buscar noticiasbuscar noticias

Víctima de esclavitud de Corea del Sur busca justicia en la ONU

Treinta años después de hacer pública su historia de secuestro, violación y prostitución forzada por parte del ejército japonés durante la guerra, Lee Yong-soo teme que se le esté acabando el tiempo para cerrar su terrible experiencia

Víctima de esclavitud de Corea del Sur busca justicia en la ONU

Su último esfuerzo, y posiblemente el último, es persuadir a los gobiernos de Corea del Sur y Japón para que resuelvan su estancamiento de décadas sobre la esclavitud sexual buscando el juicio de las Naciones Unidas.

Lee lidera un grupo internacional de sobrevivientes y defensores de la esclavitud sexual, incluidos los de Filipinas, China, Indonesia, Australia y Timor Oriental, que enviaron una petición a los investigadores de derechos humanos de la ONU la semana pasada para presionar a Seúl y Tokio para que remitan el problema de manera conjunta a la Oficina Internacional de la ONU. Corte de Justicia. El grupo quiere que Seúl inicie procedimientos de arbitraje contra Japón con un panel de la ONU sobre tortura si Tokio no accede a llevar el caso a la CIJ.

No está claro si Corea del Sur, que tomará posesión de un nuevo gobierno en mayo, considerará llevar el asunto a la ONU cuando enfrente presiones para mejorar las relaciones con Japón en medio de un momento turbulento en los asuntos mundiales. El país nunca ha peleado un caso bajo tales procedimientos, y cualquier cosa que no sea una victoria desequilibrada podría verse en casa como una derrota.

Es difícil para Lee ser paciente cuando otros sobrevivientes siguen muriendo.

Le preocupa que su situación sea olvidada o distorsionada por los aparentes esfuerzos de Japón por minimizar la naturaleza coercitiva y violenta de la esclavitud sexual de la Segunda Guerra Mundial y excluirla de los libros de texto.

Lloró mientras describía cómo la arrastraron de su casa cuando tenía 16 años para servir como esclava sexual para el Ejército Imperial de Japón, y el duro abuso que soportó en un burdel militar japonés en Taiwán hasta el final de la guerra. historia que contó por primera vez al mundo en 1992.

"Tanto Corea del Sur como Japón siguen esperando que muramos, pero lucharé hasta el final", dijo Lee en una entrevista reciente en la oficina de The Associated Press en Seúl, frente a la embajada japonesa. Ella dijo que su campaña tiene como objetivo presionar a Japón para que acepte plenamente la responsabilidad y reconozca su pasado de esclavitud sexual militar como crímenes de guerra y eduque adecuadamente a su público sobre los abusos, a través de libros de texto y memoriales.

"Creo que hasta ahora me ha esperado el tiempo para poder apretar los dientes y hacer todo lo posible para resolver este problema", dijo Lee.

Las quejas por la esclavitud sexual, el trabajo forzado y otros abusos derivados del brutal gobierno colonial de Japón en la península de Corea antes del final de la Segunda Guerra Mundial han tensado las relaciones Seúl-Tokio en los últimos años a medida que las animosidades se extendieron a cuestiones comerciales y de cooperación militar. Las disputas han frustrado a Washington, que quiere una cooperación tripartita más fuerte con sus aliados asiáticos para enfrentar los desafíos que plantean Corea del Norte y China.

El próximo cambio de gobierno en Seúl ha inspirado una cautelosa esperanza en Japón sobre la mejora de los lazos. Después de ganar las elecciones a principios de este mes, el presidente electo conservador de Corea del Sur, Yoon Suk Yeol, prometió una cooperación "enfocada en el futuro" con Japón.

Aún así, a los países les puede resultar difícil concentrarse en el futuro si no pueden reducir sus desacuerdos sobre el pasado.

Lee, quien en 2007 testificó en la Cámara de Representantes de EE. UU. antes de que aprobara una resolución histórica que instaba a Japón a reconocer la esclavitud sexual en tiempos de guerra, ya no cree que Seúl y Tokio puedan resolver su disputa histórica sin un proceso de la ONU.

Años de conversaciones diplomáticas bilaterales fueron en gran medida infructuosos. Un acuerdo al azar alcanzado entre los ministros de Relaciones Exteriores de los países en 2015, incluido Fumio Kishida, el actual primer ministro de Japón, nunca estuvo a la altura de su objetivo de resolver el problema "final e irreversiblemente".

