buscar noticiasbuscar noticias

El viaje de Haití a la frontera de Texas comienza en América del Sur

Robins Exile tomó una comida tradicional de plátanos y pollo en un restaurante dirigido por inmigrantes haitianos, a pocos pasos de la frontera amurallada con Estados Unidos

Llegó la noche anterior y fue a buscar consejo: ¿debería intentar llegar a Estados Unidos o era mejor establecerse en México?

Mensajes en WhatsApp y Facebook y videos de YouTube de migrantes haitianos le advirtieron que evitara cruzar en Del Rio, Texas, donde miles de haitianos han convergido recientemente. Ya no era un lugar fácil de cruzar como lo era hace unas semanas.

El viaje de Haití a la frontera de Texas comienza en América del Sur

El debate del lunes en el restaurante de Tijuana ofreció una instantánea de la diáspora de los haitianos en el hemisferio occidental que cobró fuerza en 2016 y ha mostrado pocas señales de alivio, como lo demostraron más recientemente los más de 14,000 migrantes, en su mayoría haitianos, reunidos alrededor de un puente en Del Río. una ciudad de solo 35.000 habitantes.

De los aproximadamente 1,8 millones de haitianos que viven fuera de su tierra natal, Estados Unidos alberga la mayor población de inmigrantes haitianos del mundo, con 705.000 personas del país más pobre del hemisferio occidental. Un número significativo también vive en países latinoamericanos como Chile, que alberga a unos 69.000 haitianos, según el Migration Policy Institute.

Casi todos los haitianos llegan a la frontera de los EE. UU. Por una ruta muy conocida: vuele a Brasil, Chile o cualquier otro lugar de América del Sur. Si los trabajos se agotan, muévase lentamente por Centroamérica y México en autobús y a pie para esperar, tal vez años, en ciudades fronterizas del norte como Tijuana el momento adecuado para ingresar a Estados Unidos y solicitar asilo.

Es una población que depende poco de los contrabandistas y, en cambio, se mueve en función de la experiencia compartida y la información intercambiada entre la comunidad unida, a menudo a través de WhatsApp o Facebook, sobre dónde es más seguro, dónde hay más trabajos y dónde es más fácil ingresar. un país. A principios de este año, un gran número se presentó en Ciudad Juárez, México, para cruzar a El Paso, Texas.

Los haitianos se mudaron durante el verano a Ciudad Acuña, México, frente a Del Río. El secretario de Seguridad Nacional, Alejandro Mayorkas, dijo el lunes que fue inusualmente repentino.

Muchos haitianos comenzaron a intentar ingresar a los Estados Unidos en la década de 1980 por mar. La mayoría de ellos fueron excluidos por la Guardia Costera y tal vez se les hizo una revisión superficial para determinar la elegibilidad para el asilo, dijo David FitgGerald, profesor de sociología en la Universidad de California en San Diego y experto en asilo. En 1994, los haitianos fueron interceptados y controlados por las autoridades estadounidenses en un barco ucraniano alquilado y un barco hospital de la Marina de los Estados Unidos estacionados en Kingston, Jamaica. Los intentos por mar se desvanecieron después de una decisión de la Corte Suprema que permitía repatriaciones forzosas sin protección para los refugiados.

Decenas de miles de haitianos huyeron después de un devastador terremoto en 2010 para asentarse en América del Sur. Después de que se agotaron los trabajos de los Juegos Olímpicos de Verano en Río de Janeiro en 2016, muchos vinieron a Tijuana. El presidente Barack Obama inicialmente les permitió ingresar a los Estados Unidos por motivos humanitarios, pero de repente comenzó a llevarlos de regreso a Haití, dejando a muchos varados en la frontera con México.

Desde entonces, los restaurantes haitianos y otros negocios han surgido en Tijuana. Los haitianos han encontrado trabajo en fábricas fronterizas construidas para las exportaciones estadounidenses y en lavados de autos. Un barrio pobre ahora se conoce como "Pequeño Haití" porque muchos se establecieron allí.

Muchos haitianos han establecido un estatus legal al menos temporal en México, Brasil y otros lugares. Algunos tienen cónyuges o hijos de sus países de adopción.

