buscar noticiasbuscar noticias

Sinopharm anuncia que su vacuna contra la covid tiene una eficacia del 79 %

El gobierno chino planea vacunar a 50 millones de personas antes del año nuevo lunar, a mediados de febrero

Sinopharm, farmacéutica china de propiedad estatal, ha anunciado hoy que una de sus vacunas contra la covid-19 ha concluido la tercera y última fase de ensayos clínicos. Este prototipo, el primero en completar la etapa de experimentación en el país, ha manifestado una tasa de eficacia del 79%. La empresa ha informado también de que ya ha solicitado el permiso de las autoridades competentes para iniciar el proceso de licencia y comercialización.

El proyecto de Sinopharm ha sido desarrollado en colaboración con el Beijing Institute of Biological Products. Consiste en una vacuna inactivada, la cual porta una versión del virus alterada genéticamente para ser incapaz de reproducirse, pero que genera una respuesta inmune en el organismo. Esta solución se inocula por medio de dos inyecciones.

Sinopharm anuncia que su vacuna contra la covid tiene una eficacia del 79 %

Los datos revelados hoy por la farmacéutica china evidencian una efectividad inferior a la de otros prototipos presentados con anterioridad. Las vacunas de Moderna y Pfizer-BioNTech alcanzan el 95%. Esta última ya ha recibido la autorización oficial en más de 40 países. Por otro lado, la vacuna rusa bautizada como Sputnik V muestra una tasa del 91% y el gobierno de Vladímir Putin ya ha iniciado una campaña de vacunación masiva entre su población.

Aun así, la solución china se sitúa muy por encima del 50%, donde la mayoría de la comunidad científica establece el umbral que determina la utilidad de un compuesto. Cuenta, además, con un importante punto a favor: a diferencia de otras, puede ser almacenada a la temperatura ordinaria de un frigorífico comercial, lo que facilitaría en gran medida su distribución.

El comunicado emitido esta mañana, no obstante, consta de apenas cinco líneas y deja muchas dudas por resolver. Sinopharm, por ejemplo, no ha detallado la población del estudio –es decir, la cantidad de sujetos examinados– ni información alguna sobre posibles efectos secundarios, pormenores habituales en documentos de este tipo.

Sinopharm ya había concluido sus ensayos clínicos en Emiratos Árabes Unidos el pasado 9 de diciembre, donde los resultados provisionales le otorgaron un 86% de eficacia. En estas pruebas participaron 31.000 voluntarios de 125 nacionales distintas, aunque la existencia de efectos secundarios tampoco trascendió. El Gobierno de EAU aprobó en septiembre su uso de emergencia para trabajadores de primera línea.

China ha sido uno de los países que mejor ha gestionado la crisis sanitaria, tal y como atestiguan los 100.000 casos que constan en las cifras oficiales hasta la fecha. La escasez de víctimas de covid-19 dentro de sus fronteras ha provocado que la mayor parte de sus ensayos clínicos hayan tenido que llevarse a cabo en el extranjero. Los diversos prototipos de Sinopharm han realizado sus pruebas en al menos una decena de países entre los que se cuentan Argentina, Perú, Egipto, Jordania y Bahréin.

El anuncio de la farmacéutica supone un paso adelante en los planes del Gobierno chino. Las autoridades se han propuesto vacunar a 50 millones de personas antes del año nuevo lunar a mediados de febrero, festividad que supone la mayor migración humana con más de 3.000 millones de desplazamientos y que el año pasado no pudo celebrarse con normalidad al coincidir con el estallido de la pandemia. A pesar de que ninguna solución ha sido aprobada todavía, la campaña para la vacunación de emergencia de grupos especiales ha supuesto que más de un millón de personas ya hayan recibido las inyecciones. Los prototipos más empleados han sido los desarrollados por Sinopharm.

El Gobierno deberá cumplir con sus objetivos domésticos sin desatender los compromisos con terceros países. El líder Xi Jinping ha repetido en varias ocasiones que las vacunas chinas constituirán “un bien público global”, una campaña diplomática con la que espera mejorar la imagen del país. China ha sido criticada por su gestión inicial de la pandemia y su retraso a la hora de alertar a la comunidad internacional acerca de la gravedad de la situación sobre el terreno. Para ello, las autoridades han apostado por afianzar la capacidad productiva. Según cálculos gubernamentales, China podría producir a día de hoy 610 millones de unidades, cantidad que planea elevar hasta los 1.000 para 2021.


DEJA TU COMENTARIO
PUBLICIDAD

PUBLICIDAD