buscar noticiasbuscar noticias

Avispón' revive el infierno

Juan Luis Soberanes, de 19 años, escuchó que unos “cohetes” tronaban cerca del autobús y cuando se dio cuenta... eran balazos

CIUDAD DE MÉXICO, 31 de enero.- Juan Luis Soberanes, de 19 años, es el mayor de los futbolistas que militan en los Avispones de Chilpancingo. El día de la balacera que provocó la muerte del chofer del equipo y el deceso de uno de sus compañeros de campo,  él estaba durmiendo en uno de los asientos del camión que los trasladaba de Iguala a la capital de Guerrero. Escuchó que unos “cohetes” tronaban cerca del autobús y cuando se dio cuenta que eran balazos, rodó al suelo y no se movió hasta que cesó el fuego.

Salió del camión y no corrió como los demás de sus compañeros detrás de los matorrales. Vió a su entrenador, Pedro Resendiz, pidiendo ayuda en la carretera y un Chevy se paró para auxiliar al equipo que milita en la tercera división del balompié nacional.

El equipo de futbol de la tercera división Los Avispones regresaban a Chilpancingo, luego de ganarle al equipo de Iguala. Foto: CuartoscuroAvispón revive el infierno

El 26 de septiembre de 2014, Juan Luis Soberanes tuvo la suerte que la copiloto del auto que se detuvo para ayudarlo era la amiga de su mamá.

La recuperación

Después del incidente, comenzaron los más de 157 días de terapia física y sicológica para superar los hechos y continuar con su carrera deportiva. Todos los miércoles los jóvenes que estuvieron en la balacera del 26 de septiembre del 2014 tienen cita con una sicóloga que les proporcionó el estado de Guerrero y el técnico procura tener a sus jugadores el resto de los días ocupados. Los futbolistas, menores de 19 años, estudian por la mañana y entrenan por la tarde. “Es un requisito para estar en el equipo”, dijo el capitán de los Avispones. 

En las investigaciones se descubrió que los agresores eran policías y un grupo de la delincuencia organizada.

Con todos los que sobrevivieron a la balacera recuperados, los Avispones inician hoy las segunda vuelta del torneo de la tercera división del balompié mexicano, precisamente contra el Iguala FC, el equipo que habían derrotado antes de los incidentes en la carretera. Todo vuelve a empezar.



DEJA TU COMENTARIO
PUBLICIDAD

PUBLICIDAD