buscar noticiasbuscar noticias

Puede México 'ponerse el chip'

El potencial nearshoring que tiene Estados Unidos con México impulsaría la fabricación de chips o algún componente de éstos en el País, de acuerdo con el Centro de Estudios Internacionales Gilberto Bosques

CIUDAD DE MÉXICO

El potencial nearshoring que tiene Estados Unidos con México impulsaría la fabricación de chips o algún componente de éstos en el País, de acuerdo con el Centro de Estudios Internacionales Gilberto Bosques.

Puede México ponerse el chip

Los chips o microcomponentes son piezas básicas para los autos eléctricos, producción que también se vería beneficiada, destacó el centro Gilberto Bosques, del Senado, en un documento.

El concepto de nearshoring se refiere a que un país mantiene sus centros de producción cerca de las zonas de consumo o de los contratistas. La Administración de Joe Biden contempla una inversión de 50 mil millones de dólares para apoyar la fabricación e investigación de semiconductores. México podría ser parte de alguno de los procesos, debido a su cercanía con Estados Unidos, resalta el documento "Nuevos enfoques en el reordenamiento de las cadenas de valor globales" del mencionado centro de estudios. "Si bien es difícil que todos los procesos (para fabricar chips) se realicen en un solo país, un potencial nearshoring de la producción hacia América de Norte en este sector pudiera representar una oportunidad para México si logra incorporarse, o incluso escalar, en la cadena de producción, fortaleciendo así la integración regional", expone el documento.

Con el avance de las tecnologías cada vez más dispositivos y máquinas contienen un mayor número de semiconductores; por ejemplo, un automóvil eléctrico puede tener más de 3 mil chips, resalta. "A su vez, facilitaría que México se posicione en la producción de vehículos eléctricos que dependen en gran parte de los semiconductores", menciona el documento del centro. De esta forma, el País podría fortalecer su posición como plataforma exportadora en sectores integrados, lo que provocaría un repunte en la actividad industrial y el comercio exterior, dos de los principales motores para la reactivación económica, expone el texto.

No obstante, advierte que para implementar la participación de México en la producción de chips de la región Norteamérica se requiere que el País cuente con mejores condiciones para nuevas inversiones, por ejemplo, una política fiscal más atractiva y una mejor infraestructura, entre otros aspectos. La mayor fabricación de chips en el mundo se ubica en Asia, con alrededor de 80 por ciento, principalmente en Taiwán, lo cual responde a que la producción de semiconductores cada vez está distribuida en menos empresas. "Basta con señalar que el número de fabricantes que realmente están a la vanguardia de la industria ha caído de más de 25 en el año 2000 a tan sólo tres: la estadounidense Intel, Samsung, en Corea del Sur, y TSMC, en Taiwán", refiere el estudio.


DEJA TU COMENTARIO
PUBLICIDAD

PUBLICIDAD