buscar noticiasbuscar noticias

Incendio forestal arrasa con más de 200 residencias

Encuentran los restos de una pareja en las cercanías de su casa consumida por el siniestro

Nuevo México, Santa Fe 

En otras partes de Nuevo México, los incendios forestales ardían al noroeste de Ruidoso, a lo largo del río Grande, al sur de Albuquerque.Incendio forestal arrasa con más de 200 residencias

Los restos de una pareja de Nuevo México fueron encontrados cerca de su casa quemada cuando un incendio forestal impulsado por el viento quemó más de 200 residencias en el borde de una comunidad montañosa en la parte sur del estado.

Los equipos de bomberos señalaron el jueves una interrupción en lo que ha sido un flujo constante de ráfagas implacables como su oportunidad de avanzar contra el mortal incendio forestal, que se cree que mató a las dos personas, dijo el jueves el portavoz de Ruidoso, Kerry Gladden.

Los investigadores de la policía y los bomberos encontraron los restos de la pareja mayor el miércoles por la tarde después de que los miembros de la familia notificaron a la policía de Ruidoso que los dos habían tratado de evacuar pero no se encontraban.

Los restos se encontraron cerca de la casa pero no dentro, y no hubo información adicional disponible de inmediato, dijo Gladden. Las autoridades estaban trabajando para confirmar las identidades de las dos personas.

El fuego se trasladó a un área más densamente poblada en el lado noreste de Ruidoso el miércoles por la tarde, lo que provocó más evacuaciones. Laura Rabon, portavoz del Bosque Nacional Lincoln, interrumpió una sesión informativa sobre incendios y le dijo a la gente que se subiera a sus autos y se fuera después de que las llamas saltaran una carretera donde las cuadrillas intentaban mantener la línea.

Las autoridades han dicho a unas 4.500 personas que evacuen. Durante la noche, los equipos evitaron que las llamas se adentraran más en la aldea, dijo Rabon.

El fuego ha quemado alrededor de 9 millas cuadradas (23 kilómetros cuadrados) de bosque y pasto, y los fuertes vientos que azotaron el área han dejado árboles derribados y líneas eléctricas caídas. Las cuadrillas continuaron trabajando el jueves para restaurar la energía en partes del pueblo que no la tenían desde el lunes.

Mientras se investigaba la causa del incendio, los bomberos y los meteorólogos advirtieron que las persistentes condiciones secas y ventosas habían provocado otro día de advertencias de bandera roja para el tercio este de Nuevo México y otras partes del Medio Oeste.

El comandante de incidentes Dave Bales dijo que la estrategia era "atacar mientras podamos", y señaló que se esperaba que los vientos aumentaran el jueves por la tarde y nuevamente el viernes.

 "Estamos tratando de mantener este incendio lo más pequeño posible, especialmente porque está justo en la comunidad", dijo. "Tuvimos la pérdida de muchas estructuras, por lo que nuestras cuadrillas están allí en el frente del fuego, yendo lo más directo posible".

El miércoles se reportaron seis nuevos incendios grandes: tres en Texas, dos en Colorado y uno en Oklahoma. En total, los bomberos forestales y el personal de apoyo estaban tratando de contener 11 grandes incendios que han carbonizado más de 40 millas cuadradas (103 kilómetros cuadrados) en cinco estados.

El Centro Nacional Interagencial de Bomberos informó el jueves que desde el comienzo del año, 18,550 incendios forestales han quemado alrededor de 1,250 millas cuadradas (3,237 kilómetros cuadrados). Eso está muy por encima del promedio de 10 años de 12,290 incendios forestales y 835 millas cuadradas (2162.64 kilómetros cuadrados) quemados.

El clima más cálido y seco, junto con décadas de extinción de incendios, han contribuido a un aumento en la cantidad de acres quemados por incendios forestales, dicen los científicos especializados en incendios. El problema se ve exacerbado por una megasequía occidental de más de 20 años que los estudios vinculan con el cambio climático causado por el hombre.



DEJA TU COMENTARIO
PUBLICIDAD

PUBLICIDAD