buscar noticiasbuscar noticias

Walter Benjamin, el pensador de la modernidad

Una completa biografía y nuevas traducciones de sus memorias de infancia y de su mítico ´Calle de sentido único´ recuerdan la enorme influencia del filósofo berlinés en campos como la historiografía, la estética y la literatura

Walter Benjamin nació en Berlín en 1892 y murió en Portbou el 26 o el 27 de septiembre de 1940. Había cruzado clandestinamente la frontera francesa y las autoridades le dijeron que sería devuelto a Francia, lo que implicaba ser entregado a la Gestapo y, probablemente, enviado a un campo de concentración. Quienes lo acompañaban han hablado de suicidio. El certificado de defunción no lo hace. Su muerte pasó desapercibida salvo para los más allegados. Su hermana Dora vivía ilegalmente en Suiza, donde moriría en 1946. Su hermano Georg estaba en Mauthausen: las autoridades nazis dijeron que se suicidó en 1942 lanzándose contra una valla eléctrica.

Aunque la obra de Benjamin era conocida en el momento de su muerte y textos suyos siguieron publicándose en años sucesivos, su figura cobra fuerza a partir de los sesenta, cuando Theodor W. Adorno inicia la edición de sus escritos, coincidiendo con una nueva forma de leer el marxismo por parte del movimiento estudiantil. Después, el interés ha seguido aumentando.

Walter Benjamin, el pensador de la modernidad

Llegan ahora a las librerías diversos textos. Para empezar, la biografía más extensa y detallada de que se dispone, Walter Benjamin. Una vida crítica, de Howard Eilands y Michael W. Jennings (Tres puntos); paralelamente Gedisa reedita Walter Benjamin, una biografía, de Bernd Witte; Trotta acaba de publicar Los Benjamin. Una familia alemana, de Uwe-Karsten Heye. Conviene añadir dos nuevas traducciones de Infancia berlinesa hacia mil novecientos y Calle de sentido único (ambas en Periférica).

Noticia Relacionada

Eiland y Jennings descienden a los detalles más nimios, sin dejar de lado el interés por su obra; la aproximación de Witte, por su parte, concentra la mirada sobre los escritos, sin omitir los aspectos vitales. La diferencia más notable es que la primera enfatiza las dudas de Benjamin, mientras que la segunda resalta sus certezas. Asimismo, Witte subraya el marxismo heterodoxo de Benjamin mientras que los otros dos biógrafos se muestran más interesados por su reflexión urbana.

Uwe-Karsten Heye fue periodista y jefe de prensa en el gobierno de Willy Brandt. Su obra traza una panorámica de la historia de Alemania a través de la familia Benjamin. Los padres, el filósofo Walter y sus hermanos (Georg y Dora), y se prolonga en la figura de la esposa de Georg, Hilde Benjamin, quien tras la guerra fue juez, presidenta del Tribunal Constitucional y ministra de Justicia de la RDA. Se abre con evocaciones inspiradas en Infancia berlinesa hacia mil novecientos, insiste en la tolerancia que la República Federal tuvo con los nazis, incrustados en el aparato de Estado, lo que bloqueó la revisión de los historiales de altos cargos de Hitler. La amenaza comunista, apunta Heye, sirvió de excusa. La connivencia, señala, contó con la complicidad del periodismo ya que "las redacciones periodísticas de la República Federal estaban plagadas de antiguos nazis". Otro elemento que contribuyó al silencio sobre la obra de Walter Benjamin.

Hubiera querido ser profesor universitario. No le atraía la enseñanza, anota Witte, pero la universidad le hubiera dado una estabilidad económica que nunca tuvo. Se doctoró en Berna, pero no logró la habilitación como profesor, pese a intentarlo en diversas universidades. En Frankfort conoció a Adorno, quien resultaría su valedor para que el Instituto para las Investigaciones Sociales (conocido como Escuela de Frankfort) acogiera trabajos suyos y le garantizara unos ingresos mínimos durante su exilio tras el ascenso de Hitler.

Con la universidad cerrada y no consiguiendo convencer a su padre de que lo mantuviera, inició una carrera de crítico que lo llevaría a convertirse en uno de los referentes del periodismo alemán de los años veinte y treinta. En esta década sus problemas para publicar fueron notables y tuvo que hacerlo bajo pseudónimo.

Lecturas

· Infancia Berlinesa hacia mil novecientos. Walter Benjamin. 

· Calle de sentido único. Walter Benjamin. 

· Walter Benjamin. Una vida crítica. Howard Eiland y Michael W. Jennings. 

· Los Benjamin. Una familia alemana. Uwe-Karsten Heye. 

· Walter Benjamin. Una biografía. Brend Witte. 


DEJA TU COMENTARIO
PUBLICIDAD

PUBLICIDAD