buscar noticiasbuscar noticias

Brasil celebra elecciones históricas con Lula contra Bolsonaro

Los brasileños votan en una elección altamente polarizada que podría determinar si el país devuelve a un izquierdista

Los brasileños votan en una elección altamente polarizada que podría determinar si el país devuelve a un izquierdista al mando de la cuarta democracia más grande del mundo o mantiene al titular de extrema derecha en el cargo por otros cuatro años.

Brasil celebra elecciones históricas con Lula contra Bolsonaro

CONTIENDA

La contienda enfrenta al actual presidente Jair Bolsonaro contra su némesis político, el expresidente Luiz Inácio Lula da Silva. Hay otros nueve candidatos, pero su apoyo palidece ante el de Bolsonaro y da Silva.

Las encuestas de opinión recientes le han dado a da Silva una ventaja dominante: la última encuesta de Datafolha publicada el sábado encontró una ventaja de 50% a 36% para da Silva entre los que tenían la intención de votar. Entrevistó a 12.800 personas, con un margen de error de dos puntos porcentuales.

Fernanda Reznik, una trabajadora de la salud de 48 años, vestía una camiseta roja, un color asociado con el Partido de los Trabajadores de da Silva, para votar en Copacabana, donde a menudo se congregan los manifestantes a favor de Bolsonaro, y había estado esperando en fila durante 40 minutos.

"¡Esperaré tres horas si es necesario!" dijo Reznik, quien ya no se molesta en hablar de política con los vecinos que favorecen a Bolsonaro. "Este año la elección es más importante, porque ya pasamos cuatro años de Bolsonaro y hoy podemos marcar la diferencia y darle otro rumbo a este país".

La administración de Bolsonaro se ha caracterizado por un discurso incendiario, su puesta a prueba de las instituciones democráticas, su manejo ampliamente criticado de la pandemia de COVID-19 y la peor deforestación en la selva amazónica en 15 años.

  • Pero ha construido una base devota defendiendo los valores conservadores, rechazando la corrección política y presentándose a sí mismo como alguien que protege a la nación de las políticas izquierdistas que, según él, infringen las libertades personales y producen confusión económica.

Marley Melo, un comerciante de 53 años de la capital Brasilia, lucía el amarillo de la bandera brasileña, que Bolsonaro y sus seguidores han elegido para las manifestaciones. Melo dijo que está votando una vez más por Bolsonaro, quien cumplió con sus expectativas, y no cree en las encuestas que lo muestran a la zaga.

"Las encuestas se pueden manipular. Todos pertenecen a empresas con intereses"

"Las encuestas se pueden manipular. Todos pertenecen a empresas con intereses", dijo.

Una recuperación económica lenta aún tiene que llegar a los pobres, con 33 millones de brasileños pasando hambre a pesar de los pagos de asistencia social más altos . Al igual que varios de sus vecinos latinoamericanos que enfrentan una alta inflación y una gran cantidad de personas excluidas del empleo formal, Brasil está considerando un giro hacia la izquierda política.

Da Silva podría ganar en la primera vuelta, sin necesidad de una segunda vuelta el 30 de octubre, si obtiene más del 50% de los votos válidos, que excluyen las boletas nulas y en blanco.

Una victoria absoluta de da Silva agudizaría el enfoque en la reacción de Bolsonaro al conteo. Ha cuestionado repetidamente la confiabilidad no solo de las encuestas de opinión , sino también de las máquinas de votación electrónica de Brasil . Los analistas temen que haya sentado las bases para rechazar los resultados.

En un momento, Bolsonaro afirmó poseer pruebas de fraude, pero nunca presentó ninguna, incluso después de que la autoridad electoral fijó un plazo para hacerlo. Dijo tan recientemente como el 18 de septiembre que si no gana en la primera ronda, algo debe ser "anormal".

Da Silva, de 76 años, fue una vez un trabajador metalúrgico que ascendió de la pobreza a la presidencia y se le atribuye la construcción de un extenso programa de bienestar social durante su mandato de 2003-2010 que ayudó a llevar a decenas de millones a la clase media.

Pero también es recordado por la participación de su administración en grandes escándalos de corrupción que involucraron a políticos y ejecutivos de empresas.

Las propias condenas de Da Silva por corrupción y lavado de dinero lo llevaron a 19 meses de prisión, lo que lo dejó fuera de la carrera presidencial de 2018 que, según las encuestas, había liderado contra Bolsonaro. Posteriormente, la Corte Suprema anuló las condenas de da Silva con el argumento de que el juez estaba parcializado y en connivencia con los fiscales.

La trabajadora social Nadja Oliveira, de 59 años, dijo que votó por da Silva e incluso asistió a sus mítines, pero desde 2018 vota por Bolsonaro.

"Lamentablemente, el Partido de los Trabajadores nos decepcionó. Prometía ser diferente", dijo en Brasilia.

Otros, como Marialva Pereira, son más indulgentes. Dijo que votaría por el expresidente por primera vez desde 2002.

"No me gustaron los escándalos en su primer gobierno, nunca más voté por el Partido de los Trabajadores. Ahora lo haré, porque creo que lo encarcelaron injustamente y porque Bolsonaro es un presidente tan malo que hace que todos los demás se vean mejor", dijo Pereira, de 47 años.

Hablando después de emitir su voto en Sao Bernardo do Campo, el centro manufacturero en el estado de Sao Paulo donde fue líder sindical, da Silva recordó que hace cuatro años estuvo encarcelado y no podía votar.

"Quiero intentar que el país vuelva a la normalidad, intentar que este país vuelva a cuidar a su gente", dijo a los periodistas.

Bolsonaro creció en una familia de clase media baja antes de unirse al ejército. Recurrió a la política después de que lo obligaron a dejar el ejército por presionar abiertamente para aumentar el salario de los militares. Durante sus siete mandatos como legislador marginal en la cámara baja del Congreso, expresó regularmente nostalgia por las dos décadas de dictadura militar del país.

Sus acercamientos a las fuerzas armadas han despertado la preocupación de que su posible rechazo a los resultados de las elecciones pueda ser respaldado por los altos mandos.

El sábado, Bolsonaro compartió publicaciones en las redes sociales de políticos extranjeros de derecha, incluido el expresidente de los Estados Unidos, Donald Trump, quien pidió a los brasileños que votaran por él. El ex primer ministro de Israel, Benjamin Netanyahu, expresó su gratitud por las relaciones bilaterales más fuertes y el primer ministro húngaro, Viktor Orbán, también lo elogió.

Después de votar el domingo por la mañana, Bolsonaro dijo a los periodistas que "se deben respetar elecciones limpias" y que la primera vuelta sería decisiva. Cuando se le preguntó si respetaría los resultados, levantó el pulgar y se alejó.

Debido a que la votación se lleva a cabo electrónicamente, los resultados preliminares suelen estar disponibles en cuestión de minutos y el resultado final está disponible unas horas más tarde. Este año, todas las urnas cerrarán a las 5 p. m. hora de Brasilia (4 p. m. EDT; 2000 GMT).

Leda Wasem, de 68 años, no tenía dudas de que Bolsonaro no solo será reelegido, sino que ganará por completo en la primera vuelta. Vistiendo una camiseta de la selección nacional de fútbol en un lugar de votación en el centro de Curitiba, el agente de bienes raíces dijo que una eventual victoria de da Silva solo podría tener una explicación: fraude.

"No lo creería. Donde trabajo, donde voy todos los días, no veo una sola persona que apoye a Lula", dijo.



DEJA TU COMENTARIO
PUBLICIDAD

PUBLICIDAD