buscar noticiasbuscar noticias

Esposa de desaparecido denuncia agresiones de la Guardia Nacional en León

Una integrante del colectivo Buscadoras denunció una nueva agresión de elementos de la Guardia Nacional, quienes reventaron el portón de su casa y causaron lesiones a su padre y a uno de sus hijos

GUANAJUATO, Gto. – Elementos de la Guardia Nacional fueron acusados de mantener un acoso reiterado en contra de una integrante del colectivo Buscadoras y de su familia, puesto que han allanado su casa y en una ocasión incluso la despojaron de dinero que recibió de la Comisión de Atención a Víctimas como apoyo.

El viernes por la tarde, varios elementos llegaron a la casa de la familia de la buscadora Paola Rojas, madre de dos hijos y cuyo esposo fue víctima de desaparición forzada y posteriormente asesinado, y tronaron el candado del portón, causando algunas lesiones al padre de Paola y a uno de sus hijos, adolescente, sin justificación alguna.

Foto: proceso.Esposa de desaparecido denuncia agresiones de la Guardia Nacional en León

“Ya son varias ocasiones, llegan dizque a una revisión” y después se retiran, sin una orden y sin que hasta el momento la propia Guardia Nacional les aclare el proceder de los agentes, que en los últimos seis meses se han presentado en dos o tres ocasiones en su domicilio en León.

En una ocasión la acusaron de narcomenudista, contó la buscadora; ella había llegado a su casa con una caja con la despensa que se le proporciona por su calidad de víctima indirecta de la desaparición y asesinato de su pareja.

La primera vez que allanaron su domicilio, le robaron 4 mil pesos que había recibido del fondo de víctimas. La mujer se dirigió a la base de la Guardia y reportó al comandante lo ocurrido. Éste le dijo que “había sido un error” y le devolvió el dinero.

Pero el hostigamiento no se detuvo allí, y este viernes se desató un nuevo incidente protagonizado por los elementos en su casa, en el que sus familiares fueron agredidos físicamente al tratar de impedir esta nueva incursión de la corporación.

“Tener un familiar desaparecido no es un delito”, dijo Paola al exponer ante medios de comunicación las condiciones en que los elementos de la GN dejaron el portón de la casa.

“El día de hoy yo me tengo que ver obligada a sacar a mis hijos de mi casa, que no se queden allí, porque si vuelven a llegar ellos ¿qué va a pasar ahora? Ya sobrepasaron el límite”, señaló.

La mujer denunció que uno de los agentes de GN amenazó a su hermano antes de retirarse, “que donde lo viera lo iba a levantar”.

Por ello, acudió el viernes por la noche a la sede de la coordinación estatal de la Guardia Nacional en Irapuato para exponer la situación y pedir el cese de la hostilidad hacia su familia, acompañada por integrantes de la Plataforma por la Paz y la Justicia en Guanajuato.


DEJA TU COMENTARIO
PUBLICIDAD

PUBLICIDAD