Exile, quien bromeó diciendo que parecía nacido para ser un refugiado por su nombre, dijo que estaba interesado en conseguir documentos para poder trabajar en México si su plan de llegar a Estados Unidos fracasa. Él y su esposa embarazada habían estado viajando durante dos meses y medio después de que él perdió su trabajo en Brasil. Habían volado allí desde Haití hace un año y medio en medio de una creciente delincuencia.

Se quedaron a lo largo de la frontera sur de México con Guatemala durante tres semanas y habían planeado ir a la frontera de Texas. Pero cuando su familia envió dinero, escuchó que Tijuana era la opción más segura con su comunidad haitiana bien establecida.

“Se está complicando, por eso vine aquí, donde espero poder encontrar trabajo y vivir en paz, cuidando a mi familia”, dijo Exile en el restaurante, pintado con los colores de la bandera haitiana.

Entiende la represión de Estados Unidos en Del Río, donde el gobierno de Biden lanzó el domingo una campaña de expulsión a Haití.

“Creo que la gente debería esperar y trabajar en México”, dijo. "Hay oportunidades aquí, pero no tantas como en EE. UU."

Pierre Wilthene y su esposa están de acuerdo. Operan el restaurante "Chris Kapab" o "Dios quiera" en criollo. Llegaron a Tijuana hace cinco años. Los dos fueron a Brasil cuando la economía estaba en auge antes de la Copa del Mundo de 2014.

"Las cosas van bien aquí", dijo Wilthene, quien también es vicepresidente de la Asociación de Defensa de los Inmigrantes Haitianos en Tijuana, que ayuda a los que llegan a encontrar vivienda, entrega muebles, ropa y juguetes donados y guía a los haitianos a través de la atención médica y pública de México. sistemas escolares.

Yuliy Ramírez llegó a Tijuana cinco años después de perder su trabajo en Brasil, a donde llegó en 2012. Se matriculó en una universidad de Tijuana para obtener una licenciatura en enfermería.

“México fue una buena opción para mí, pero no negaré que para muchos podrían tener una vida mucho mejor en Estados Unidos”, dijo Ramírez.

Cerca de 150.000 haitianos fueron a Chile de 2014 a 2018, muchos en vuelos chárter para calificar para una visa, y encontraron trabajo como vendedores ambulantes, conserjes y trabajadores de la construcción. Vivían mayoritariamente en barrios marginados de la capital y sufrían discriminación.

En abril entró en vigor una ley de inmigración más estricta y el gobierno chileno inició deportaciones aéreas masivas.

Ahora, más haitianos se están moviendo a través de la ciudad colombiana de Necoclí, donde los migrantes toman paseos en bote hacia la frontera con Panamá para comenzar la peligrosa travesía a través de la jungla de Darien Gap. En julio, la ciudad acogió a más de 10,000 migrantes, casi todos haitianos.

Los migrantes que esperan allí se alojan en hoteles o casas de vecinos, donde alquilan habitaciones por $ 6 a $ 10 la noche. Los grupos grandes duermen bajo lonas en la playa.

El ministro de Seguridad de Panamá, Juan Pino, dijo el lunes que la semana pasada su país seguía recibiendo entre 2.500 y 3.000 migrantes, en su mayoría haitianos, que llegaban a través de la brecha del Darién.

Desde allí, muchos se han dirigido a México, donde algunos solicitan asilo en la ciudad sureña de Tapachula y viven en campamentos.

A diferencia de los centroamericanos, los haitianos generalmente no han sido deportados de México. En lo que va del año, 19.000 han solicitado asilo en México, una cifra solo superada por los hondureños. En los dos años anteriores, solo unos 6.000 haitianos habían solicitado cada año.

Pero la mayoría en el pasado ha decidido seguir adelante con Estados Unidos, aunque ahora algunos están sopesando los riesgos.

La administración Biden planea aumentar esta semana a siete vuelos por día en lo que pueden ser los esfuerzos estadounidenses más rápidos y a gran escala para expulsar a migrantes o refugiados en décadas.

Junior Jean vivió en Chile durante cuatro años antes de pasar por México al campamento improvisado debajo del puente Del Rio.

“Chile fue malo para mí”, dijo Jean, de 32 años. “Estaba durmiendo en la calle, comiendo de la basura. Eso es lo que estábamos haciendo. No hay nada."


DEJA TU COMENTARIO
PUBLICIDAD

PUBLICIDAD