buscar noticiasbuscar noticias

Haitianos regresan a una patria lejos de ser acogedora

Deportado de Estados Unidos, Pierre Charles aterrizó hace una semana en Puerto Príncipe, una capital más peligrosa y distópica que la que dejó hace cuatro años. Incapaz de comunicarse con su familia, se fue del aeropuerto solo, a pie

PUERTO PRÍNCIPE  — Charles no estaba seguro de cómo llegar al vecindario de Carrefour a través de una ciudad envuelta en humo y polvo donde a menudo suenan disparos de pandilleros y policías. En la carretera que lleva al aeropuerto, el trabajador de 39 años intentó sin éxito hacer parada a los autobuses repletos. Pidió a los conductores de motocicletas que lo llevaran, pero le dijeron una y otra vez que el viaje era demasiado arriesgado.

Finalmente, alguien accedió a llevarlo hasta una parada de autobús.

Foto: AP.Haitianos regresan a una patria lejos de ser acogedora

“Sé que hay barricadas y tiroteos”, dijo Charles, “pero no tengo a dónde ir”.

Al menos 2.334 haitianos deportados desde Texas han aterrizado aquí en la última semana con solo 15-100 dólares en el bolsillo. Muchos de ellos pisaron el país por primera vez en años, incluso décadas.

Más que una ciudad, Puerto Príncipe es un archipiélago de islas controladas por bandas en un mar de desesperación. Algunos barrios están abandonados. Otros están atrincherados detrás de incendios, autos destruidos y montones de basura, ocupados por hombres fuertemente armados. El sábado, un periódico local informó de 10 secuestros en las 24 horas previas, entre ellos un periodista, la madre de una cantante y una pareja que iba conduciendo con su niño pequeño, quien terminó abandonado en el automóvil.

Incluso antes del asesinato del presidente Jovenel Moïse en julio, el gobierno era débil: el Palacio de Justicia estaba inactivo, Moïse había disuelto el Congreso y el edificio legislativo estaba surcado por balazos. Ahora, aunque hay un primer ministro, está ausente.

La mayor parte de la población de Puerto Príncipe no tiene acceso a los servicios públicos básicos, ni agua potable, electricidad ni recolección de basura. Los deportados se unen a miles de compatriotas que han sido desplazados de sus hogares, empujados por la violencia a instalarse en escuelas, iglesias, centros deportivos y campamentos improvisados llenos de gente entre ruinas. Muchas de estas personas están fuera del alcance incluso de las organizaciones humanitarias.

De las más de 18.000 personas que según Naciones Unidas están entre los desplazados en Puerto Príncipe desde que la violencia de las pandillas comenzó a aumentar en mayo, la Organización Internacional para las Migraciones solo tiene acceso “a unas 5.000, tal vez 7.000”, dijo Giuseppe Loprete, director de la misión de la OIM aquí. “Estamos negociando el acceso al resto”.

Este es el Puerto Príncipe que espera a los deportados.


DEJA TU COMENTARIO
PUBLICIDAD

PUBLICIDAD