buscar noticiasbuscar noticias

Señalan pendientes de Fiscalía de Feminicidios

En dos años, este organismo ha sido esperanza para las madres que perdieron a sus hijas

Cd. de México.- En dos años, la Fiscalía de Feminicidios ha sido esperanza para las madres que perdieron a sus hijas, para las mujeres que sobrevivieron y cuentan su historia y para las activistas y expertas que ven los primeros resultados de un largo esfuerzo.

En un ejercicio de memoria por las víctimas, autoridades, académicas, expertas, familiares y sobrevivientes se reunieron en las instalaciones de la Colonia Doctores para reconocer los logros y, sobre todo, señalar los pendientes.

Señalan pendientes de Fiscalía de Feminicidios

"Aún está pendiente actualizar el protocolo de atención a víctimas al nuevo sistema de justicia penal y queda un largo camino por recorrer en la judicialización de las carpetas", reconoció Ana Yeni Pérez, del Observatorio Ciudadano Nacional de Feminicidios.

La experta recordó el motivo principal por el que se declaró la alerta de violencia contra las mujeres en la CDMX: las violencias institucionales al momento de garantizar justicia.

Sin embargo, coincidieron en que ya hay una institución que cambió un paradigma gracias al esfuerzo de la sociedad civil.

"Aquí nos hemos sentido arropadas, algo que yo pensé que no pasaría porque a mí me dijo un policía ministerial: 'señora, ya qué le hace si su hija ya está muerta'", recordó la madre de una víctima de feminicidio que, como tantos, fue clasificado como suicidio.

Una a una fueron desmenuzando sus historias con sus diversos matices, pero con un punto en común: padecer violencia en la calle y volver a padecerla en las dependencias.

"Porque nos llamaron locas por no querernos conformar cuando nos dijeron que nuestras hijas se habían quitado la vida, no se la quitaron, nos las arrebataron", expresó Araceli Osorio, madre de Lesvy.

Las voces de ellas y la de Vivir Quintanar entonando "Nos sembraron miedo, nos crecieron alas" resonaron en las oficinas de la Fiscalía.

La conmemoración se dio entre pañuelos desechables que se hicieron insuficientes y cacerolas de mole con pollo, donadas por Margot, mamá de Daniela Ramírez.

La madre aún no sabe si llegará la justicia para su hija desaparecida en Xochimilco.

"Pero estoy muy agradecida por cómo me han recibido aquí, me han hecho sentir en familia", dijo antes de quebrarse en llanto, pero reponerse en segundos para repartir la comida.

Llanto compartido por más mujeres, como la mamá de Yan Kyung, una de las víctimas del feminicida serial Jorge Humberto Martínez, quien mataba a sus parejas y coleccionaba sus cabellos; él está bajo proceso.

"Que esto sea una punta de lanza que sirva como ejemplo para otros estados, vemos que es difícil pero aún con las adversidades de una pandemia estamos viendo que no es imposible", dijo Araceli Osorio.


DEJA TU COMENTARIO
PUBLICIDAD

PUBLICIDAD