Noticias

La fructífera amistad Grupo Higa-Los Pinos

Alejado de los negocios con el gobierno federal durante los gobiernos panistas de Vicente Fox y Felipe Calderón, el tamaulipeco Juan Armando Hinojosa Cantú –avecindado en el Estado de México– ha obtenido ahora contratos de obra que podrían considerarse entre los más cuantiosos de la administración peñanietista

  • Por: Proceso
  • 16 / Noviembre / 2014 -
  • COMPARTIR

De Reynosa a Atlacomulco


El presidente Enrique Peña Nieto y Juan Armando Hinojosa Cantú tienen una relación de amistad, de proveeduría gubernamental y hasta de financiamiento hipotecario que, a menos de dos años de la presente administración federal y sin transparentar la totalidad de los contratos obtenidos por las empresas del segundo, se traduce en más de 22 mil millones de pesos.

En el intento de justificar una presunta propiedad de Peña Nieto en las Lomas de Chapultepec, el vocero presidencial, Eduardo Sánchez Hernández aseguró que la residencia de Sierra Gorda 150 es propiedad de la primera dama, Angélica Rivera, y que aún la está pagando… a la empresa Ingeniería Inmobiliaria del Centro, propiedad de Juan Armando Hinojosa Cantú.

Alejado de los negocios con el gobierno federal durante los gobiernos panistas de Vicente Fox y Felipe Calderón, el tamaulipeco Hinojosa –avecindado en el Estado de México– ha obtenido ahora contratos de obra que podrían considerarse entre los más cuantiosos de la administración peñanietista.

El empresario preside el Grupo Higa, corporativo que agrupa, según su página de internet, a Constructora Teya, Mezcla Asfáltica de Alta Calidad, Publicidad y Artículos Creativos y Señales y Mantenimiento.

Pero hay otras razones sociales que también han obtenido contratos y son del empresario. Es el caso de la empresa de taxis aéreos Eolo Plus y de las contratistas de obra Controladora de Operaciones de Infraestructura, Consorcio Integrador del Ramo de la Construcción y Autopistas de Vanguardia. 

Los contratos asignados a las empresas de Hinojosa Cantú en lo que va del actual sexenio se documentaron a partir de un seguimiento realizado por Proceso en distintos portales digitales gubernamentales, pues aunque se supone que la información debe colocarse por completo en el Portal de Obligaciones de Transparencia (POT), una característica de la administración peñanietista es la tardía o insuficiente actualización de datos.

Entre las obras localizadas figura la ampliación del hangar presidencial en el Aeropuerto Internacional de la Ciudad de México, localizable en los registros públicos de la Secretaría de Comunicaciones y Transportes (SCT), donde se describe que el contrato fue asignado a Constructora Teya por un monto de 100 millones de pesos (mdp).

En algunos casos Teya participa con otras empresas. Como en el contrato por 2 mil 556 mdp para la construcción del túnel Churubusco-Xochiaca en los límites del Distrito Federal y el Estado de México, otorgado por la Comisión Nacional del Agua (Conagua).

Otro contrato con la Conagua –éste en asociación con Ingenieros Civiles Asociados (ICA)– es el proyecto del acueducto Monterrey VI, el cual pretende trasvasar agua del río Pánuco, desde la Huasteca Tamaulipeca, hacia la capital nuevoleonesa. La obra se calcula en 47 mil mdp, de los cuales el gobierno federal aportará 18 mil 283, según el Programa Nacional de Infraestructura. 

De los 47 mil mdp del Monterrey VI, a la empresa Controladora de Operaciones de Infraestructura –de Hinojosa– corresponderían 17 mil 625, cifra cercana a lo que aportará el gobierno federal para su realización, la cual por otra parte será solventada con una deuda del gobierno estatal por 25 años.

EL VIAJE A CHINA

En agosto de 2013 el secretario de Comunicaciones y Transportes, Gerardo Ruiz Esparza, viajó a China. Formaba parte de la delegación que encabezaba el canciller José Antonio Meade, pero tenía una agenda propia.

En los boletines 190 y 193 –de los días 22 y 25 de agosto de ese año–, la SCT informó de “las actividades de la gira de trabajo” de Ruiz Esparza. En ambos destacó que el secretario promovía proyectos estratégicos en materia ferroviaria y portuaria, y que había viajado en un tren de alta velocidad de Beijing a Tianjín, un recorrido de 180 kilómetros, en apenas 40 minutos, a 300 kilómetros por hora, “para conocer su funcionamiento, tecnología y capacidad de transporte”.

El 28 de agosto siguiente Darío Celis escribió en su columna Dinero, de Excélsior: “Un dato interesante fueron las constructoras que fueron invitadas y que pudieran perfilarse para las próximas licitaciones de puertos y trenes rápidos de pasajeros. Considere primeramente a Grupo Higa de Juan Armando Hinojosa, GIA de Hipólito Gerard, Prodemex de Olegario Vázquez Aldir y Pierdant Group del empresario avecindado en Miami Ricardo Pierdant”.

