buscar noticiasbuscar noticias

Iglesia Anglicana consagra a la primera obispa de su historia

La reverenda británica Libby Lane hoy se convirtió en la primera obispa de la Iglesia de Inglaterra.

Londres, Inglaterra.- La reverenda británica Libby Lane se convirtió hoy en la primera obispa de la Iglesia de Inglaterra tras ser consagrada en una solemne ceremonia en la catedral de York, que fue interrumpida brevemente por la objeción de un espontáneo.

Lane asistió acompañada de su familia al servicio oficiado por el obispo de York, John Sentamu, durante el cual reafirmó su credo y juró obediencia a la ley canónica.

La reverenda Libby Lane sonríe tras ser consagrada nueva obispa de la Iglesia Anglicana en la catedral de York (Reino Unido).Iglesia Anglicana consagra a la primera obispa de su historia

A mitad de la ceremonia, a la que asistieron casi dos millares de personas, se produjo el incidente con el espontáneo -posteriormente identificado como el reverendo Paul Williamson-, que se opuso a la consagración de la candidata después de que Sentamu pidiera la aprobación de la congregación.

"Hermanos y hermanas, escucharon lo grande que es la carga que Libby asumirá y  oyeron sus declaraciones. ¿Es nuestra voluntad que sea ordenada?", preguntó el arzobispo, siguiendo el protocolo.

Al tiempo que los reunidos replicaban casi al unísono "sí, lo es", el reverendo opositor dijo: "No, no en mi nombre. No en la Biblia. Con respeto, su gracia, pido hablar sobre este impedimento absoluto".

Sin más atención al asunto, Sentamu leyó entonces una declaración ya escrita y repitió su pregunta, que fue contestada afirmativamente.

Tras la letanía y una plegaria de consagración, Lane, vestida con la tradicional túnica y alzacuellos púrpura, se arrodilló frente al arzobispo para que éste y otros presentes le tocaran la cabeza mientras rezaban.

Posteriormente, Sentamu la ungió en consagración y le entregó una Biblia, tras lo cual quedó proclamada en el cargo entre los aplausos de la multitud.

Con su consagración, Libby Lane se convierte en la octava obispa sufragánea de Stockport, en la diócesis de Chester (norte inglés), donde ya ha servido durante años y ha ocupado varios cargos.

Su nombramiento marca un hito en la Iglesia de Inglaterra, la más numerosa en el Reino Unido, que durante décadas se ha debatido sobre la consagración de mujeres al obispado, un asunto que en 2011 motivó la conversión de varios religiosos del protestantismo al catolicismo.

Lane, de 48 años y sacerdote desde 1994, fue elegida primera obispa por el Sínodo anglicano el pasado 17 de diciembre, después de que el julio anterior el máximo órgano rector aprobara la ordenación de mujeres y en noviembre el Parlamento tramitara la legislación correspondiente, con una enmienda a la ley canónica.

Para lograr el consenso en esta cuestión, la Iglesia de Inglaterra, también debilitada por el asunto no resuelto de las bodas entre homosexuales, ofreció a las diócesis que no quieran aceptar a una mujer la posibilidad de mantener un obispo.

Antes de la ceremonia de hoy, Lane confesó a Radio Manchester que estaba "muy emocionada" con sus perspectivas de futuro.

"Es algo muy significativo que esto me esté sucediendo y la gente me ha apoyado mucho a nivel personal, pero en realidad se trata de un momento en la historia de la Iglesia", declaró.

Educada en la universidad de Oxford y ordenada sacerdote en la primera promoción de mujeres en el Reino Unido en 1994, Lane era desde 2007 pastora en las iglesias de St. Peter en Hale y St. Elizabeth, en Asley, en la diócesis de Chester.

Además, ha sido deán de mujeres sacerdotes en esa diócesis y en 2013 fue elegida, en representación del norte de Inglaterra, una de ocho observadoras en la Cámara de Obispos, como parte de un proceso para incluir a obispas en ese órgano.

En Inglaterra -las otras autonomías británicas tienen sus propias ramas anglicanas-, de 7.798 sacerdotes a tiempo completo, 1.781 son mujeres, las más veteranas de las cuales podrían cubrir plazas de obispo a media que surjan vacantes.

