buscar noticiasbuscar noticias

Regreso a la escuela lleno de incertidumbre en México

Con botellas de gel, controles de temperatura y ventanas abiertas de par en par, el lunes comenzó un nuevo año escolar para millones de niños en México

CIUDAD DE MÉXICO

Oficialmente, la escuela está comenzando "en persona, de manera responsable y ordenada", según el Ministerio de Educación.

Regreso a la escuela lleno de incertidumbre en México

En la práctica, será un sistema voluntario, diverso e híbrido entre el aprendizaje presencial y las lecciones virtuales en estructuras que algunos llaman caóticas y otras graduales. Miles de escuelas abrirán sus puertas después de un año y medio de cierre, pero no está claro cuántos lo harán, ni cuántos estudiantes se presentarán, porque más allá de las regulaciones federales, estatales y locales, la decisión final la tomará escuelas y padres.

“Hay una total incertidumbre con respecto a cómo va a ir”, dijo Bettina Delgadillo, directora de una escuela privada en San Pedro Garza García, en Nuevo León, el municipio más rico de México.

“Hay escuelas que están mejor preparadas y son más seguras para los niños que los supermercados o establecimientos con mesas abiertas”, dijo. “Pero entiendo cómo para las autoridades es complicado decir 'aquí sí' y 'aquí no'”.

En el otro extremo del país, en Chiapas, el estado más pobre de México, el maestro de escuela primaria Enrique Morales estaba igualmente desconcertado por un conjunto diferente de problemas. “No han limpiado muchas escuelas y depende de los padres contribuir para comprar gel y todo lo demás”, dijo.

En los alrededores de Simojovel, donde Morales enseña, los padres aún no se habían reunido para decidir qué hacer, pero tenía claro que no quería llevar a sus dos hijos al aula. Chiapas tiene el nivel más bajo de alerta de COVID-19 en México, el único estado verde en el sistema codificado del país, pero enterró a su padre en enero y hace unos días a su suegro.

El nuevo año escolar comienza en un momento en que México se encuentra en medio de su tercera ola de infecciones por COVID-19 y ha registrado más de 380.000 muertes confirmadas por COVID-19. Aproximadamente el 64% de su población adulta ha recibido al menos una dosis de vacuna, pero muy pocos niños están vacunados.

“El regreso a clases no significa necesariamente un mayor riesgo para los niños que regresan a la escuela ni para la comunidad”, dijo Miguel Betancourt, experto en salud pública. Pero tienen que seguir las condiciones básicas de higiene, vigilancia y ventilación y estar preparados para hacer ajustes constantemente si es necesario, según UNICEF y la Organización Panamericana de la Salud.

En México, las condiciones varían. En algunas escuelas, los niños están registrados con códigos QR escaneados y sus maestros reciben pruebas rápidas periódicas. Otros carecen incluso de agua corriente. Pero los educadores de ambos tipos de escuelas, como Delgadillo y Morales, coinciden en que si bien los niños deben estar protegidos, el aprendizaje a distancia no es suficiente.

“Vamos a hacer todo lo posible para que los niños vengan dos o tres días, porque la otra opción no funcionó”, dijo Morales, la maestra en Chiapas. "Pero el gobierno tiene que limpiar las aulas".

México tiene más de 30 millones de estudiantes, 25 millones de ellos en educación básica. Constituyen una parte significativa de los 100 millones de niños afectados por el cierre de escuelas en América Latina durante el último año y medio. La región ya enfrentó obstáculos existentes que pusieron a muchos de sus estudiantes detrás de sus pares en otras partes del mundo. El asesor regional de UNICEF, Vincenzo Placco, advirtió que la pandemia agudizará la crisis del aprendizaje en la región "con consecuencias a largo plazo en el desarrollo de toda una generación de estudiantes".

Placco dijo que las escuelas deberían ser las últimas en cerrar y las primeras en reabrir porque a menudo son más seguras que los hogares para niños.

Solo en México, 5,2 millones de estudiantes no se matricularon en el último semestre por cuestiones relacionadas con la pandemia o falta de recursos, según la Secretaría de Gobernación del país, que también advirtió sobre aumentos de la violencia doméstica y suicidios entre menores.

La reapertura gradual y la reevaluación constante serán clave. Campeche, en el sureste de México, fue el primer estado en traer estudiantes de regreso al aula en abril. Pero tuvo que detenerse cuando las infecciones aumentaron. Ahora las autoridades educativas estatales dicen que hubo lecciones aprendidas: mejor capacitación para maestros y padres, tratar de que los maestros se queden en las comunidades donde enseñan para que haya menos movilidad y dedicar los viernes a trabajos de recuperación para los estudiantes que se han retrasado.

El gobierno federal terminó rechazando la idea de que los padres firmaran una carta confirmando que era su decisión enviar a sus hijos a la escuela. Muchos consideraron un intento del gobierno de eludir la responsabilidad de proporcionar entornos de aprendizaje seguros.

Morales dijo que en Chiapas pedirán a los padres que firmen porque los maestros no quieren ser responsables si hay infecciones. En la Ciudad de México, muchas escuelas privadas están requiriendo que los estudiantes traigan un formulario firmado cada día diciendo que el estudiante no muestra síntomas de enfermedad.

“Todo te da miedo”, dijo Rosario Plácido, quien vende quesadillas y tiene una hija de 5 años y un hijo de 14 años. "La enfermedad da miedo, pero el que no va, no aprende".


DEJA TU COMENTARIO
PUBLICIDAD

PUBLICIDAD