mexicanos.

(*Antropólogo, y cronista de Reynosa)

imagen-cuerpo

VESTIGIO. La imagen muestra el frente y el reverso de una multa expedida en 1918, donde se aprecia en la impresión del documento la palabra “Reinosa” con “i” y en el sello “Reynosa” con “y”



DEJA TU COMENTARIO
PUBLICIDAD

PUBLICIDAD