buscar noticiasbuscar noticias

Comparte secretos en el adiós a Gabo

Si la muerte de un padre es siempre difícil, la de un escritor laureado con el Nobel de Literatura conlleva preparativos y una cantidad impresionante de personas

El cineasta Rodrigo García, hijo de Gabriel García Márquez y Mercedes Barcha, presenta un retrato honesto y conmovedor sobre los últimos días de sus padres en “Gabo y Mercedes: Una despedida”.

La crónica, publicada en español por Penguin Random House (y en inglés por HarperVia bajo el título de “A Farewell to Gabo and Mercedes: A Son’s Memoir”), es una especie de cierre emocional que los lectores de García Márquez quizá no habían pedido, pero se darán cuenta que necesitaban.

Portada de “Gabo y Mercedes: Una despedida” de Rodrigo García. Penguin Random House GrupoComparte secretos en el adiós a Gabo

Si la muerte de un padre es siempre difícil, la de un escritor laureado con el Nobel de Literatura conlleva preparativos y una cantidad impresionante de personas, como lo deja ver García.

“Leo tantas versiones como puedo, cada periódico enfatiza distintos aspectos de su vida o de sus logros. Una vez más, me esfuerzo por conciliar a esta persona que aparece en la prensa con aquella con la que pasé las últimas semanas, enferma, moribunda, y finalmente convertida en cenizas en una caja. Y con el papá de mi infancia, aquel que eventualmente se convirtió en mi hijo y en el de mi hermano”, escribe García.

El autor llegó a sentir un poco de culpa, pues no quería escribir algo que pudiera traicionar la vida de su familia. En un principio, no tenía claro si lo iba a publicar o cómo iba a ser el resultado final. También sabía que no quería publicarlo mientras su madre lo pudiera leer.

“No porque hubiera ahí nada particularmente chismoso, pero finalmente era la vida privada”, dijo.

Sólo hasta que su madre murió el año pasado, a causa de tabaquismo, se dio cuenta de cuál era el tema que le interesaba contar: la despedida de ambos padres, pues su familia había sido, junto con su hermano Gonzalo, un “Club de los Cuatro”. El resto de sus parientes vivían en Colombia.


DEJA TU COMENTARIO
PUBLICIDAD

PUBLICIDAD