Tamaulipas

Saturan panteones ribereños. Celebran fronterizos el Día de Muertos

Música, comida, risas, lágrimas y recuerdos se conjugaron en camposantos

  • Por: Pedro Ontiveros
  • 03 / Noviembre / 2018 -
  • COMPARTIR
Saturan panteones ribereños. Celebran fronterizos el Día de Muertos

TRADICIÓN. Como desde hace 25 años, Juan Hernández Jiménez y familia siguen llevando flores a sus familiares fallecidos.

Regional.- Tal y como ocurre año con año cada 2 de noviembre, los deudos llegaron puntualmente a la citada, a los diversos panteones de la región, para reencontrarse al menos en pensamiento y espiritualidad, con sus fieles difuntos, esos inolvidables seres queridos, los que se adelantaron en el camino, pero que a su paso por esta existencia, dejaron huella imborrable entre familiares y amigos, quienes no los olvidan y aprovechan el “Día de Muertos”, para visitar el sitio en donde yacen y revivirlos con su recuerdo.

Desde temprana hora, los panteones de los municipios ribereños comenzaron a poblarse con familias completas que llegaban de distintas ciudades del país y del Valle de Texas, con el objetivo se visitar, arreglar, decorar con flores, incluso “platicar” con sus fieles difuntos, con esos seres amados que físicamente se alejaron, pero que siguen viviendo en el alma y corazón de sus descendientes.

Durante un recorrido realizado por algunos cementerios de la región, se pudo ver de todo, desde familias que alegremente convivían en las tumbas de sus familiares, hasta otros que lloraban desconsoladamente porque no han podido superar la partida de algún ser querido.

El amor eterno existe mientras la persona esté viva y nunca olvidará a sus seres amados, por mucho que transcurra el tiempo, y eso ocurre con Juan Hernández Jiménez, quien como ocurre cada 2 de noviembre desde hace 25 años, acude al panteón para personalmente limpiar y adornar con flores y coronas, las tumbas de los familiares que se le adelantaron en el viaje sin retorno.

Y así continuará haciéndolo cada “Día de Muertos”, mientras tenga vida, seguirá visitando a sus fieles difuntos, hasta que “dios le de licencia” y se reúna con ellos.

Mónica Itzel Rodríguez, una mujer que reside en Reynosa, ayer estuvo en el panteón municipal de Díaz Ordaz, para rehabilitar la loza de la tumba de un familiar, que era de ese municipio, y quien falleció desde hace 19 años, y la siguen visitando cada “Día de Muertos”.

En el mismo panteón de Díaz Ordaz, a temprana hora, el Alcalde José Manuel López Hernández, realizó un recorrido acompañado por los integrantes de su Cabildo, para verificar que los trabajadores del Departamento de Servicios Primarios, haya limpiado correctamente el interior y exterior del cementerio.

Dijo estar complacido por el trabajo que realizaron los trabajadores del municipio, y comisionó a una cuadrilla para que continuara limpiando el interior del panteón y ayudar a los deudos que necesitarán apoyo.

En el exterior del mismo panteón municipal, la directora del comedor “Esperanza”, Aracely Pineda Medina, instaló unas carpas y unas mesas, en donde generosamente estuvo ofreciendo de manera gratuita café y pan de muerto para los visitantes.


SOLIDARIOS. El Comedor “Esperanza” estuvo regalando pan de muerto y café a todos los visitantes al panteón de Díaz Ordaz.

-

Hacen su fiesta

Saturan panteones ribereños. Celebran fronterizos el Día de Muertos

Díaz Ordaz, Tam.- Con una fiesta, así de literal, la familia Sandoval Torres recuerda cada 2 de noviembre a sus familiares fallecidos, porque seguramente así lo hubieran hecho si tuvieran vida, por eso, cada “Día de Muertos”, con música, carne asada, bebidas, cerveza y ofrendas, se rinde un homenaje al popular Angel Sandoval, quien en la ciudad era mejor conocido como “El Tapicero”, mote que lleva escrito en su lápida.

Desde hace 5 años, tiempo de su fallecimiento, la familia de “El Tapicero”, encabezados por su hija Gloria Alicia Sandoval Torres, cada 2 de noviembre se reúne desde muy temprano en el panteón municipal, de donde se marchan cuando comienza a caer el sol en el horizonte.

Se trata de una familia muy numerosa, llegan a reunirse hasta 30 familiares, que al salir de sus trabajos o terminar sus ocupaciones se van directo al panteón, para convivir, disfrutar en familia y con música a todo volumen, que por supuesto llama la atención de los demás visitantes al camposanto. “El Tapicero”, fue muy alegre en vida, siempre por las tardes ponía música y hacía sus “pachangas”, afuera de su negocio, en donde recibía la visita de innumerables amigos que lo siguen recordando y también lo visitan al panteón.

Cada “Día de Muertos”, limpian, adornan y amueblan provisionalmente las tumbas de sus seres queridos que reposan eternamente en el cementerio, para darles vida con su recuerdo no sólo a “El Tapicero”, sino también a otro familiar que yace en un tumba contigua, Exiquio Cruz, quien falleció hace 13 años, y que durante mucho tiempo trabajo para el municipio.

Gloria Alicia Sandoval, y sus familiares, ofrecen tacos, carne y pollo asados, refrescos o postres, a quienes se aproximan ya sea para escuchar la música y el alegre convivio, o también para recordar a “El Tapicero”, quien se caracterizó por su buen humor, la alegría por vivir y su deseo de que lo recordaran siempre con regocijo, con música, con una fiesta, deseos que sus familiares siguen al pie de la letra.

Y aquí nos verás cada 2 de noviembre, a toda la familia unida, alegre, conviviendo, como le hubiera gustado a El Tapicero, que seguramente esté donde esté, también disfruta con nosotros, que venimos a recordarlo y a festejar en su honor, puntualizó Sandoval Torres.

-

LIMPIAN EL GUADALUPANO

Saturan panteones ribereños. Celebran fronterizos el Día de Muertos

En el panteón Guadalupano de Valadeces, el responsable de la unidad médica IMSS-Prospera, José Buenaventura Maza Reyes, y demás personal y voluntarios, realizaron labores de limpieza.

Se enfocaron mucho en las tumbas que en apariencia tenían mucho tiempo de no ser visitadas, y durante varias horas realizaron la labor social e limpieza y retiro de desechos.

No fue la excepción en el camposanto municipal de Camargo, en donde cientos de familias convergieron para llevar una ofrenda floral a sus fieles difuntos, y arreglar las tumbas que mostraban deterioro por el paso del tiempo.

Muchos visitantes, residen mayormente en los Estados Unidos, y sólo cada año vienen a la ciudad en donde residieron hace mucho tiempo, aprovecharon su estadía para platicar con otras familias a quienes no veían desde hace años, con quienes coincidieron en el panteón.

Los comerciantes de los distintos municipios de la comarca ribereña, principalmente los restauranteros y floreros, vieron incrementadas sus ventas con motivo del “Día de Muertos”, pues llegaron muchas familias de otras ciudades para visitar las tumbas de sus seres queridos y aprovecharon para comer y comprar los arreglos y coronas que llevaron al camposanto.  



DEJA TU COMENTARIO
EL MAÑANA RECOMIENDA