buscar noticiasbuscar noticias

‘Orillada’ a dirigir filme

Adapta novela de 2008, ‘The Lost Daughter’, de Elena Ferrante, quien la condiciona a que fuera quien llevara la batuta

Maggie Gyllenhaal podrá provenir de una familia de cineastas, pero nunca se permitió soñar con dirigir, sino hasta hace poco. Las cosas cambiaron muy rápidamente para la actriz cuando se encontró escribiéndole a Elena Ferrante para pedirle permiso para adaptar su novela de 2008 “The Lost Daughter” (“La niña perdida”).

Ferrante dijo que sí pero con una condición: Gyllenhaal tenía que dirigirla ella misma o el contrato era “nulo y sin efecto”.

De izquierda a derecha, Olivia Colman, Maggie Gyllenhaal y Dakota Johnson.‘Orillada’ a dirigir filme

“Creo que siempre he sido directora y no me sentía con derecho a admitirlo”, dijo Gyllenhaal el viernes en el Festival de Cine de Venecia antes del estreno de su película en competencia. “Creo que es un mejor trabajo para mí en realidad”.

La novela de Ferrante sigue a una profesora universitaria de mediana edad y madre de dos hijas mayores en unas vacaciones en solitario en las que queda embelesada por una madre más joven y su hija. 

Olivia Colman y Jessie Buckley interpretan a la protagonista, Leda, en diferentes etapas de su vida. La Leda de Colman está de vacaciones en Grecia cuando se da cuenta de que Nina (Dakota Johnson) y su pequeña hija están en la misma playa y toma una decisión extraña en relación con la muñeca de la niña.

Gyllenhaal dijo que las novelas de Ferrante presentan “verdades secretas sobre una experiencia femenina en el mundo de la que realmente me gustó haber hablado en voz alta... Parecía algo peligroso y emocionante de probar. Por eso quise intentar adaptarla al cine”.

Mantuvo correspondencia con Ferrante y ésta proporcionó notas sobre el guion, que se toma muchas libertades creativas, incluyendo hacer a Leda británica y a Nina estadounidense en lugar de italianas. La autora italiana la apoyó; quería que Gyllenhaal hiciera suya la historia. Pero una cosa sí le dijo: era muy importante que Leda “no estuviera loca”. Si lo fuera, eso haría descartable la historia.

“Estoy muy agradecida de que no la describieran como alguien con locura”, dijo Colman. “Eso es lo que me encantó”.


DEJA TU COMENTARIO
PUBLICIDAD

PUBLICIDAD