Domingo Cultural

Formando líderes

Hace algunos años gané un concurso de composición llamado "Mi compromiso con Reynosa", convocado por un candidato a la alcaldía. Entre otras cosas, el escrito con el que participé decía:

  • Por: El Contador Tárrega
  • 18 / Octubre / 2020 -
  • COMPARTIR
Formando líderes


Hace algunos años gané un concurso de composición llamado "Mi compromiso con Reynosa", convocado por un candidato a la alcaldía. Entre otras cosas, el escrito con el que participé decía:

"Mi compromiso con Reynosa es... usar los dones y talentos, pocos o muchos, que Dios me dio, para mejorar esta ciudad. Me dio el don de la comunicación, lo usaré para capacitar a la fuerza laboral de esta ciudad, tratando de desarrollar en ella habilidades y actitudes para mejorar su ambiente de trabajo y alcanzar su realización personal y profesional".

Dirigiendo el timón

Desde que regresé a esta, mi tierra, he trabajado en esa parte, impartiendo cursos, principalmente de desarrollo humano, a través de mi firma, "Formación en Calidad Humana Integral". He podido ver lo importante que es el ayudar a las personas a desarrollar su liderazgo, entendido este como la capacidad de – simbólicamente hablando – dirigir personalmente el timón de nuestra propia vida, en lugar de dejar que sean "los vientos", las circunstancias externas, las que determinen nuestro destino. Una persona que tiene una clara visión de lo que desea lograr y trabaja para avanzar hacia esa meta, es una persona motivada que mostrará una buena actitud en su trabajo, en su familia, en su entorno. Esa clase de habilidades y actitudes, esa clase de liderazgo, es la que me interesa desarrollar en las personas.

Recientemente terminé de impartir un programa de capacitación sobre estos temas en una importante maquiladora de la región. Fueron varios meses y más de 400 personas las que recibieron esta capacitación. Los comentarios en la encuesta de satisfacción reflejaban el grado de motivación con que terminaban las personas. "Es la primera vez que voy a un curso donde aprendo algo muy significativo que podré aplicar en diferentes áreas de mi vida cotidiana". "Nunca pensé que se pudiera aprender tanto en dos días. Prometo seguir sus enseñanzas en mi trabajo y en mi casa". Comentarios como éstos y muchos otros que hubo de índole similar me hablan de la importancia de ayudar a las personas a ampliar su visión e inspirarles un cambio para bien.

Refería una nota en el periódico que algunos países, e incluso algunos estados de México, estaban implementando el llamado "salario emocional", consistente en buscar herramientas alternativas al salario para mantener un estado emocional positivo en el trabajador que mejore su productividad y reduzca la rotación. Por otro lado, un estudio realizado por la empresa Gallup calcula que las pérdidas por trabajadores desmotivados en Estados Unidos ascienden a 300 millones de dólares por año. El invertir en el desarrollo humano de las personas, el invertir en desarrollar su liderazgo es parte de ese salario emocional que provocará mejores ambientes de trabajo y personas más satisfechas y productivas, por eso deseo, si las empresas me favorecen con su confianza, redoblar mi esfuerzo en aquello que me propuse cuando hablé de comprometerme con mi ciudad.

Visiones 

inspiradoras

George Bernard Shaw, dramaturgo inglés, solía decir: "Hay un verdadero gozo en la vida: emplearla para una finalidad que uno considere grandiosa. Ser una fuerza de la naturaleza en vez de un patán febril y egoísta, lleno de achaques y agravios, que se queja de que el mundo no se dedica a hacerlo feliz. Opino que mi vida pertenece a toda la comunidad, y mientras viva tendré el privilegio, el privilegio, de hacer todo lo que pueda por ella. Cuando muera, quiero estar totalmente exhausto, porque cuanto más duramente trabajo, más amo. La vida me regocija por ella misma. Para mí, la vida no es una breve vela; es algo así como una espléndida antorcha de la que me he apoderado momentáneamente y que quiero hacer resplandecer con el mayor fulgor posible antes de dejarla en manos de las futuras generaciones".

Y otro conocido personaje decía: "Mamá me decía: ´Si vas a ser soldado, serás general; si vas a ser cura, serás papa´. Decidí ser pintor, y soy Picasso". Frase – obviamente – de Pablo Picasso, que aprendió de su madre que, sin importar lo que hiciera, "le tirara" a ser el mejor.

Dos inspiradoras visiones de dos inspiradores personajes, que reflejan el tipo de visión que me gustaría compartir con mis paisanos, pues estoy seguro de que eso ayudará a mejorar nuestra ciudad, y con eso, todos salimos ganando. Así que, si de repente se topan conmigo y me ven que ando bien ocupado, ustedes disculpen. Ando formando líderes.

DEJA TU COMENTARIO
EL MAÑANA RECOMIENDA