buscar noticiasbuscar noticias

Renuncia el presidente de Partido Republicano

Su partida pone fin a 11 meses turbulentos como presidente activista que evitó el papel habitual de unidad del partido usando esa plataforma para presionar y criticar a Abbott

Austin, TX.

El presidente del Partido Republicano de Texas, Allen West, renunciará después de una breve pero combativa racha de usar el cargo para antagonizar a los principales republicanos en el estado rojo más grande de Estados Unidos.

Renuncia el presidente de Partido Republicano

El ex congresista de Florida por un período el viernes no insinuó planes futuros en un comunicado emitido por el partido, pero habría algunas aspiraciones que fueron recogidas por diversos medios informativos.

Allen West, un congresista de Florida que ha estado un término en ese escaño y es un provocador de derecha, posiblemente buscaría postularse para la gubernatura estatal.

West, exoficial del Ejército, quien fue forzado a retirarse después de disparar una pistola cerca de la cabeza de un prisionero en Irak, comentó en una conferencia de prensa en Whitehouse, Texas, que estaba considerando postularse.

West de 60 años, comentó que estaba considerando desafiar a Abbott pero estaba orando antes de tomar una decisión, de acuerdo a The Dallas Morning News. 

Su partida pone fin a 11 meses turbulentos como presidente activista que evitó el papel habitual de unidad del partido en el puesto. En cambio, usó la plataforma para presionar y criticar al gobernador de Texas, Greg Abbott, y a otros líderes republicanos importantes.

West fue elegido congresista de Florida en 2010 y luego se mudó a Texas. Ganó el puesto de liderazgo en Texas durante una convención virtual el verano pasado.

El nuevo líder de los republicanos en Texas, el estado más grande que gobierna el partido y el segundo que más votos otorga al Colegio Electoral, es un militar en retiro, excongresista por Florida, fundador del Tea Party y una reconocida figura ultraconservadora: Allen West.

West quizá es un nombre poco conocido en la política texana, pero no ocurre así en el escenario nacional. En su breve carrera como congresista (puesto que ocupó entre 2011 y 2013, cuando representó al distrito 22 de Florida, Boca Ratón), ganó elogios entre republicanos como Sarah Palin, Ted Nugent y el comentarista Glenn Beck.

“Estrella” del Tea Party

Es veterano de la guerra de Irak y el Ejército lo investigó por “conducta inapropiada” durante un interrogatorio a un policía iraquí en 2003, a quien golpeó y simuló ejecutar. Fue sancionado con una multa de 5,000 dólares.

Tras su retiro de las Fuerzas Armadas, se dedicó a la política y llegó al Congreso en las elecciones de 2010, tras una campaña en la que recibió el respaldo de la excandidata a la vicepresidencia Sarah Palin.

En su paso por el Capitolio, se convirtió en una de las “estrellas” del Tea Party (el portal Politico lo llamó en 2011 el “mesías” del movimiento) y entre sus declaraciones más polémicas es haber dicho que las comunidades negras eran “más fuertes” durante los años de segregación racial. West, de 59 años, es afroamericano.

Para su campaña de reelección, consiguió recaudar 19 millones de dólares: 14,5 millones más que su oponente, la demócrata Lois Frankel y más que ningún otro candidato republicano entonces, incluido el entonces presidente de la Cámara, John Boehner. Aun así, perdió la elección de 2012 por casi 10 puntos (un 45,4% frente a un 54,6%).


DEJA TU COMENTARIO
PUBLICIDAD

PUBLICIDAD