buscar noticiasbuscar noticias

´Sueño´ del migrante muere en la frontera

La Patrulla Fronteriza realizó 3,000 rescates en la zona de Tucson tan sólo en los últimos 12 meses; los abandonan en el desierto porque tienen lastimados sus pies

Los consulados de los países de donde provienen las víctimas ayudan a cubrir los gastos, incluidos los casi 4,000 dólares que cuesta repatriar los restos, que es lo que desean la mayoría de las familias, según Azhar Dabdoub, director de una funeraria de Tucson. La semana pasada coordinó el envío de cinco cadáveres a Guatemala y de uno a El Salvador.

Dos agentes de la Patrulla Fronteriza, apoyados por un perro rastreador y un helicóptero Blackhawk, buscan migrantes que ingresaron ilegalmente al país.´Sueño´ del migrante muere en la frontera

Apenas son recuperados los restos que encuentra Andrade, Monterroso empieza a trabajar, tratando de confirmar que se tratan del joven mexicano reportado. Esta tarea puede tomar un año a menos que haya un golpe de suerte, como registros dentales.

La tía de un joven que se perdió en el desierto, que vive en Estados Unidos desde que tenía 14 años, dijo a la AP desde su casa en Nueva York que todavía espera un milagro. Pero si los restos son realmente los de él, "lucharemos hasta el final para recuperar lo poco que queda".

"El sueño de mi sobrino se murió en la frontera. Una persona no debería terminar así", expresó llorosa. "Lo dejaron en el desierto porque tenía lastimados los pies".


Un hombre de 38 años de la Ciudad de México, padre de dos hijos, casi muere por la misma razón la semana pasada, tras salirle grandes ampollas cerca del pico de Baboquivari, 22,5 kilómetros (14 millas) al norte de la frontera con el Pima County.

No comía desde hacía dos días y se había quedado sin agua. Llamó al 911 y fue auxiliado por Daniel Bolin, agente de la Patrulla Fronteriza que dijo que hizo cinco rescates este año en el mismo sitio.

Bolin le llevó Gatorade y agua, y luego bajó con él a pie por una peligrosa ladera durante una hora, hasta un sector al que pueden llegar vehículos todo-terreno.

Esa agencia hizo 3,000 rescates en la zona de Tucson tan solo en los últimos 12 meses.

Esa tarde hubo otra llamada al 911 desde el mismo cerro.

Por entonces, el hombre rescatado estaba sentado en la parte trasera de una camioneta de la Patrulla Fronteriza y enfrentaba una casi segura expulsión a México. Se identificó solo como Leonardo y dijo que había perdido su negocio durante la pandemia y que no conseguía trabajo desde hacía dos años. Por ello decidió buscar fortuna en Estados Unidos.

"Pero ya no pienso regresar p´acá. Ya no tengo edad para caminar por el desierto", manifestó.


Cuando se le preguntó por su futuro, respondió "no sé" y empezó a sollozar. Las lágrimas rodaban por su rostro quemado por el sol.

  •  



DEJA TU COMENTARIO
PUBLICIDAD

PUBLICIDAD