buscar noticiasbuscar noticias

El fracaso escolar es mayor entre los alumnos enganchados a internet

La falta de control de los padres también daña los resultados escolares

"Deja ya el móvil", "deja la tableta", "deja el ordenador". Es decir esta frase y la mayoría de los adolescentes fruncen el ceño. Pero hay que saber parar y hacer un buen uso de la tecnología. Porque "engancharse" a internet, al ordenador o al móvil repercute en los resultados escolares

Esto concluye uno de los mayores estudios sobre la utilización de los aparatos tecnológicos entre los alumnos de ESO. Investigadores de la UAB, el Institut Català de la Salut y Blanquerna-URL han analizado la utilización de las tecnologías de la información y la comunicación (TIC) en 5.538 estudiantes de secundaria del Vallès Occidental durante el curso 2010-2011. Y los resultados dejan claro una cosa: los adolescentes que pasan más de tres horas diarias con el ordenador van peor en clase. "Hablamos del tiempo en el que hacen un uso lúdico del ordenador y no un uso educativo", aclara Raquel Muñoz, autora principal del trabajo. Por ejemplo, consultar el correo electrónico, actualizar el Facebook, colgar una foto en Instagram o comprar algo a través de la red.

Los investigadores piden campañas de educación en TIC para los jóvenes. (Agencias).El fracaso escolar es mayor entre los alumnos enganchados a internet

Cuantas más horas frente al ordenador y menos supervisión de los padres, peores notas. El fracaso escolar llega al 16% entre el alumnado que utiliza el ordenador menos de una hora al día; al 17% en el grupo que está frente a este aparato entre una y dos horas y al 20% de los que "consumen" PC entre dos y tres horas. A partir de las tres horas diarias, el fracaso escolar se dispara y afecta al 29% de alumnos. 

Entonces, ¿los que no acceden nunca al ordenador de forma lúdica son los más listos? Resulta que no. El 27% de los adolescentes que no toca un PC o portátil -una minoría- también tiene un rendimiento escolar bajo.

Los investigadores han realizado una enorme foto fija de los usos tecnológicos de los adolescentes y preparan otro trabajo sobre el riesgo de adicción. En este analizarán con más profundidad la relación entre el fracaso escolar y un "abuso" de las TIC. Pero ya pueden aventurar algunas hipótesis. "Es posible que los chicos más consumidores de tecnología presenten una actitud más negativa hacia el estudio, que se dediquen menos". También que tengan una personalidad que les hace más proclives a engancharse, ya sea al móvil a internet o a las drogas. A esto se sumaría que las normas en casa podrían ser más laxas, que los padres no se hayan preocupado lo suficiente por lo que hacen. "Pero todo esto está por ver", insiste Muñoz. 

En el caso de los que no se conectan nunca, "intuimos una falta de motivación general; porque si casi todos los encuestados tienen ordenador en casa, ¿cómo es que existe un grupo que no lo utiliza?", se pregunta esta investigadora. 

Y otra cuestión que tener en cuenta: el estudio se realizó en el curso 2010-2011, cuando el uso de WhatsApp y de los móviles con conexión a internet no estaba tan extendido entre los alumnos de ESO como ahora. Muñoz cree que si el análisis se realizara este año, además del ordenador, hablaríamos del móvil. De hecho, la edad a la que los alumnos tienen su primer teléfono baja cada vez más. El estudio señala que el 89% de los jóvenes tiene su primer móvil antes de los 13 años. Y en 4º de ESO sólo un 5% carece de este aparato.

El trabajo apunta a otra relación preocupante: los adolescentes que usan de forma intensiva estas tecnologías y cuyos padres no están por ellos también consumen más alcohol, tabaco y drogas. Por ejemplo, en primero de ESO, el 11% de los alumnos que están frente al ordenador más de tres horas al día se han emborrachado en alguna ocasión, y el 10% ha probado la marihuana. En cambio, entre los que usan el PC menos de tres horas diarias los porcentajes bajan a un 4% y un 2% respectivamente. Aquí podría entrar en juego el factor "personalidad" y ambiente familiar. 

¿Son malas entonces las tecnologías? "En absoluto", dice rotunda Muñoz. Los autores del estudio no son ningunos tecnófobos y defienden las inmensas posibilidades que ofrecen la tecnología y el acceso a internet. Pero sí consideran crucial la "educación TIC". "Necesitamos campañas de prevención en primaria y ESO sobre el mal uso de la tecnología, antes de que aparezca la conducta de riesgo", subraya Muñoz. Así se evitarían posibles adicciones y una bajada de los resultados escolares. En este sentido, la investigación llama la atención sobre el curso en el que se difunden las campañas de prevención sobre drogas, tabaco y alcohol. La mayoría en 4º de ESO, cuando el consumo de sustancias sube sobre todo entre 2º y 3º de ESO. 

Los padres, por su parte, deberían acompañar a sus hijos en estas actividades y supervisarlos, añade el estudio. Dos tercios de los jóvenes de 15 y 16 años navegan solos y el 62% no tiene normas para acceder a la red.



DEJA TU COMENTARIO
PUBLICIDAD

PUBLICIDAD