buscar noticiasbuscar noticias

Aumenta a 724 el número de muertos en Haití a causa del terremoto

El número de muertos por un poderoso terremoto de magnitud 7,2 en Haití aumentó drásticamente el domingo, con al menos 724 muertos y un mínimo de 2.800 heridos

Aumenta a 724 el número de muertos en Haití a causa del terremoto

Las cifras actualizadas de la Oficina de Protección Civil de Haití siguen a un recuento anterior de 304 muertos. El director de la oficina, Jerry Chandler, dijo que los rescatistas continúan buscando posibles sobrevivientes bajo los escombros.

La gente en la nación isleña caribeña se apresuró a salir a las calles en busca de seguridad y para ayudar a rescatar a los atrapados entre los escombros de casas, hoteles y otras estructuras derrumbadas.

El terremoto del sábado golpeó la parte suroeste de la nación más pobre del hemisferio, casi arrasó algunos pueblos y provocó deslizamientos de tierra que obstaculizaron los esfuerzos de rescate en dos de las comunidades más afectadas. El desastre se sumó a la difícil situación de los haitianos que ya estaban lidiando con la pandemia del coronavirus, un asesinato presidencial y una ola de violencia de pandillas.

El epicentro del terremoto fue a unos 125 kilómetros (78 millas) al oeste de la capital de Puerto Príncipe, dijo el Servicio Geológico de Estados Unidos. El daño generalizado podría empeorar a principios de la próxima semana, y se pronostica que la tormenta tropical Grace llegará a Haití el lunes por la noche o el martes temprano, trayendo lluvias torrenciales.

Las réplicas se sintieron durante todo el día y durante la noche, cuando muchas personas ahora sin hogar o asustadas por la posibilidad de que sus casas fracturadas se derrumbaran sobre ellos se quedaron en las calles para dormir, si sus nervios se lo permitían.

En la ciudad costera de Les Cayes, que sufrió graves daños, algunas familias recuperaron sus escasas pertenencias y pasaron la noche en un campo de fútbol al aire libre. El domingo por la mañana, la gente hizo fila para comprar lo poco que había disponible: plátanos, aguacates y agua en un mercado callejero local.

Algunos en la ciudad alabaron a Dios por sobrevivir al terremoto, y muchos fueron a la catedral de la ciudad, que aparentemente no sufrió daños aunque la residencia de los sacerdotes fuera destruida.

"Ahora solo tenemos a Jesús", dijo Johanne Dorcely, de 58 años, cuya casa fue destruida. "Si no fuera por Jesús, no podría estar aquí hoy".


DEJA TU COMENTARIO
PUBLICIDAD

PUBLICIDAD