Lee y otros sobrevivientes dijeron que los funcionarios de Seúl no los consultaron antes de hacer el trato, según el cual Japón acordó contribuir con mil millones de yenes ($ 8 millones) a un fondo de Corea del Sur para ayudar a las víctimas. Cuestionaron la sinceridad del gobierno japonés, entonces dirigido por el primer ministro derechista Shinzo Abe, a quien los surcoreanos acusaron durante mucho tiempo de sanear los crímenes de guerra de Japón, porque los funcionarios japoneses enfatizaron que los pagos no deberían considerarse una compensación.

Los fallos de los tribunales de Corea del Sur en los últimos años que piden al gobierno y las empresas de Japón que proporcionen reparaciones a las víctimas de la esclavitud sexual y el trabajo forzado han sido rechazados con enojo por Tokio, que insiste en que todos los problemas de compensación en tiempos de guerra se resolvieron en virtud de un tratado de 1965 que normaliza las relaciones entre las dos naciones.

Los historiadores dicen que decenas de miles de mujeres de toda Asia, muchas de ellas coreanas, fueron enviadas a burdeles militares de primera línea para proporcionar sexo a los soldados japoneses. En el momento del acuerdo de 2015, 46 de las 239 mujeres que se registraron ante el gobierno de Seúl como víctimas aún vivían en Corea del Sur, pero ahora solo quedan 12.

Japón ha expresado repetidamente su pesar por sus acciones durante la guerra. Realizó un estudio de la práctica y estableció un fondo de contribuciones privadas en 1995 para compensar a las víctimas en Filipinas, Corea del Sur y Taiwán antes de que expirara en 2007.

Muchos surcoreanos creen que los comentarios y acciones anteriores de Tokio carecieron de sinceridad y no alcanzaron las reparaciones legales antes de que los conservadores los arruinaran aún más y continuaron minimizando o cuestionando el pasado de guerra de Japón. También hay frustración por las opiniones de que los libros escolares japoneses endulzan las brutalidades pasadas.

Un informe de la ONU de 1996 concluyó que las esclavas sexuales fueron tomadas mediante "violencia y coerción total". Una declaración de Japón en 1993 reconoció que las mujeres fueron secuestradas "en contra de su propia voluntad, mediante persuasión, coerción", pero los líderes de la nación lo negaron más tarde.

El Ministerio de Relaciones Exteriores de Japón ahora dice que su gobierno no ha encontrado documentos que muestren el uso de la coerción en el reclutamiento de las llamadas "mujeres de solaz" y se niega a describir el sistema como esclavitud sexual. Tokio instó a Seúl a cumplir con el acuerdo de 2015 y describió las demandas recientes presentadas por víctimas de esclavitud sexual de Corea del Sur en busca de compensación como "extremadamente lamentables y absolutamente inaceptables".

Lee comenzó a hacer campaña el año pasado para que Seúl y Tokio remitieran conjuntamente sus disputas relacionadas con la esclavitud sexual a la CIJ en La Haya, el tribunal supremo de la ONU. Después de una respuesta silenciosa de ambos gobiernos, Lee ahora exige que Corea del Sur convoque a un panel de la ONU para examinar si Tokio está incumpliendo con sus obligaciones en virtud de la Convención contra la Tortura de 1984 al negar o minimizar sus pasadas brutalidades.

Corea del Sur puede presentar una queja contra Japón ante el comité contra la tortura de la convención o demandar a Japón en la CIJ por violaciones de la convención, dijo Ethan Hee-Seok Shin, un experto en derecho internacional que está ayudando con los esfuerzos de Lee. En el manejo de disputas entre países, la convención permite que cualquiera de las partes remita el asunto a la CIJ si los países no pueden ponerse de acuerdo dentro de los seis meses sobre un panel de arbitraje. Las decisiones de la CIJ son vinculantes para los estados miembros de la ONU.

"Este problema no desaparece con los sobrevivientes", dijo Lee. "Si no puedo encargarme de eso, los problemas pasan a nuestra próxima generación". __ El periodista de AP Yuri Kageyama en Tokio contribuyó a este despacho.



DEJA TU COMENTARIO
PUBLICIDAD

PUBLICIDAD