buscar noticiasbuscar noticias

Ponen ‘tacha’ a padres

La última fuga de estudiantes –esta vez registrada en la Sec. Fco. J. Mújica- trajo de nuevo la cuestión sobre la seguridad escolar, que abordamos con el titular de Educación, Antonio Caballero; él dice que los padres de familia no se estarían comunicando debidamente con sus hijos

Ponen ‘tacha’ a padres
Antonio Caballero, Educación
imagen-recuadro

“Las escuelas son seguras, los padres pueden tener la confianza de que sus hijos están bien cuidados, pero también deben poner de su parte porque el problema se presenta fuera de los planteles educativos”.

Esto, luego de que cuatro jovencitas de la Escuela Francisco J. Mújica decidieran irse de “pinta” por seis días, causando pánico entre sus padres y encendiendo un foco de alerta entre la sociedad.

“Las escuelas son seguras, los padres pueden tener la confianza de que sus hijos están bien cuidados, pero también deben poner de su parte porque el problema se presenta fuera de los planteles educativos”.

“Es común en aquellos niños que se hayan puesto de acuerdo con otro amigo o amiga para no acudir a las clases. Es cuestión de los niños que están muy despiertos y se ponen de acuerdo sin que los padres se den cuenta y esto los maestros no lo pueden detectar”.

LOS FILTROS

Caballero destaca que los planteles educativos cuentan con filtros de revisión por lo que los alumnos difícilmente pueden faltar a clases sin ser detectados.

“A diario se toma lista de asistencia, esto hace que los maestros estén al pendiente de las veces que los alumnos no acuden y de esta forma puedan dar aviso a sus padres”.

Esto dijo, cuando los alumnos se encuentran dentro de los planteles educativos ya que cuando deciden no acudir, la problemática es otra. “Cuando se salen de control puede ser en el recreo porque las escuelas son grandes y toman diferentes rumbos pero normalmente todos están en el patio jugando o desayunando. Difícilmente se salen de la escuela, la pinta es cuando se salen de la escuela”.

Indicó que la mayoría de los planteles han optado por colocar bardas altas a fin de que los alumnos no puedan brincar y salir de la escuela.

“Cuando se juntan tres faltas se habla con el padre de familia porque a veces están enfermos o salen de la ciudad de urgencia y los padres justifican las faltas, pero cuando vemos que es muy frecuente, Reynosa tiene mucha movilidad, familias que se van de la ciudad y sólo regresan por los papeles”.

LA FALLA

Destacó que los maestros conocen a sus alumnos, saben de sus necesidades y las hacen saber a los padres de familia y es ahí, donde no se brinda la atención necesaria.

“Hay padres que a veces no aceptan que sus hijos tienen problemas en la escuela porque desafortunadamente en la casa son de una manera  y en la casa de otra”.

Cuando los padres detectan estos problemas, llaman a los padres a fin de poder trabajar en conjunto y ayudar a los alumnos.

“La falla está en la casa. Normalmente no van porque no hicieron la tarea o trabajo. La intención es que los padres de familia es que los padres estén al pendiente de sus hijos”.

NO HAY INTERÉS

El jefe regional de educación comentó que otro de los problemas es que cuando se detecta a un niño o joven portando un uniforme escolar y no se encuentra en la escuela, no hay alguien que se lo cuestione.

“Nos volvimos individualistas, no nos preocupamos por la gente alrededor, lo que tenemos que cuidar es el bien común y que nuestros niños si los vemos fuera con su uniforme y está haciendo tiempo en un centro comercial para irse”.

Manifestó que los adultos tienen la responsabilidad de preguntarles qué hacen fuera de clases y si sus padres saben dónde están.

“Antes cuando veías a un muchacho en horario de clases y fuera de la escuela le preguntabas qué hacía, en qué escuela estaba, qué horario tenía porque como padres nos gustaría que si nuestros hijos estuvieran en una situación igual, un adulto le llamara la atención, ahora esto ya no se hace”.

LA SOLUCIÓN

Dijo que este problema tiene una solución y ésta, se encuentra en el hogar.

“Todo viene de casa. Si no les ponen atención hay problemas. Los padres deben estar al pendiente, tener comunicación, llamarles la atención checar sus tareas, sus deberes porque dentro de la escuela, los maestros están haciendo su trabajo”.

Se ha perdido la comunicación y el interés de los padres por sus hijos, aunque dijo, no se puede generalizar.

“No todos los padres son así, hay algunos muy dedicados, pero otros que por motivos de trabajo u otros asuntos pierden la comunicación y la atención que deben tener para con sus hijos y ésto provoca que los alumnos se acerquen a personas que quizá no son las adecuadas para su formación”.

Comentó que la queja frecuente de maestros y directivos, es que los padres de familia piensan que las escuelas, son guarderías.

“Por ejemplo, ahora que tuvimos temperaturas de tres grados con sensación térmica de hasta menos un grado, en una escuela primaria una madre de familia llevó a su niño porque no tenía quién se lo cuidara. Sabemos que los padres deciden si sus hijos van o no a la escuela con climas extremos”.

En estos casos comentó, los maestros reciben a los niños aún cuando se trate de un sólo alumno, pues de todas formas, ellos acuden a trabajar.



DEJA TU COMENTARIO
PUBLICIDAD

PUBLICIDAD