buscar noticiasbuscar noticias

La muerte a balazos de una niña de cinco años en Tamaulipas apunta al Ejército

Familiares de la menor dicen que la pequeña recibió un balazo de militares, que tirotearon el coche en que viajaba. Ni la Fiscalía ni la Secretaría de la Defensa han informado del caso

Ciudad de México.- Una niña ha muerto a balazos este miércoles por la noche en Nuevo Laredo, Tamaulipas, en un evento algo confuso que involucra a varias patrullas militares.

Heidi Mariana Pérez, de cinco años y la entrada de la bala que la mató mientras viajaba en el auto el miércoles por la noche.La muerte a balazos de una niña de cinco años en Tamaulipas apunta al Ejército

La niña se llamaba Heidi Mariana Pérez y tenía cinco años. Según ha informado su abuela a medios locales, la niña, su hermano, de siete años, y la persona que los cuidaba iban en un carro al hospital.

HECHOS

La abuela, Adriana Rodríguez, ha explicado que la niña sentía "un malestar", por lo que acudieron a consulta al centro médico, donde, además, trabajaba la madre de la pequeña. Poco antes de llegar, una ráfaga de balazos impactó en el vehículo, hiriendo a la cuidadora, que conducía, en el hombro izquierdo. Una bala alcanzó también a la niña en la cabeza. La pequeña murió en el acto.

La abuela de la menor ha explicado a los medios este jueves que militares que estaban en varias patrullas en la zona dispararon contra el vehículo en que viajaba los menores.

No queda claro en qué contexto ocurrieron los disparos, si los militares, por ejemplo, participaban en un enfrentamiento o una persecución. Hasta este jueves por la noche, la Secretaría de la Defensa no ha informado sobre lo ocurrido.

EL PAÍS ha enviado mensajes a varios integrantes de la dirección de Comunicación Social de la Defensa para preguntar por el caso. Ninguno ha contestado.

Una fuente de la Fiscalía de Tamaulipas ha informado de que hay una investigación abierta: "Hay muchas versiones en redes de que fue el Ejército, no tenemos certeza de que hayan sido ellos, pero lo estamos investigando".

El Comité de Derechos Humanos de Nuevo Laredo, una asociación civil de la ciudad con una larga trayectoria de denuncia de violaciones a derechos humanos, ha presentado una queja ante la Comisión Nacional de Derechos Humanos este mismo jueves por los sucedido.

"Este atentado del personal militar hacia las víctimas habría ocurrido en la avenida 20 de Noviembre, entre las calles González y Doctor Mier, cuando supuestamente perseguían un vehículo de civiles y los elementos del Ejército Mexicano intentaban detenerlos disparando sus armas de fuego"

"Este atentado del personal militar hacia las víctimas habría ocurrido en la avenida 20 de Noviembre, entre las calles González y Doctor Mier, cuando supuestamente perseguían un vehículo de civiles y los elementos del Ejército Mexicano intentaban detenerlos disparando sus armas de fuego", dice el texto de la queja.

La asociación señala que al menos tres carros del Ejército estaban cerca de la zona de la balacera, dos camionetas tipo pick up y un vehículo blindado.

"Es importante mencionar que esta no es la única ocasión en que personal del Ejército Mexicano priva de la vida de forma arbitraria a menores de edad y adultos durante actos de persecución o enfrentamientos con civiles armados. Es del conocimiento público que suman alrededor 11 víctimas inocentes documentadas por este Comité de Derechos Humanos desde 2015 a la fecha en la ciudad", añade el documento.

En la tarde del jueves, familiares y amigos de la niña se han concentrado a las puertas del cuartel militar Macario Zamora, de Nuevo Laredo, en protesta por lo ocurrido.

La abuela, Adriana Rodríguez, ha encabezado el plantón: "¿Cuál fue el pecado que cometieron, tener los vidrios ahumados?", ha dicho, en alusión a una de las explicaciones que las fuerzas de seguridad han dado estos años, ante situaciones parecidas.

La oscuridad de los vidrios los confundió. "Señor presidente de la República, quiero justicia para mi nieta, justicia para la niña. Usted, señor presidente, fue padre y abuelo, pónganse en mis zapatos. ¡Quisiera arrancarme el corazón para que vean lo que estoy sufriendo!", ha exclamado.

En Tamaulipas son habituales los señalamientos de uso excesivo de la fuerza contra el Ejército o la Armada. Parte de la cuenta del Comité de Derechos Humanos es el caso, por ejemplo, de la familia Ruiz Rojas, acribillados en 2018, cuando circulaban en su vehículo por la ciudad. Marinos a bordo de un helicóptero abrieron fuego contra la familia. Dos niñas y una mujer murieron por los disparos.

También son habituales las acusaciones de violaciones a derechos humanos por parte de militares, casos de ejecuciones o desaparición forzada. Actualmente, la Fiscalía General de la República tiene abiertas investigaciones por la desaparición de 47 personas a manos de personal de la Armada.

imagen-cuerpo

  • Manifestación a la entrada de la Zona Militar 8-A, en Nuevo Laredo por la muerte de Heidi Mariana, este jueves.

imagen-cuerpo

  • Elementos de la Marina mexicana patrullan una de las carreteras del norte del país.



DEJA TU COMENTARIO
PUBLICIDAD

PUBLICIDAD