buscar noticiasbuscar noticias

Don Toño regresa a trabajar por insulina

Paciente diabético ofrece en crucero sus servicios de limpieza para obtener dinero para su medicamento

Hace unas semanas EL MAÑANA dio a conocer el caso de Don Antonio Hernández, quien sale de su vivienda en el Fraccionamiento Moderno y enfila rumbo al crucero de Boulevard Hidalgo frente a la colonia Valle Alto, en donde de pie con una cartulina que exhibe en una andadera de bebe, ofrece sus servicios de limpieza y "talachero" en casa o terrenos a cambio de insulina que como diabético requiere consumir.

Durante varias horas permanece en dicho crucero, en donde ofrece sus servicios laborales a cambio del dinero suficiente para comprar el medicamento que le cuesta 300 pesos y debe aplicarse todos los días.

Don Toño regresa a trabajar por insulina

Al ser abordado por el reportero acepta compartir un poco de su vida y su caso, lo que lo obligó a venir a las calles a buscar su sustento y medicamento.

Tras una breve ausencia, nuevamente fue visto, pero ahora en el crucero bajo el Puente "La Paz" en el acceso a la Avenida El Pasito y Boulevard Mil Cumbres.

-Hace un año el Seguro Social dejó de darme la insulina (Insulex de 10 mililitros) el frasco es una solución que requiere, tras padecer desde hace años de diabetes.

Tras la cancelación del apoyo por parte del IMSS, optó por vender sus herramientas de trabajo (azadón, machete, palas, rastrillos) para solventar el costo del medicamento, pero se acabó el dinero y tuvo que salir a las calles a buscar el financiamiento, a través de ofrecer su trabajo.

Indicó, que se emplea limpiando terrenos, desmontando y dando mantenimiento a jardines, no pide dinero a los automovilistas a cambio de nada.

"Yo no estoy pidiendo dinero, la gente pasa, algunos me dan una moneda, y otros solo pasan, yo les dijo que puedo trabajar y haciéndolo correspondo a la ayuda que puedan darme para comprar mi insulina", asentó.

La diabetes le ha pasado una factura considerable, pues no solo depende de la aplicación de la insulina, su enfermedad ha deteriorado, uno de sus ojos (derecho) ya muestra daños provocados por el glaucoma, una consecuencia de una diabetes mal atendida.

Por lo que resume que su interés de andar en las calles, ofreciendo su trabajo es solo para recaudar lo suficiente para comprar el medicamento que requiere.

La insulina necesaria para su tratamiento la gana en la vía pública. 


DEJA TU COMENTARIO
PUBLICIDAD

PUBLICIDAD