buscar noticiasbuscar noticias

Desafían con ´Candyman´

Un personaje dice a los blancos: ´A ustedes les encanta lo que hacemos, pero no nos quieren a nosotros´

"Candyman" siempre fue más que una película de terror superficial. La cinta de 1992 lidiaba con la clase, la raza y el trauma. Pero casi 30 años después, una nueva versión que se estrena en cines el 27 de agosto recupera y vuelve a centrar la narrativa en torno a la experiencia de la comunidad negra.

La película original tomó las semillas de un cuento de Clive Barker ambientado en un barrio pobre de Liverpool y las trasladó al proyecto de vivienda Cabrini-Green de Chicago, donde el Boogeyman era negro y el mundo era visto a través de una cursante de doctorado blanca que estudiaba mitos urbanos. La película fue tanto elogiada como criticada por cineastas negros que señalaron estereotipos raciales retrógrados.

Desafían con ´Candyman´

Habla de cómo mientras nos comportamos de cierta manera y producimos algo que se consuma o tenga un lugar, ya sea de manera consumista o respetable, estamos bien. Pero una vez que te sales de eso, una vez... que alguien se atreve a responderle a un policía o lo que sea, entonces hay un problema". Nia DaCosta, directora

La película original tomó las semillas de un cuento de Clive Barker ambientado en un barrio pobre de Liverpool y las trasladó al proyecto de vivienda Cabrini-Green de Chicago, donde el Boogeyman era negro y el mundo era visto a través de una cursante de doctorado blanca que estudiaba mitos urbanos. La película fue tanto elogiada como criticada por cineastas negros que señalaron estereotipos raciales retrógrados.

"No hay duda de que esta película juega con los temores de la clase media blanca hacia los negros", dijo el actor y director Carl Franklin al Chicago Tribune en ese momento. "Utiliza descaradamente estereotipos raciales y mitos destructivos para crear conmoción". Franklin dijo que era "irresponsable y racista".

Pero también fue lo suficientemente exitosa como para generar dos secuelas y resultó ser una película formativa para un joven Jordan Peele, quien la consideró un hito en cuanto a representación en pantalla.

Tras el éxito de Peele "Get Out" ("¡Huye!"), el realizador y su compañía Monkeypaw Productions pusieron la mira en una película de "Candyman" y contrataron a la cineasta Nia DaCosta para que la dirigiera.

DaCosta sólo había dirigido una película independiente, el bien recibido drama criminal "Little Woods", cuando su agente se enteró del proyecto de Peele.

"Siempre le dije (a mi agente) lo que quería hacer e hice ´Little Woods´, que fue una gran experiencia, pero también quería hacer películas más importantes, películas de género y películas de terror y de Marvel", dijo DaCosta, de 31 años.

"Él les presentó mi trabajo y simplemente terminó funcionando... No quiero proponer algo si realmente no tengo una idea clara y pasión por lo que será. Creo que respondieron a ese nivel de detalle y pasión que tenía".

Descrita como una "secuela espiritual" de la primera película, el "Candyman" de DaCosta y Peele, quien coescribió el guion, pone en el Chicago actual a sus protagonistas: una exitosa directora de galería, Brianna (Teyonah Parris), y su novio, el artista visual Anthony (Yahya Abdul-Mateen II). Viven en un apartamento de lujo en el ahora aburguesado Cabrini-Green, pero la podredumbre del pasado persiste.

Un residente de mucho tiempo interpretado por Colman Domingo le cuenta a Anthony sobre la tradición de Candyman y pronto la inquietud y el terror corporal comienzan de nuevo.

 RETOMA ORIGEN

Tienen expectativas 

"El mundo del arte es muy ostentoso y glamoroso y Brianna es muy rica, vive en este increíble apartamento, y Chicago es una ciudad hermosa", dijo DaCosta. "Quería realmente yuxtaponer ese mundo hermoso y exuberante con los horrores que hay adentro".

Abdul-Mateen II predice que "Candyman" será un tema de conversación.

"Fuera del valor del entretenimiento, está la oportunidad de hablar realmente sobre el estado del mundo", dijo el actor. "Hay una historia de marcas no deseadas celebradas por razones por las que no queremos que nos celebren. 

Esta película trata sobre eso y muestra lo que sucede cuando recuperas nuestras historias".

imagen-cuerpo

Rodney L. Jones III en una escena de "Candyman".


DEJA TU COMENTARIO
PUBLICIDAD

PUBLICIDAD