Los nombres son reveladores pues Gerard es cuñado del expresidente Carlos Salinas de Gortari, y Vázquez Aldir es hijo del empresario Olegario Vázquez Raña.

Días después, el 2 de septiembre, Ruiz Esparza fue entrevistado por Carlos Zúñiga en Milenio Noticias. Le preguntó qué tenía que ver el país con China. Entre otras cosas el titular de la SCT dijo: “Tenemos mucho que aprenderles. Y en trenes de alta velocidad, sin duda trenes de altísima calidad, que es algo que comparto con el auditorio, el haber ido de Beijing a Tianjín, que es una provincia de Beijing, distancia más o menos similar a la de México-Querétaro, en 35 minutos. Es como haber ido de México a Querétaro en 35 minutos”.

Las empresas que fueron a la gira de 2013 ganarían, el 3 de noviembre de 2014, junto con China Railway Construction Corporation y China South Locomotive & Rolling Stock Corporation, la licitación para el tren México-Querétaro, la misma cancelada el jueves 6, con un costo para el erario de unos 500 millones de pesos.

De acuerdo con los mencionados boletines de la SCT, la comitiva de Ruiz Esparza en China estuvo compuesta por los directores generales de los bancos de Comercio Exterior (Bancomext), Enrique de la Madrid Cordero; de Obras y Servicios Públicos (Banobras), Alfredo del Mazo; el titular de Nacional Financiera, Jacques Rogozinski, y el embajador de México en China, Julián Ventura, entre otros.

Se trata de las dependencias y entidades gubernamentales que coincidentemente han contratado en este sexenio a Eolo Plus, la empresa de transportación aérea de Hinojosa. 

LAZO INNEGABLE

La cercanía personal Juan Armando Hinojosa Cantú con Peña Nieto es innegable. En un trágico accidente quedó de manifiesto su amistad, cuando el hijo del empresario, Juan Armando Hinojosa García, murió, el 28 de julio de 2012, al regresar de la fiesta de cumpleaños del mexiquense en una hacienda de Michoacán.

Peña Nieto, quien había sido testigo de la boda de Hinojosa García con una hija del exgobernador veracruzano Fidel Herrera, inclusive emitió sus condolencias en Twitter por “la pérdida de Juan Armando” y acudió al sepelio del joven.

Para entonces Hinojosa acumulaba contratos como el de construcción y operación del Distribuidor Vial Naucalpan, Par Vial Metepec; había construido puentes y ampliaciones de carriles en el Bulevar Aeropuerto de Toluca y la autopista Toluca-Naucalpan.

Además el Viaducto Elevado Bicentenario; obras complementarias del Libramiento Acambay; la construcción del Hospital de Alta Especialidad de Zumpango, donde cobrará una renta anual de 300 millones de pesos al gobierno del estado durante 25 años, así como la Construcción y Operación de la autopista Toluca-Atlacomulco.

Además en su sitio en internet Grupo Higa reivindica los proyectos Estadio y Gimnasio Universitario de la Universidad Autónoma del Estado de México, la construcción de 58 caminos en esa entidad, el Distribuidor Vial Naucalpan-Metepec, construcción y rehabilitación de unidades médicas en diferentes municipios, rehabilitación de jardín de niños, “limpieza y mantenimiento del IPN” (sic), el Centro Médico del gobierno del estado y el hospital mexiquense Adolfo López Mateos.

En 1999 Grupo Higa consiguió formar parte del grupo de empresas que contrató la Comisión Federal de Electricidad para el desarrollo de un proyecto identificado como LT 70 Riviera Maya, por 35 millones de dólares. Desde entonces Grupo Higa abandonó la proveeduría federal hasta el arribo de Peña Nieto a la Presidencia.

La suma aproximada de ganancias obtenidas durante el sexenio de Peña Nieto en el Estado de México fue de 35 mil 668 mdp.

No parece ser todo, pues los beneficios se amplían a sus familiares. Es el caso de Transportaciones y Construcciones Tamaulipecas, propiedad de Rolando Cantú, a quien el columnista Darío Celis y diferentes publicaciones tamaulipecas han identificado como primo de Juan Armando, sin que esa versión se haya desmentido.

La suerte de Rolando Cantú mejoró a partir del 6 de mayo de 2013, con la firma en un mismo día de cuatro contratos carreteros por 254 mdp. Un día después se le contrató por 26 mdp más, y de ahí hasta el cierre de año consiguió más de la SCT hasta acumular un total de 591 mdp.

Los contratos y montos fueron localizados en el POT, por lo que esa cifra corresponde a lo transparentado hasta ahora. Sin embargo, entre los contratos no transparentes destaca la mayor obra de infraestructura para Tamaulipas y, coincidentemente, un asunto de interés durante el viaje a China de 2013: la construcción del puerto de Matamoros, con una inversión estimada en mil 664 mdp, que fue asignada a la empresa de Rolando Cantú.

DEJA TU COMENTARIO