buscar noticiasbuscar noticias

Agua por todas partes; ni una gota para beber

La ciudad ya había estado bajo aviso de hervirla durante un mes, porque el Departamento de Salud encontró agua turbia que podría causar problemas digestivos

JACKSON, Mississippi

Bomberos y reclutas del Departamento de Bomberos de Jackson, Mississippi, llevan cajas de agua embotellada a los vehículos de los residentes.Agua por todas partes; ni una gota para beber

La ciudad capital de Mississippi está lidiando con múltiples problemas de agua: demasiado agua en el suelo después de las fuertes lluvias de la semana pasada, y no llega suficiente agua segura a través de las tuberías para que la gente la use.

Partes de Jackson estaban sin agua corriente el martes porque las inundaciones exacerbaron problemas de larga data en una de las dos plantas de tratamiento de agua. La ciudad de 150,000 habitantes ya había estado bajo aviso de hervir el agua durante un mes porque el Departamento de Salud encontró agua turbia que podría causar problemas digestivos.

“Nos están imposibilitando hacer negocios en Jackson, Mississippi”, dijo el propietario del restaurante Derek Emerson a The Associated Press el martes. Emerson y su esposa, Jennifer, son dueños del exclusivo Walker’s Drive-In. Dijo que han estado gastando $300 por día en agua embotellada en el último mes.

El gobernador de Mississippi, Tate Reeves, dijo el lunes por la noche que declarará el estado de emergencia para el sistema de agua de Jackson, y emitió la proclamación el martes. Dijo que el estado intentará ayudar a resolver los problemas mediante la contratación de contratistas para trabajar en la planta de traamiento.

La baja presión del agua dejó a algunas personas sin poder ducharse o tirar de la cadena del inodoro y las autoridades dijeron que la baja presión causó preocupación por la extinción de incendios. A los que tenían agua saliendo del grifo se les dijo que la hirvieran para matar las bacterias que podrían enfermarlos.

“El agua no es segura para beber, e incluso diría que no es segura para cepillarse los dientes”, dijo el lunes el oficial de salud estatal, el Dr. Dan Edney.

imagen-cuerpo

  • El gobernador Tate Reeves dijo que declarará el estado de emergencia después de que las lluvias excesivas empeoraron los problemas.

El presidente Joe Biden ha sido informado sobre las inundaciones y los problemas de agua de Jackson, dijo el martes en Twitter la secretaria de prensa de la Casa Blanca, Karine Jean-Pierre .

“FEMA está trabajando en estrecha colaboración con los funcionarios estatales para identificar las necesidades, y la EPA se está coordinando con socios de la industria para acelerar la entrega de equipos de tratamiento críticos para reparaciones de emergencia en las instalaciones de tratamiento de agua de la ciudad de Jackson”, dijo.

Reeves dijo que la Agencia de Manejo de Emergencias de Mississippi comenzará a distribuir tanto agua potable como agua no potable, y se llamará a la Guardia Nacional para ayudar. El gobernador dijo que comprende las frustraciones de la gente.

Los problemas en la planta de tratamiento de agua se produjeron después de que la ciudad pareció evitar en gran medida las inundaciones generalizadas de un río Pearl crecido por días de fuertes lluvias. Una casa se inundó el lunes, pero el alcalde de Jackson, Chokwe Antar Lumumba, dijo que el agua no subió tanto como se esperaba. Las proyecciones anteriores mostraban que entre 100 y 150 edificios en el área de Jackson enfrentaban la posibilidad de inundaciones.

El Servicio Nacional de Meteorología dijo que el río Pearl alcanzó la cima el lunes a unos 10,8 metros (35,4 pies). Eso está por debajo del nivel de inundación principal de 36 pies (10,97 metros). Partes de Jackson se inundaron en 2020 después de que el río superara ese nivel.



DEJA TU COMENTARIO
PUBLICIDAD

PUBLICIDAD