buscar noticiasbuscar noticias

Damnificados de Tula queman colchones donados; tenían sangre y orina

Damnificados por la inundación en Tula quemaron colchones donados por el Ayuntamiento, tras detectar que eran reacondicionados y en su interior tenían forros con residuos de sangre y orina

Damnificados de Tula queman colchones donados; tenían sangre y orina

La compra de 743 colchones para ser donados, de acuerdo con solicitudes de acceso a la información, costó cerca de un millón de pesos, por lo que las familias afectadas, que consideraron una ofensa la entrega de estos artículos en mal estado, pidieron investigar posibles actos de corrupción en estas adquisiciones por parte de la administración del alcalde perredista Manuel Hernández Badillo. 

En las canchas de la comunidad de Denguí, una de las afectadas por la anegación que dejó 14 muertos, habitantes reunieron los colchones que consideraron en condiciones insalubres, porque, acusaron, despedían aromas desagradables y tenía los muelles vencidos. 

Aunque algunos aún guardaban el plástico con el que fueron entregados, al desprender el forro de la primera capa detectaron un relleno de tela y, abajo, hasta dos forros viejos, de diferentes marcas, por las reconstrucciones; también hallaron manchas y rasgaduras. Hasta abajo, los alambres ya desechos. 

Mariela Luna, integrante de la asociación Unidos x Tula, dijo que a través de los damnificados obtuvieron unidades que mandaron a analizar con personas de la región que tienen fábricas de colchones. Del análisis, resultó que las piezas llevaban dos reconstrucciones.  

“De los que mandamos, ésta es la tercera reconstrucción y estaban tal cual con los fluidos –manchas de sangre, de orines–, rellenos con este residuo que es como cobija de franela”, contó en entrevista.  

En respuesta a la solicitud de información con folio 13022590000822, el ayuntamiento de Tula reveló que los precios de los colchones oscilaron entre los 990 y los mil 740 pesos, incluido el Impuesto al Valor Agregado (IVA), adquiridos a tres proveedores: Comercializadora Nassim S.A. de C.V., Expomuebles San Lorenzo S.A. de C.V. y Erandeni Yunnuen León López. 

De acuerdo con Unidos x Tula, el valor estimado de cada pieza, según el estudio técnico que les proporcionaron quienes detectaron que se trataba de unidades reconstruidas, es de 50 a 100 pesos, porque sólo se simula que son nuevos, pero no se modifica la estructura interna. Sin embargo, el municipio facturó por los 743 colchones 974 mil 609 pesos. 

“Mientras Tula se inundaba por una decisión deliberada, las familias afectadas salieron adelante sin el apoyo de los diferentes niveles de gobierno. Hoy, las mismas autoridades se pronuncian para supervisar los trabajos técnicos del proyecto que Conagua está iniciando (para revestir el río) y simulan soluciones, una vez más, de cara al proceso electoral”, acusó la asociación civil. 

Mariela Luna comentó que, horas antes, cuando dieron a conocer los resultados del análisis a los colchones a través de redes sociales, el ayuntamiento acusó que se trataba de montajes. Fue tras esto que habitantes de Denguí se reunieron en las canchas para abrir una a una las piezas y mostrar lo que contenían. 

También reprocharon que a las personas que habían recibido el colchón les negaron un apoyo municipal de mil 200 pesos para labores de reconstrucción en las casas que, con base en el censo realizado, resultaron con pérdidas totales o parciales de muebles y electrodomésticos, así como daños en las viviendas.  

Lo anterior, porque el gobierno señaló que el colchón tenía un valor equivalente al monto en efectivo destinado a obras para reconstruir que otorgan por familia damnificada. 



DEJA TU COMENTARIO
PUBLICIDAD

PUBLICIDAD