buscar noticiasbuscar noticias

Suplica más leyes contra las armas

´Estoy aquí rogándoles que hagan algo´, dijo Jazmin Cazares, quien dijo que su hermana Jacklyn, fue una de los 19 niños asesinados dentro de la Escuela Primaria Robb

AUSTIN, Texas

Un miembro de Moms Demand Action sostiene una foto de Jacklyn Cazares, quien fue uno de los 19 niños asesinados en la Escuela Primaria Robb.Suplica más leyes contra las armas

La hermana de una niña de 9 años que murió en el tiroteo en la escuela de Uvalde suplicó entre lágrimas el jueves a los legisladores de Texas que aprueben una legislación de seguridad de armas y cuestionó por qué fallaron tantas medidas de seguridad.

"Estoy aquí rogándoles que hagan algo", dijo Jazmin Cazares, cuya hermana menor, Jacklyn, fue uno de los 19 niños asesinados en los 80 minutos que el hombre armado pasó dentro de la Escuela Primaria Robb el 24 de mayo antes de que la policía irrumpió en el salón de clases y lo matara. Dos maestras también murieron en la masacre.

El atacante era el exalumno Salvador Ramos.

"Días después de cumplir 18 años, él compró un (fusil) AR-15, cientos de rondas de municiones", dijo la niña.

Jacklyn y su prima, Annabell Rodríguez, eran mejores amigas, y parte de un quinteto muy unido de compañeros de clase. Los cinco murieron en el tiroteo.

Días después de la tragedia, el padre de Jacklyn, Javier Cazares, contó cómo corrió a la escuela y observaba con atención a los niños que salían huyendo del colegio para ver si veía a su "saltarina" niña de 9 años que amaba la gimnasia, cantar y bailar.

Él y otros padres están frustrados porque creen que la policía no hizo más para detener al pistolero.

"Muchos de nosotros estábamos discutiendo con la policía, ´Todos ustedes deben entrar allí. Todos deben hacer su trabajo´", dijo Cazares, un veterano del ejército. "Nosotros estábamos listos para entrar a toda prisa".

Esos retrasos y errores en la respuesta de las fuerzas del orden ahora están en el centro de las investigaciones federales, estatales y locales. El jefe de la policía estatal de Texas dijo esta semana que el operativo fue un "fracaso abyecto" y que la reacción de la policía iba en contra de todo lo aprendido en las dos décadas desde el tiroteo en la secundaria Columbine en Colorado en 1999.

Los oficiales con rifles se pararon en un pasillo durante más de una hora, esperando en parte por más armas y equipo, antes de entrar al salón de clases, dijo Steve McCraw, director del Departamento de Seguridad Pública de Texas.

McCraw atribuyó gran parte de la culpa de los retrasos a Pete Arredondo, el jefe de policía del distrito escolar de Uvalde.

El distrito escolar puso a Arredondo bajo licencia administrativa el miércoles. El superintendente del Distrito Escolar Independiente Consolidado de Uvalde, Hal Harrell, dijo que los hechos siguen sin estar claros y que no sabía cuándo se revelarían los detalles de las múltiples investigaciones.

La legislatura de Texas, controlada por los republicanos, eliminó las restricciones de armas durante la última década, incluso cuando el estado sufrió tiroteos masivos que han matado a más de 85 personas desde 2018.

El estado no exige un permiso para portar un rifle largo como el que se usó en Uvalde, y permite que los compren jóvenes de 18 años. El año pasado, los legisladores legalizaron que cualquier persona mayor de 21 años portara un arma de fuego en público sin una licencia, verificación de antecedentes o capacitación.

imagen-cuerpo

Jazmin Cazares, centro, cuya hermana pequeña Jacklyn era una de los 19 niños asesinados por un hombre armado, con un grupo de jefes de policía después de una audiencia en el Capitolio estatal.

REGLAS DE SEGURIDAD

Jazmin Cazares les dijo a los legisladores que desde el tiroteo ha revisado las reglas de seguridad de la escuela, marcando una lista de requisitos que no lograron detener al tirador, incluido que se les dice a los maestros que mantengan sus puertas cerradas con llave en todo momento.

"¿Cómo, cuando algunas de esas puertas de las aulas no se cerraron?" dijo, con miembros de la familia sentados detrás de ella usando camisetas con fotos de Jacklyn y las palabras "Por siempre en nuestros corazones".

El dolor de su familia, dijo, se ve agravado por el conocimiento de que algo de lo que sucedió en Robb Elementary podría haberse evitado.

Inmediatamente después del testimonio de Jazmin, una mujer que perdió a sus padres en un tiroteo en 1991 que dejó dos docenas de muertos en Killeen, Texas, dijo al comité que los períodos de espera para la venta de armas "no tienen valor" y que las zonas libres de armas deberían eliminarse.



DEJA TU COMENTARIO
PUBLICIDAD

PUBLICIDAD