Además de en Inglaterra, de 165 países con presencia del credo anglicano -con unos 85 millones de fieles-, se acepta actualmente la ordenación de obispas en Irlanda, Australia, Nueva Zelanda, Canadá y Estados Unidos, con un total de 29 mujeres anteriormente consagradas.

Libby Lane, una obispa experta en "tender puentes"

La reverenda británica Libby Lane, que hoy se convirtió en la primera obispa de la Iglesia de Inglaterra, es conocida por su habilidad para "tender puentes", lo que le ha permitido aunar opiniones y aumentar el número de fieles en su congregación.

El arzobispo de Exeter, Robert Arwell, antiguo superior de Lane y a quien ésta sustituye como obispa sufragánea de Stockport, en la diócesis de Chester (norte inglés), ha alabado su "calidez" y su destreza diplomática, que le han valido el apoyo y afecto de sus colegas y de la comunidad de creyentes.

"Uno de los aspectos más conocidos de Stockport es que tiene el mayor viaducto del país, que cubre el río Mersey. Es un icono de Stockport, al igual que lo es Libby. Es una gran constructora de puentes", ha declarado en el pasado.

Arwell considera que, en su nueva condición de obispa, "tenderá puentes entre la Iglesia y la comunidad local y entre personas de diferentes opiniones".

Su comprensión y capacidad para integrar diferentes puntos de vista la hizo muy popular, tanto entre jóvenes como entre jubilados, en la iglesia de Saint Peter, en Hale, donde ha servido los últimos siete años, en los que la congregación se ha multiplicado por tres.

Desde 2007, Lane era también pastora en la iglesia de Saint Elizabeth, en la localidad de Asley, asimismo en la diócesis de Chester, donde se ha ganado igual afecto entre los fieles.

Nacida en Glossop, en el condado norteño de Derbyshire, en 1966, Elizabeth Jane Holden -más conocida por su diminutivo Libby- pasará a la historia por ser la primera obispa de la Iglesia de Inglaterra, con un nombramiento que puso fin a décadas de debate sobre la consagración de mujeres.

Lane, su apellido de casada, fue elegida al cargo de octava obispa de Stockport por el Sínodo anglicano reunido en Londres el 17 de diciembre de 2014, de un conjunto de varias mujeres que serán ascendidas en el futuro, a medida que vayan surgiendo vacantes en la jerarquía del credo oficial del Reino Unido.

Casada y con dos hijos universitarios, Libby Lane ha dedicado su vida a la comunión anglicana y, tras convertirse en diácono en 1993, en 1994 fue ordenada sacerdote en la primera promoción de mujeres, lo que pudo compartir con su esposo, el reverendo George Lane, ordenado en ese mismo momento.

George Lane es actualmente capellán adjunto del aeropuerto de Manchester, en el norte de Inglaterra.

Antes de licenciarse en Humanidades por la Universidad inglesa de Oxford, Libby Lane estudió en una escuela femenina de secundaria en Manchester, donde ya tomó la asignatura de teología.

Su profesora de entonces, Eleanor Marshall, la recuerda como "una persona maravillosa", con "una mente incisiva" y "muy buen estilo de escritura".

Tras hacer un máster también en Oxford, se preparó para su ordenación religiosa en el Cranmer Hall, escuela de teología anglicana de la Universidad de Durham.

Después de su ordenación como sacerdote, ocupó diversos cargos en parroquias, sobre todo del norte inglés, y desde 2007 era pastora conjunta en las iglesias de St. Peter en Hale y St. Elizabeth, en Asley.

Desde 2010, era además deán de mujeres sacerdotes en la diócesis de Chester y en 2013 fue elegida, en representación del norte de Inglaterra, una de las ocho observadoras en la Cámara de Obispos, como parte de un proceso para incluir a obispas en ese órgano.

Su nombramiento el pasado 17 de diciembre fue posible después de que el Sínodo general anglicano aprobara en julio la consagración de las mujeres y en noviembre lo autorizara el Parlamento británico.

Lane, que se ha confesado "emocionada" por este honor histórico, cuenta entre sus aficiones la lectura, los crucigramas y el saxofón, y es seguidora del Manchester United. 



DEJA TU COMENTARIO
PUBLICIDAD

PUBLICIDAD