Noticias

"Un jefe de Estado tiene la responsabilidad de dar el ejemplo": Antonio Lazcano

Uno de los científicos más reconocidos del país dice que México está a las puertas del mayor reto de su historia, con una población que no conoce de ciencia; ahora propone una plataforma que estará lista en unos días

  • Por: Agencia El Universal
  • 26 / Marzo / 2020 - 06:42 a.m.
  • COMPARTIR
Un jefe de Estado tiene la responsabilidad de dar el ejemplo: Antonio Lazcano

Ciencia y el Coronavirus, la plataforma que alistan Antonio Lazcano y otros científicos, está pensada para que la gente común y corriente entienda qué está pasando con la pandemia; tendrá espacios para niños y jóvenes. Foto: ARCHIVO EL UNIVERSAL

México se enfrenta hoy al mayor reto de su historia; quizás, el antecedente más cercano es la epidemia de influenza de 1918 en las postrimerías de la Revolución Mexicana, dice el científico Antonio Lazcano. Y sin embargo el país no tiene una política de divulgación de la ciencia que permita que un vendedor de pollos entienda qué es "crecimiento exponencial", que una chica de 12 años les explique a sus padres qué es el coronavirus y por qué no hay vacuna, o que cualquier ciudadano comprenda las diferencias entre una epidemia y una pandemia.

La divulgación es hoy más urgente que nunca, por eso Antonio Lazcano, coordinador del Laboratorio de Microbiología del Departamento de Biología Evolutiva de la UNAM, junto a otros podrá ser consultado.

Ciencia y el Coronavirus será de divulgación científica; integrará información clara, de servicio, interdisciplinaria, histórica, médica, psicológica y de derechos humanos, incluso para ayudar a comprender lo que es el coronavirus, las implicaciones, orígenes, y los porqués —desde por qué afecta a cierta población hasta por qué es mejor lavarse las manos con jabón que con gel—. Hará referencias a la literatura: desde la Iliada y la Biblia, hasta el Decamerón y La visión de los vencidos.

Lazcano, uno de los científicos más reconocidos del país y crítico de la actual política de ciencia, advierte en entrevista que "se nos avecina una tragedia de proporciones mayúsculas". Cuestiona que los esfuerzos de la Secretaría de Salud se caen ante ciertas acciones del Presidente, mientras que el área responsable de la ciencia, Conacyt, atraviesa por el momento "más inoperante e irrelevante de su historia".

El también científico emérito de la UNAM ve la divulgación como instrumento de educación, formación y acción. La nueva plataforma involucrará a otros científicos mexicanos y latinoamericanos; está pensada para la región, con la que se comparte un escenario similiar ante el Covid-19; Lazcano es director honorario del Centro Lynn Margulis de Biología Evolutiva de las Islas Galápagos, de la Universidad de San Francisco de Quito. La plataforma se apoyará con jóvenes, con la idea de multiplicar el conocimiento y darle armas a la población para que entienda qué está pasando; tendrá espacios para niños y jóvenes.

—¿Cómo evalúa las acciones del gobierno ante el coronavirus?

—Empezaron tarde. Cualquier esfuerzo que estén haciendo parece haber estado pensado, sobre todo, en las urbes, Monterrey, Guadalajara, Ciudad de México, donde vamos a ver con mayor dramatismo las consecuencias de la epidemia, pero hay que darse cuenta de que México no se reduce a la capital.

Los esfuerzos de Salud parece que son erosionados cada vez que el Presidente le da la mano a quienes lo rodean, cuando no se quiere poner gel bactericida, o hace mítines con centenas o millares. Me recuerda a un presidente de un país sudafricano que afirmaba que el virus del sida no existía... Un jefe de Estado tiene una responsabilidad que no se puede desdeñar, que va desde cuidarse a sí mismo, hasta dar el ejemplo.

Para el investigador, es un momento crucial de la historia: "Salvo la generación de mis abuelos, que les tocó atestiguar la tragedia de la epidemia en 1918, en medio de la turbulencia de la Revolución, no había habido en México una situación tan dramática".

—¿Qué viene para el país?

—Me preocupa profundamente. Basta asomarnos a los casos de Italia, de España, que son países en donde no existe la posibilidad de controlar el movimiento de la gente como se hizo en China para darnos cuenta de que lo que se nos avecina es una tragedia de proporciones mayúsculas. Tengo muchos amigos médicos y en ellos veo una preocupación sincera ante la conciencia de que tenemos pocos ventiladores y camas. Y cuando uno ve que un aparato de salud fuerte como el francés está trastabillando; que no hubo inversión en salud pública en los últimos años en España; el abandono por décadas del aparato de salud mexicano, y las perturbaciones en el Insabi, uno se pregunta ¿qué hacer? Hay que enfrentar el asunto, proponer, hacer acciones que van desde la divulgación hasta la generosidad con que entran al problema médicas, enfermeras, personal de salud.

Atentos al enemigo

Antonio Lazcano considera que la información —casi siempre presentada por el subsecretario Hugo López-Gatell— gira básicamente en torno de los problemas de la epidemia o en tratar de justificar las acciones del gobierno. "Lo que ha hecho falta, tremendamente, es una política de divulgación para la población en general, en donde la gente entienda qué es un virus, por qué debemos estar atentos ante un enemigo que no vemos y cuyas dimensiones se escapan a la imaginación de la gente común y corriente. No se ha hecho lo suficiente para informar por qué ciertas medidas de prevención son útiles, ojalá sirva de algo esa caricatura de Susana Distancia, que me parece una ocurrencia muy poco adecuada".

Antonio Lazcano cuestiona también el "silencio sepulcral" del Conacyt frente a este crisis. Señala que la directora, Elena Álvarez Buylla, se ha empeñado en intentar sepultar o controlar iniciativas de un problema de importancia nacional y mundial.

En contraste, la plataforma ha sumado científicos de la UNAM, del Politécnico, de la UAM; cuenta, entre otros, con apoyos de la doctora Julia Tagüeña, del doctor Martín Bonfil, Estrella Burgos, del doctor César Domínguez, que dirige Divulgación de la Ciencia de la UNAM.

El científico considera que aunque aparentemente hay información, conferencias en la mañana y en la noche, "hay un vacío brutal de divulgación por parte del Estado. Hay que darse cuenta de que en esto, más allá de las diferencias ideológicas, partidistas, religiosas, de género, todos podemos ayudar... y en ello se nos va la vida si no lo hacemos. Cuando uno trabaja en ciencias, sabe lo que es un crecimiento exponencial, pero si le pregunto al señor que tiene una pollería cerca de mi casa puede ser que no tenga idea".

La propuesta con Ciencia y el Coronavirus no es dar cuenta de las cifras de contagios, decesos, casos sospechosos. "Es para clarificar conceptualmente lo que significa desde un virus hasta una pandemia, desde los efectos sociales hasta el desastre económico; y desde el problema de los derechos humanos, hasta un problema que me recordó lo que pasó hace décadas con el VIHsida, cuando la gente tenía tanto temor y preguntas".

DEJA TU COMENTARIO
EL MAÑANA RECOMIENDA