buscar noticiasbuscar noticias

...Y un día después

SE REPITE LA MALDICIÓN: Vecinos pierden su patrimonio por las inundaciones que dejó la tormenta... y el auxilio del gobierno nunca llegó

Desde junio de 2019 ha iniciado lo que para las familias ha sido una maldición que se repite desde entonces con la precipitación de tormentas y huracanes que solo han dejado una estela de daños patrimoniales, pero con el paso del huracán "Hanna" en julio de 2020 se registró la pérdida de vidas humanas.

Censos y registros de damnificados se levantaron y al final la espera iniciada hace dos años se mantiene vigente sin beneficio ni compensación alguna por lo que las lluvias se llevaron.

...Y un día después
imagen-recuadro

´´Aquí estamos desde hace años, lluvias van y vienen, perdemos y volvemos a comprar y de la ayuda de gobierno que se promete, aquí no llega nada nunca´´.* María Anastasia, Damnificada.

Censos y registros de damnificados se levantaron y al final la espera iniciada hace dos años se mantiene vigente sin beneficio ni compensación alguna por lo que las lluvias se llevaron.

Noticia Relacionada

En la colonia Roma en la calle Gasoducto se muestra el ejemplo de la casa de la familia de Doña María Anastasia que durante las torrenciales lluvias y el vendaval del pasado miércoles, resintió daños severos en el mobiliario y enseres en su casa.

EL MAÑANA conversó con ella y compartió como el predio que ocupa su casa, aun muestra las aguas acumuladas y los daños materiales ocasionados.

De entrada sostiene que no espera nada de las autoridades de gobierno, que no dieron nada en el pasado, mucho menos ahora que simplemente fueron ilusionados con la indemnización y al final no llegó nada.

Muebles y enseres fueron dañados por causa de las lluvias, reconoce los riesgos de la colonia en donde reside que es altamente critica, pero refiere que es su patrimonio y no hay a donde más irse a vivir.

´´Aquí estamos desde hace años, lluvias van y vienen, perdemos y volvemos a comprar y de la ayuda de gobierno que se promete, aquí no llega nada nunca´´, asevera.

Otros vecinos comparten la misma decepcionante suerte, en donde el presagio de lluvia en la ciudad, enciende las alarmas y no resta más que rogar por la benevolencia de la naturaleza que ésta no sea tan radical y al menos permita librar sin daños las lluvias que recién inician en una temporada que se cierne amenazante sobre ellos y sus bienes.

imagen-cuerpo

Nuevamente la historia se repite de perder y sufrir los estragos de las lluvias sin ayuda oficial. 


DEJA TU COMENTARIO
PUBLICIDAD

PUBLICIDAD